Seguinos en

Historias GDM

De Ushuaia a Alaska, la odisea de Nahuel Ferreyra

Mañana Nahuel Ferreyra partirá desde el obelisco para unir el continente americano en moto. Antes de emprender su aventura en dos ruedas conversó con Gente de Moto sobre el motivo de este viaje.

Publicado

el

Mañana, Nahuel Ferreyra partirá desde el obelisco para unir el continente americano en moto. Antes de emprender su aventura en dos ruedas conversó con Gente de Moto sobre el motivo de este viaje.

Nahuel es un joven de 26 años que hasta hace muy poco vivía en Ingeniero Adolfo Sourdeaux hasta que planeó llevar a cabo una travesía de Ushuaia hasta Alaska en moto. En conversación con Gente de moto se reconoció fan de las motos desde chico y cuenta que recién pudo comprar su primera compañera hace cuatros. Esa YBR lo introdujo de lleno al mundo de las dos ruedas, porque, según él, estas máquinas “te abren la puerta a millones de personas súper amables”.

Entre toda esa gente que conoció destaca a su amigo Tomás, un mecánico y customizador que tiene su taller en Almagro. Hace más de un año, Tomás le contó de un familiar que había hecho un viaje a Japón en moto y tardó tres años y medio con una XTZ125.

337 Entrevista Nahuel Ferreyra 02

Nahuel se reunió a tomar mate en el río con el viajero donde le contó sus anécdotas y el protagonista de esta nota dijo “si él pudo, yo también puedo”. Para Ferreyra ese es el comienzo del recorrido que hará a partir del viernes, porque después de ese encuentro se decidió a sentarse para definir con qué moto hacer semejante travesía y diseñar la hoja de ruta.

Luego de un largo análisis se decidió por una Bajaj AS 200. Le pareció la mejor y, al hablar de ella, aclara: “realmente estoy muy conforme con el rendimiento y lo bueno, que siempre le cuento a todos, es que tengo repuestos de acá a México, que no es poca cosa. A veces elegir la moto para hacer un viaje por el mundo es difícil, pero esta vez salí ganando. Es súper cómoda, la equipé a mi gusto y quedó hecha un tanque de guerra.” Para Nahuel, comprar una dos ruedas es invertir en salud, por eso ante la pregunta de si pidió consejos antes de adquirirla confesó que “volvió loco a todo el mundo” para afirmar su elección.

Para sustentar el viaje por el continente, empezó a vender calcos, con el logo de este proyecto, al que llamó “The Beard Tour”. Explicó que cambia a voluntad, “charlo con las personas, les digo que tal vez 25 pesos para alguien no es mucho, pero yo con 25 pesos avanzo 30 kilómetros y para mí eso es un montón”. Tiene también sus ahorros de toda la vida, pero sabe que “la plata no es infinita, sé que en algún momento voy a tener que trabajar.”. Con toda su humildad nos dice “que labure un poco más en el viaje no me va a lastimar para nada.”

Cuando le preguntamos por qué había seleccionado Alaska como destino, Nahuel contó que lo eligió “como punto en el mapa para lograr unir los extremos del continente americano.” Luego agregó que es “más que un viaje de kilómetros en distancia, sería como un viaje hacia adentro. Creo que la finalidad es poder terminar de conocerme a mí y poder conocer lo que es el resto del mundo”.

entrevista

Además comentó que no marcó ningún otro punto entre Ushuaia y Alaska, los destinos en el medio de esas ciudades lo irá viendo en el momento, quiere ir “guiado por la gente. Me van a ir explicando hacía donde me conviene ir y los lugares que no me puedo perder”. No planificó demasiado porque su viaje es de tiempo indeterminado.

Para esta aventura el equipaje de Nahuel es mínimo: poca ropa, termo, mate, equipo de cocina, las herramientas de la moto y el celular con un palo de selfie para tomar fotos.

Después de un año y medio de planificación, Nahuel está ansioso y contento porque finalmente mañana comienza su aventura.

Desde Gente de Moto le deseamos buenas rutas y esperamos sus novedades.

[post_view]

Continuar Leyendo
Advertisement Ad Banner 300 x 300
2 Comentarios

2 Comments

  1. Edgar Molina

    9 diciembre, 2017 at 3:30 pm

    Buen viaje mí estimado, Dios guarde tus caminos y te llene de bendiciones. Un abrazo de un loco por las dos ruedas.
    PD: Muy buena elección de moto.

  2. benito jesus torres

    26 diciembre, 2017 at 10:29 pm

    Tengo una igual,hasta ahora me ha dado buenos resiltados espero pase lo mismo con tu AS,donde te encuntres feliz viaje,un gran abrazo…

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Historias GDM

Vídeo: esta es la gran diferencia entre un amateur y un piloto

Este tipo de cosas pasan cuando un piloto rueda en pista con otros motociclistas, que por más moto que tengan, no tienen la preparación de un profesional.

Publicado

el

Este tipo de cosas pasan cuando un piloto rueda en pista con otros motociclistas, que por más moto que tengan, no tienen la preparación de un profesional.

Seguramente más de una vez mediste tu velocidad con otro motociclista, sea amigo o no. Si pudiste ser parte de alguna clínica de motos, o de un SBK Track Day, tuviste la oportunidad de correr en un circuito. Pero si nunca rodaste a la par de un piloto, este vídeo te va a dar una gran enseñanza.

Es común que en las clínicas de manejo se separe a los conductores por la cilindrada de motocicleta, y algunas veces por las capacidades o velocidades de cada uno. En este vídeo vemos un caso muy particular, porque uno de esos motociclistas le pasa el trapo a los demás.

La grabación es un on-board desde una Yamaha YZF-R6, y podemos disfrutar la manera en la que va pasando a todos los demás, como si fueran conos en el asfalto. El encargado de ir a tanta velocidad es un joven piloto francés de 20 años, Corentin Perolari.

Para los que no lo conocen, este chico fue campeón de la Yamaha YZF-125R Cup en 2012, luego corrió en la Red Bull Rookies Cup, más tarde en FIM CEV, y en el Mundial de Resistencia; hasta llegó a participar de algunas carreras de Moto2. Este año estuvo presente en el Campeonato del Mundo de Supersport (que se corre junto al WolrdSBK), y seguirá corriendo en 2019.

Con ese curriculum es de esperarse que haga este tipo de cosas cuando el resto de los pilotos en pista son amateurs.


[post_view]

Continuar Leyendo

Historias GDM

Tres amigos y un increíble viaje de Argentina a Alaska

Un grupo de amigos logró cumplir el viaje de sus sueños donde unieron Argentina con Alaska en moto. La travesía duró tres meses y medio y estuvo llena de aventuras.

Publicado

el

El grupo era más grande pero solo tres llegaron hasta el final del viaje. Uno se volvió en avión, porque tenía compromisos, y los otros hicieron el regreso también sobre dos ruedas. Entre los tres que llegaron se encuentra Duilio Garanzini quien detalló la odisea en Cadena 3: “Atravesamos 14 países. Lo bueno es que no tenés un plan diario; se va haciendo sobre la marcha. Uno tiene una ruta predeterminada, pero se varía de acuerdo al recorrido, a la gente que vas conociendo”.

Y agregó: “Uno estudia mucho antes de salir, pero cuando lo hacés hay muchas cosas por conocer. Había días que teníamos 400 o 500 kilómetros, y otros que hacíamos 15 o 20, y paseábamos y conocíamos una ciudad o montaña. No teníamos un plan elaborado”.

Así mismo, precisó que para abaratar costos durmieron en algunas ocasiones en carpa.

viaje-amigos2

“Se necesitan ganas, determinación. El dinero es importante, pero son más importante las ganas de hacerlo. Se requiere poca preparación. Uno se va acostumbrando a hacer grandes distancias sin problemas”, afirmó.

viaje-amigos

Por último, Duilio relató el día de la llegada: “Para llegar a Alaska tardamos tres meses y medio, 112 o 113 días. El 113 tocamos por primera vez Alaska, en un pueblo muy chico. Después entramos a Canadá y en el día 116 entramos a la parte más grande del estado de Alaska”.

[post_view]

Continuar Leyendo

Historias GDM

Vídeo: Increíble salto de Bradley O’Neal en el desierto

Los trucos en motos son complicados y en medio de la arena pueden ser más complicados aún. Pero si le agregamos una duna gigante y un paracaídas, pocos se animarían.

Publicado

el

Los trucos en motos son complicados y en medio de la arena pueden ser más complicados aún. Pero si le agregamos una duna gigante y un paracaídas, pocos se animarían.

Debemos decir que esta no es la primera vez que Bradley O’Neal hace un truco increíble sobre su moto. Reconocido stuntman, en sus cuentas en las redes sociales podemos ver vídeos de todo tipo, y fotos geniales. Hace unos días subió su novísima proeza, otra vez reinventando el salto base.

Para quienes no saben qué es eso último pasamos a explicarse: El salto base tiene su origen en el paracaidismo, pero se ejecuta distinto. Porque se salta al vacío desde objetos fijos, y sin una velocidad inicial, para aterrizar usando paracaídas. Se realiza desde edificios, puentes, riscos, o demás.

Después de educar un poco, seguimos hablando del vídeo que traemos en esta nota. Su protagonista, Bradley O’Neal, es todo un experto, tanto en freestyle sobre ruedas como en salto base. Una vez más vuelve a unir las dos disciplinas, algo que lo transforma en un pionero de esta nueva “categoría”.

Ahora se animó a usar saltar desde una duna gigante con su motocicleta, para luego caer (y la máquina también) con un paracaídas. Aunque no todo fue color de rosa, ya que Bradley tuvo algunos problemas en el primer salto, y debió realizarlo luego con una moto prestada, como comentó en su cuenta de Instagram.

Si más que decirles, disfruten de la increíble experiencia de Bradley (pero no lo imiten)


[post_view]

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS