Seguinos en

Especiales

Cómo ahorrar dinero al andar en moto

Si al mal tiempo, buena cara; entonces a mala economía, buen ahorro. Ya sabemos que usando nuestra motocicleta ya gastamos menos plata que con un auto. Pero hay algunos aspectos que podemos cambiar para cuidar más el bolsillo.

Publicado

el

Antes que nada aclaramos: No vamos a decir que vayas a comprar el peor y más económico de todos los productos para tu moto. Simplemente te aconsejamos como ahorrar en algunos puntos, pero que no van a poner en riesgo el funcionamiento de tu máquina, así como tampoco tu seguridad.

Hay ciertos criterios que tenemos que cumplir para andar en moto, principalmente no ponernos en riesgo a nosotros mismos ni a nuestro vehículo. Así que lo que vamos a darte son algunas nociones básicas de ahorro.

Al aumento de la nafta…

Existen algunos trucos como arrancar suave, no ir a gran velocidad o usar marchas altas que nos ayudarán a gastar menos. Pero también hay otros aspectos que también podemos tener en cuenta: Si nuestra máquina no necesita premium (recordá cuantos octanos tiene que tener la nafta de tu moto), entonces podemos privarnos de usar “la mejor de todas”, para pasar a una intermedia.

Conducción y cuidado para transmisión

Así como ahorramos combustible, al conducir más suavemente cuidamos la transmisión de la moto. Mientras más tironees, más rápido se rompe, así que podemos alargar su vida útil de esta forma. Al igual que darle un mantenimiento especial a la cadena, como limpiarla y engrasarla todas las semanas (también después de lavar la moto y cada 1000 km).

Si ya no queda más remedio y hay que cambiar la transmisión, se recomienda comprar un juego completo nuevo. El problema de sustituir solamente uno de los elementos, es que como los demás están viejos va a terminar por romper más rápido la pieza nueva.

Al adquirir el kit, el más caro siempre tendrá una mayor duración, pero si no le hacemos mantenimiento, va a durar lo mismo que el más barato. Aunque si le damos un uso común a nuestra moto (es decir, no es competición), podemos optar con un juego intermedio de cadena, piñón de ataque y corona.

Si la máquina funciona con correa, la más cara de todas tendrá una vida útil mucho más larga que la de menor precio, así como también tendrá una calidad mayor. Una diferencia es que con este tipo de transmisión no hay mantenimiento que valga como en el caso anterior, así que cambiarla por la que se considere mejor es lo ideal.

Las baterías de máxima duración

Otro de los elementos que podemos cuidar muy bien para que dure más es la batería de la moto. Un buen consejo es desconectarla si no vamos a utilizar el vehículo por muchos días (más de una semana). Sobre todo si es verano, ya que la temperatura influye en su vida útil.

Si tenemos que cambiarla, los precios y las marcas varían, así como los tipos de batería. Según el uso que le vayas a dar la moto, y como vas a cuidar de tu batería son puntos a tener en cuenta antes de comprar. Por ejemplo, si por alguna razón haces andar poco la motocicleta, una batería de litio podría ser una buena opción, aunque es muy cara dura mucho más y no es necesario desconectarla. Mientras que las de plomo-ácido son ideales si es que andas todos los días, así como también las de gel, con los cuidados correspondientes.

¿Las mejores bujías de todas?

Siempre debemos comprar las bujías que recomienda el fabricante, porque no hay una mágica que hará que nuestro motor funcione con más potencia o que ahorre combustible. Pero ojo, no hay que ir al otro extremo tampoco. La que no tiene marca, o es más irreconocible que otra cosa. Así que un término medio ayuda a un funcionamiento óptimo y a una ayuda a nuestro bolsillo.

Piezas de calidad, pero no premium

Al igual que dijimos en otros puntos, si vamos a cambiar algún elemento (espejo retrovisor, luz, silenciador…), no hace falta comprar el más caro de todos. Muchas veces un espejo genérico es igual al original. Pero obviamente debemos mantener cierto criterio, llámese sentido común, de adquirir algo medianamente decente.

Eso sí, hay que tener en cuenta que ciertas piezas, como el silenciador o las intermitentes, tienen que ser originales. Es porque deben cumplir con ciertas homologaciones (principalmente en el caño de escape), que las versiones “truchas” no tienen.

Mantenimiento en casa

Ojo con este punto, es solamente válido para los que tienen la capacidad para hacerlo, torpes alejarse. Si sos de los que arreglan cualquier cosa, podés tranquilamente hacer el cambio de aceite o de filtros. Siempre y cuando no tengas que hacer un examen muy exhaustivo. En el caso de hacer un mantenimiento importante la opción es pedir presupuesto en diferentes lugares, además de ver la calidad y marca de los componentes que van usar para hacer el trabajo.

Con esto terminamos por hoy, esperamos que tu billetera agradezca estas líneas. Si ya sabías todo esto y tenés algún consejo más, ni dudes en comentarnos.

Continuar Leyendo
Advertisement Ad Banner 300 x 300
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Especiales

Ruta 66: puntos clave y consejos para recorrerla

El camino más mítico de todo Estados Unidos y el sueño de cualquier motociclista rutero. Si bien nosotros tenemos nuestra propia versión, la 66 es una ruta para vivir una experiencia única.

Publicado

el

Los viajes en motos son únicos, y si se hacen por rutas míticas, son más únicos todavía. Ese es el caso por ejemplo de la Ruta 40, que podemos disfrutar en nuestro país. Pero además de ella, existe un recorrido más antiguo e icónico, que va de Este a Oeste de los Estados Unidos: la Ruta 66.

Allí se unen, además de ciudades, sueños y aventuras, kilómetro tras kilómetro de los 3.939 que tiene en total esta ruta. Desde campos verdes hasta, pasando por el desierto, se podría resumir a estos estados: Illinois, Misuri, Kansas, Oklahoma, Texas, Nuevo México, Arizona y California. La Ruta 66 se construyó en noviembre de 1926, y ya no se puede recorrer ininterrumpidamente, pero siempre será The Main Street of America (La Calle Principal de América).

Papeles

Primero que nada deberemos cumplir con los requisitos para entrar a Estados Unidos, como son el pasaporte y la visa correspondiente (siempre se puede preguntar en la embajada para más información). Una vez que tengamos esto, podemos empezar a planear qué visitar y cuando tiempo estar. Lo ideal es tomarse como mínimo 15 días, pero mientras más sean mejor, porque este viaje puede ser interminable si se quiere.

Recorrido

Antes de llegar a USA podemos alquilar una moto, a través de internet o de la agencia de turismo (si es que compramos un paquete); también tener un seguro de viaje es lo ideal. Luego planearemos los kilómetros que haremos por día, la comida, y otras nociones básicas. Siempre es bueno conocer nuestro límite, es decir cuántos km estamos dispuestos a recorrer sin cansarnos, así como cuántas horas (no es lo mismo 6 que 12 horas).

Para la foto

No vamos a decir qué hacer, pero… hay sitios donde vas a querer sacarte una foto, o parar por lo menos a mirar. Hay que empezar por el lugar exacto donde comienza o termina, según desde donde salgas, la Ruta 66: Jackson Boulevard y Michigan Avenue, en Chicago (Illinois), o el muelle de Santa Mónica (California).

El impresionante Gran Cañón es uno de los sitios naturales más impactantes que podés conocer en esta ruta, y ni hablar del tramo que cruza el desierto de Arizona con su asfixiante calor. Pero volviendo al Gran Cañón, se puede visitar con el Grand Canyon Railway, que se adentra por el paisaje de perfecta manera.

Dónde dormir

Seguimos sin querer presionarte, pero si vas a recorrer la Ruta 66 es casi obligatorio parar en alguno de los clásicos “moteles” ruteros (sí, los que vemos en las películas). Si bien somos libres de elegir, si queremos caer en lo común hay dos que son míticos: The Blue Swallow Motel, Rancho Hotel (Nuevo México) y Wigwam (Holbrook, Arizona).

Cada uno tiene sus propias características: The Blue Swallow conserva la estética de los años 50; Rancho Hotel es conocido por la cantidad de estrellas de Hollywood que durmieron allí; Wigwam consta de habitaciones construidas en forma de “tipis”, o mejor dicho, la típica tienda que usaban los pueblos originarios de Norteamérica.

Los imperdibles, y ¡la comida!

En Texas se encuentra el “Cadillac Ranch”, está bien que nos gusten las motos, pero esta obra de arte al aire libre es increíble: la evolución de la parte trasera del Cadillac en el medio del desierto… Esto nos lleva también a recomendarles buscar “cementerios de autos”, que son más comunes de lo que parece. Es muy normal encontrar lugares donde se amontonan Dodge, Chevrolet o Plymouth, que están en malísimas condiciones.

Pasar por Seligman, en Arizona, es como viajar en el tiempo; porque este pueblo se quedó anclado en los año 50. Justamente en el mismo estado, y aludiendo a la misma década, el Mr D’z en Kingman es uno de los restaurantes más icónicos de la Ruta 66. Ni hablar que ahí se pueden comer los sándwiches tradicionales, las alas de pollo picante o los clásicos batidos de helado (es como estar en Volver al Futuro). Tally’s Café, en Tulsa (Oklahoma), también tiene la clásica estética de esa época, con los mejores desayunos americanos y las mejores hamburguesas de la 66 (según algunos).

Otro lugar para ir a comer es el Bagdad Café, todo un punto turístico de la Ruta 66, y lugar donde se grabó la película homónima. Pero no es el único lugar donde se debería parar a tomar algo, ya que Chicago es una ciudad famosa por sus tabernas en los “metros” (mejor conocidos por nosotros como subtes). Billy Goat Tavern es uno de los más antiguos, y donde van la mayoría de los periodistas.

 

Igualmente, como dijimos al inicio, la experiencia es única, y cada quien puede optar o no por todos estos emblemáticos lugares. Así como también visitar otros que no pudimos nombrar (por cuestiones de espacio…).

Continuar Leyendo

Especiales

Se subasta la última moto de Elvis Presley: ¡Mirá el precio!

El reconocido Rey del Rock and Roll era un amante de las dos ruedas, y sobre todo de las Harley-Davidson. La última de sus adquisiciones se venderá a fines de este mes, a un precio desorbitante.

Publicado

el

Hay gente que afirma que Elvis sigue vivo, nosotros no queremos meternos ni de cerca en ese debate, pero sí podemos hablar de una de sus pasiones. Presley era un gran amante de las motocicletas, pero había una marca en especial que quería por sobre las demás: Harley-Davidson.

 

Según consta en los papeles, la compró el 11 de agosto de ese mismo año, en un concesionario oficial, y al parecer fue uno más de sus caprichos. Sin embargo, no le dio mucho uso, apenas unos 200 kilómetros, o 126 millas como reza el odómetro. Algunos dicen que simplemente manejo la motocicleta desde California hasta su casa, Graceland, en Memphis.

En 1977, un año después de haberla comprado, y 90 días antes de morir, Elvis vendió su moto al local de H-D más cercano. Ese mismo concesionario cedió la unidad al Pioneer Auto Museum en Murdo, en Dakota del Sur, donde estuvo exhibida hasta ahora.

Pero el actual dueño quiere deshacerse de la Harley de Elvis, después de más de 40 años. Para eso se hará una subasta en GSW Auctions que podría romper algún que otro récord. Porque la casa de ventas ha puesto como precio, solamente para entrar, una base de 100.000 dólares. Sí, cien mil dólares, nada más para acceder a la puja, que resultará mucho más cara. (Dada la actualidad del precio del dólar en Argentina, no vamos a calcular cuántos pesos serían).

Igualmente está lejos del récord que logró una Vincent Black Lightning, que se vendió por 929.000 dólares. Así como tampoco sabemos si llegará al precio máximo en que se subastó la Harley-Davidson de Jerry Lee Lewis que se vendió por 385.000 dólares, y es la “motocicleta que perteneció a una estrella de rock” más cara hasta el momento.

Continuar Leyendo

Consejos

Qué tener en cuenta para comprar la primera moto

Siempre hay una primera vez para todo, y cuando se trata de motocicletas también. Elegir el modelo con el que ingresaremos al mundo de las dos ruedas no es fácil, por eso vamos a mencionar algunos puntos a tener en cuenta.

Publicado

el

Las primeras veces pueden ser gloriosas o un desastre total, y con las motos puede pasar exactamente eso. Elegir el ejemplar para hacer el debut no es fácil, porque podemos terminar con un modelo que no se adapta para nada a nuestras capacidades y/o necesidades.

Por supuesto, si la moto es regalo no hay que quejarse, porque lo que vale es la intención. Esto también nos lleva a invitar a leer estos consejos a quienes quieran regalar una moto a un principiante. Ya que además de elegir un color o una marca, habrá que fijarse en algunos puntos importantes, que trataremos de nombrar en su totalidad…

Scooter, o puede ser moto

La primera cuestión que surge es: ¿scooter o moto? La respuesta es amplia, pero podríamos resumirlo en: si nunca se subió a una dos ruedas lo mejor es optar por un scooter. Pero esto nos lleva a otra pregunta: ¿por qué? Sí hay un por qué. Los scooter suelen ser más fáciles de conducir, porque solamente hay que pensar en acelerar y frenar, dado que no tiene marchas (en su gran mayoría).

Para un principiante lo más importante es mantener el equilibrio, para moverse con seguridad, y solo pensar en eso. Ya que si también debe prestar atención en cambiar de marchas, podría terminar yéndose al piso fácilmente. Más adelante podrá adaptarse a una unidad con caja, con alguna moto prestada, para así dar el salto.

Altura del asiento

En alguna ocasión dijimos que es importante poder poner los pies en el piso (aunque sea uno). Para un principiante es todavía más fundamental, porque no tiene la experiencia suficiente. Llegar a tocar el asfalto (o tierra) da la confianza necesaria para manejar una moto. Por esto, lo ideal es que siempre pueda apoyar ambos pies, y para eso hay que fijarse en la altura del asiento, así como también en el ancho del mismo.

Puede ser que veamos en la ficha técnica de la moto que la altura del asiento es ideal, pero al sentarnos en ella notemos que no llegamos bien al piso. Esto es porque el ancho del asiento hace que tengamos las piernas más abiertas, por lo tanto no será la misma posición que con un más angosto.

El peso total de la moto

Esto vale para la primera, segunda, tercera y sucesivamente. Pero como dijimos en el punto anterior, en el debut algunas cosas son más importantes, porque todavía no se adquirió experiencia. Uno de estos aspectos es el peso de la motocicleta (en orden de marcha, con todo lleno).

La razón es fácil de adivinar: Una moto de gran peso también requerirá de mayor fuerza para moverla cuando este parada, así como para mantenerla en vertical. Por lo tanto tenemos que conocer nuestro límite, para saber hasta qué peso nos resulta cómodo, y cuando tenemos que hacer un esfuerzo mayor.

Al estar iniciándose en el mundo de las dos ruedas, es importante tener maniobrabilidad. Será mejor cuanto más fácil resulte moverla para girar, porque nos cansaremos menos.

Solo o acompañados

Si bien no es muy recomendable llevar pasajeros en la moto cuando somos principiantes, quizá no tenemos otra opción. Así que antes de comprarla pensaremos en nuestro pasajero también, porque no es lo mismo una moto homologada para uno que para dos.

La diferencia es casi “abismal”, bueno, tal vez no tanto. Pero es importante saber principalmente si el asiento es biplaza o no, o si tiene un asiento independiente. También hay que fijarse si el modelo cuenta con estriberas para nuestro pasajero, y si son plegables será mejor.

Capacidad de carga

Antes de comprar la moto es necesario saber para qué la vamos a usar. Sobre todo porque la capacidad de carga siempre es limitada. En los scooter suele haber más espacio para poner cosas, por el clásico hueco abajo del asiento. Además hay que tener en cuenta si vamos a ir con mochila, porque no es conveniente poner dentro de ella objetos que puedan romperse, o duros. En caso de caída van a terminar en pedazos, pero también podrían causarnos lesiones si nos caemos sobre la espalda.

0 km o usada

Además del precio que cuesta una o la otra, hay otras diferencias. Una moto 0 km suele tener una garantía oficial, que dan los fabricantes, cosa que no tiene casi ninguna usada. Pero si queremos un modelo en particular y no llegamos con la plata para acceder a uno nuevo, entonces deberemos buscar entre los usados para tener la motocicleta soñada.

Invitamos a todos nuestros experimentados lectores a comentar qué consejo le daría a una persona que quiere comprarse su primera moto. ¿Están de acuerdo con lo que dijimos? ¿Agregarían algo más?

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS