Seguinos en

Consejos

Consejos para que cualquiera pueda manejar motos grandes

Para algunos motociclistas, sobre todo los más bajos, llevar una motocicleta de gran porte puede ser un verdadero problema. Pero como nada es imposible, vamos con unos consejos para que la estatura no sea un impedimento.

Publicado

el

Algunos creen que tener una moto de gran tamaño no es exclusivo para gente alta (digamos, de 1,75 mts para arriba). Lo cierto es que hay algunos aspectos que se pueden tener en cuenta para animarse a ir por una de ellas, más allá de altura o nivel de conducción.

Primeras impresiones

Quizás el mayor impedimento para muchos es el miedo a no poder controlar una moto de gran porte. Así que lo primero antes que nada, es sacarse pensamiento y tampoco escuchar a quienes dicen que no vamos a poder conducirlas con comodidad. Solo tomará más tiempo hasta llegar a domar por completo a la máquina, pero no será imposible.

Es importante que como primera observación tengamos en cuenta el equilibrio, por lo tanto, hay que subirse, con cuidado claro. Sin retrotraer la pata lateral, deberemos buscar cuán lejos estamos del piso, es probable que no se pueda con encontrar el suelo con los dos pies.

Al no poder “hacer pie”, habrá que acostumbrarse a apoyarse en el lateral más cómodo. Para el lado que escogemos hacer pie, tendremos la opción de desplazarnos un poco hacia ese costado, lo que nos hará ganar unos valiosos centímetros; mientras que el otro pie será más conveniente apoyarlo en la estribera que dejarlo colgado.

Andando

Es fundamental que siempre nos apoyemos en el mismo, para que cada vez que estemos detenidos hagamos el mismo procedimiento. Muchos recomiendan apoyarse en el pie derecho, usando el freno delantero, lo que facilitará al momento de dar el arranque.

Un consejo al pararse, en un semáforo por ejemplo, es prever donde es el lugar ideal para hacerlo unos cuantos metros antes. Hay que evitar quedar desnivelado, por supuesto; así como tampoco colocar el pie en una superficie que pueda ser resbalosa. Sin embargo, nuestra capacidad conductiva, así como nuestras limitaciones, son claves para andar (más allá del tamaño de la moto).

Modificaciones a la moto

Siempre podremos hacerle algunos cambios a la máquina, si es posible. No hablamos de recortar nada, simplemente se puede, por ejemplo, bajar las suspensiones (con cuidado de llegar al mínimo). Si nos animamos se pueden colocar unos muelles más blandos también, si es que pesamos poco.

Se pueden ganar centímetros subiendo las barras de la horquilla en las tijas, pero sin modificar demasiado la geometría de la moto. Así como se pueden cambiar las bieletas de suspensión en la parte trasera, para compensar. Si llegamos a hacer esto, deberemos medir la pata de cabra para que no quede mal sostenida por la modificación de altura.

Consejos

Cómo cuidar tu moto en invierno

El frío del invierno no solamente nos afecta a nosotros, también a nuestra motocicleta. Por ello es importante revisar algunos aspectos para mantener a la máquina al 100%.

Publicado

el

Un verdadero amante de las dos ruedas no se baja de la moto por más frío que este el clima. Además para algunos, es el único medio transporte de todos los días, sin importar los grados que marque el termómetro. Pero para seguir usando nuestra máquina en invierno, debemos cuidar mucho algunos aspectos y elementos que son claves para el óptimo funcionamiento.

Neumáticos

Las gomas de la moto tienen que ser revisadas más allá del frío, pero en bajas temperaturas es más importante. ¿Por qué? Es más fácil perder adherencia debido a esos grados de menos, así como también por el hielo o la nieve. Por eso tendremos que asegurarnos que los neumáticos no tengan el dibujo desgastado, y la correcta presión. Lee más en Cómo cuidar tus neumaticos.

Refrigeración líquida

En invierno revisar el nivel del líquido refrigerante de nuestro motor es indispensable. Principalmente porque es lo que mantiene al propulsor funcionando en la temperatura adecuada, pero sobre todo porque evita que las piezas se congelen si el clima está por debajo de los 0°C. Ya que el líquido refrigerante es también anticongelante.

Aceite

En los motores 4T es importante revisar el aceite, es decir, podemos hacerlo en cualquier estación del año. Pero hay que tener en cuenta que a diferente rango de temperatura, un aceite puede funcionar mejor que otro; esto lo encontraremos en el manual del usuario. Cuando hace mucho frío, o vamos a viajar a una zona de clima bajo cero, deberemos tener cuidado con el nivel de viscosidad del líquido. Aquí será indispensable leer las indicaciones del fabricante en cuanto al grado SAE del motor.

Batería de la moto

Para algunos estrenar batería en invierno es lo más recomendable, porque las temperaturas bajas ayudan al mejor funcionamiento de la misma, y hay más posibilidades de alargar la vida útil. Aunque eso no está 100% comprobado, pero hay algo que suele suceder cuando bajan los grados. Muchos dejan de utilizar su moto, lo que daña severamente la batería, porque no se la revisa. Es importante desconectarla si nuestra intención es dejar la motocicleta “invernando”.

Limpieza de la moto

Quienes viven donde el clima es más hostil en invierno (Ciudad de Buenos Aires abstenerse), usan sal para que no se formen placas de hielo en la moto. Si bien funciona, y da más seguridad, también puede terminar despintando otras piezas de la motocicleta. Por eso, si van a usar sal, es importante realizar una limpieza cuidadosa una vez que terminamos de usarla, si es posible lo ideal es hacerlo con agua dulce.

La cadena

Por la humedad del clima, o más si usamos sal (como dijimos en el ítem anterior), nuestra cadena puede sufrir las consecuencias. Deberemos cuidarla más que en verano, limpian y desengrasando bien. Para hacerlo seguí nuestro haciendo click acá.

Continuar Leyendo

Consejos

Cómo cambiar el neumático de la moto en cinco pasos

Nadie se salva de pinchar una goma, por eso además de llevar las herramientas necesarias para poder cambiarla, hay que saber cómo hacerlo. Te damos cinco pautas para lograrlo.

Publicado

el

Algunas de las piezas que necesitaremos para cumplir con la tarea son un lubricante en spray, llave de ruedas, espátula desmontadora, purgaválvula, destalonador, compresor de aire, guantes y franela (o trapos viejos). Además precisión y cuidado a la hora de realizar el cambio de neumático.

Desinflar

El primer paso es sacar el aire del neumático, para facilitar la manipulación. Para este paso deberemos contar con el purgaválvulas, que nos ayudará a sacar el aire a la goma. Al momento de realizar la tarea hay que tener cuidado de que el aire no salga con fuerza, sino de forma progresiva.

Extracción

En este punto necesitaremos el destalonador, que lo usaremos para desmontar el neumático del rin. Al igual que en el caso anterior, el cuidado es esencial, para separar todo el borde. Si lo hacemos despacio puede que la goma no se rompa más de lo que está, y después tendremos la oportunidad de repararla (si es posible). Un buen truco es rociarlo con lubricante en spray, hará fácil la tarea.

Sustitución

Es hora de colocar el nuevo neumático en la llanta, algunos tiene la indicación de marcha, para saber hacia qué lado gira. Antes de comenzar, usa el lubricante en la parte interna de la goma, así será más fácil ponerla dentro de la llanta. Los desmontadores serán otra vez de ayuda, para que la nueva pieza quede bien puesta. Hay que ponerlos entre el rin y la goma, y hacer palanca, al contrario de cuando se sacó el neumático roto.

Asegurar

Deberemos estar seguros de que la goma esté bien puesta, y del lado correcto en que gira. Podemos usar un martillo y dar golpes para asegurarnos de que el neumático quedó correctamente colocado. Lo inflaremos un poco y nos aseguraremos encajar bien el talón, al tener poco aire podremos girarlo de ser necesario. El punto rojo del neumático, o indicador del giro, debe estar justo al lado del tallo de la válvula.

Detalles finales

Rociamos polvo de cerámica, especial para neumáticos, en la válvula, lo que mantendrá la goma equilibrada e igualará el peso. Reinsertaremos el tallo de la válvula, y lo ajustaremos para que no se mueva. Después de esto inflaremos el neumático, revisando que la presión sea la correcta.

Continuar Leyendo

Consejos

Las malas costumbres de los motociclistas

Todos tienen malos hábitos, incluyendo los conductores de motos. Van desde la forma de manejar hasta la falta de elementos imprescindibles, y no dejan de ser prácticas comunes que deberían desaparecer.

Publicado

el

Desde Gente de Moto siempre intentamos mostrarles que ir seguros en la moto siempre es lo mejor, y que para ello hay que cumplir ciertos parámetros. Sin embargo en las calles argentinas vemos malas costumbres de motociclistas todo el tiempo. En su mayoría no le dan importancia, bajo el clásico “nunca me pasó me nada” (o “nunca me va a pasar”). Pero los hábitos están ahí, y no son difíciles de detectar, ni complejos para solucionar.

Sin casco

El primero por excelencia es andar sin casco, una práctica de lo más común en Argentina. Porque nadie tiene en cuenta que usarlo reduce hasta un 70% la mortalidad, o un 85% las probabilidades de quedar con graves secuelas. Según las estadísticas de nuestro país 4 de cada 10 fallecidos por accidentes viales fueron personas que viajaban en moto. De esos solamente, uno llevaba el casco correctamente colocado, otro no lo llevaba bien puesto, y dos directamente carecían del elemento.

Ropa y calzado

Este mal hábito casi siempre sucede en verano, cuando las altas temperaturas invitan a usar ojotas, remeras de mangas corta, o short. Toda indumentaria que no es adecuada para andar en moto. Sin embargo es común ver a los motociclistas ir así vestidos, dejando demasiada piel al aire.

Recordemos que si tenemos un choque nuestro cuerpo no tendría escudo al golpearse contra cualquier cosa. Si no llevamos indumentaria especial, los riegos de golpes, raspones, quemaduras, torceduras, o quiebres de hueso, serán mucho mayores.

Moto familiar

En este punto el motociclista no solo pone en riesgo su vida, si no (principalmente) la de quienes lo acompañan. Lamentablemente es muy usual ver esta práctica, de familias de 3 o 4 que van sobre dos ruedas. Cuando la moto solamente es para 2 personas, y en algunos casos, porque si nuestra máquina tiene asiente monoplaza no podemos llevar un acompañante. Como vimos más de una vez, los accidentes terminan de la peor manera, y sobre todo para los niños sobre el vehículo.

Límite de velocidad

Las altas velocidades no solamente conllevan un mayor riesgo, sino que también terminar por desgastar más la motocicleta. Además ir rápido puede consumir más combustible, y nos da menos tiempo de reacción ante un peligro. Por supuesto que en la ciudad manejar a alta velocidad podría resultar en un accidente que implique a un peatón.

Perder la atención

En la calle, vamos en moto, auto o caminando, hay que estar atentos. Confiarse de la situación puede llevar a perder la atención, y al conducir deberíamos anticipar nuestros movimientos en caso de maniobras ajenas peligrosas. Todos podemos equivocarnos, desde el conductor de la moto hasta el del coche.

 

¿Ustedes tienen alguno de estos malos hábitos?

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS