Seguinos en

Leyendas

Kawasaki GPZ 900 R (1984): la revolución de las deportivas

Acostumbrados a cambiar los paradigmas, los nipones rompieron las barreras de lo conocido en el mercado. Con la Ninja 900 salieron a la luz los más de seis años de investigación mecánica, con las mejoras nunca antes vistas.

Publicado

el

Acostumbrados a cambiar los paradigmas, los nipones rompieron las barreras de lo conocido en el mercado. Con la Ninja 900 salieron a la luz los más de seis años de investigación mecánica, con las mejoras nunca antes vistas.

Kawasaki ya tenía en su línea de historia a la mítica Z1, que había logrado ser la envidia de todas las marcas del mundo y la moto de ensueño para todos los amantes de las dos ruedas. También había estrenado hacia poco tiempo la Z 750 Turbo, la más rápida y la mejor de las turbo hasta este momento.

Pero los japoneses trabajaban en las sombras en un nuevo modelo que sería un quiebre en la historia de deportivas de cuatro cilindros. Ese secreto mejor guardado era la GPZ 900 R, una joya de la mecánica y del diseño, que sentaría las bases del futuro.

Innovación en estado puro

En 1984 apareció la Ninja 900, como la apodaron. Tenía el aspecto de una verdadera sport, y por dentro escondía una renovación completa para la industria de las dos ruedas. El motor brillaba como lo más sofisticado para época, un tetracilíndrico en línea, de cuatro tiempos, y 908 cc. Fue el primer propulsor de cuatro cilindros refrigerado por líquido con culata DOHC de 16 válvulas; además de ser el más compacto en su momento.

Pero ese corazón no era solamente impresionante por eso, llega a una potencia de 115 CV a 9.500 rpm y tenía un torque de 85.31 Nm a 8.500 rpm. Cifras excelentes para los años 80. Por si fuera poco, la Ninja corría como el diablo, siendo la primera del mercado en alcanzar una velocidad máxima de 243 km/h. Además estaba equipada con una caja de cambios de seis marchas, que controlaba el innovador motor.

512 Kawasaki GPZ 900 R 03 (1)

La acompañaba un perfecto chasis de estructura doble diamante, que incluía al motor en su conjunto. Un cuadro que había sido milimétricamente ideado por los ingenieros de Kawasaki, para combinarse a la avanzada mecánica. También se sumaban las suspensiones, con una horquilla delantera neumática con sistema anti hundimiento, más el sistema Uni-Track como único amortiguador trasero. Todo eso completado con dos discos de freno delantero y uno trasero. Pesando en total 257 kilos en la balanza.

Pero la Kawasaki GPZ900R tuvo otros enviones anímicos para convertirse en leyenda, además de revolucionar la industria. Para el público más racing es la ganadora del TT de la Isla de Man, haciendo el 1-2. Mientras que para todos es la moto que tenía el personaje de Tom Cruise en Top Gun, terminando de crear la adoración de los fanáticos. Como un plus te dejamos algunas escenas de la película:

[post_view]

Continuar Leyendo
Advertisement Ad Banner 300 x 300
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leyendas

Honda Super Cub: el ícono cumple 60 años

En 1958 se presentó en Japón el modelo de dos ruedas que cambiaría la historia de la industria para siempre. La más vendida, la más imitada, la más importante, esa es la Honda Super Cub.

Publicado

el

En 1958 se presentó en Japón el modelo de dos ruedas que cambiaría la historia de la industria para siempre. La más vendida, la más imitada, la más importante, esa es la Honda Super Cub.

La empresa del ala planeaba pisar fuerte en su mercado local, y en el plano internacional. Así fue que Soichiro Honda y Takeo Fujisawa, recorrieron Europa buscando información, además de inspiración para crear un modelo que satisfaga las necesidades del público. El proyecto debía apuntar a una máquina sencilla, tanto para manejar como para reparar, pequeña de tamaño, y sobre todo de bajo costo.

651 Honda Super Cub 02

Era 1956, y el joven Fujisawa le dijo a su socio “Si diseñás una moto pequeña, de 50 cc, con una cubierta que tape el motor y los cables, puedo venderla.” Agregando, para terminar de convencerlo “No sé cuántos restaurantes hay en Japón que sirvan fideos pero seguro que todos querrán una para sus entregas a domicilio.” El reto fue tomado por Soichiro, que después de dos años ya era una realidad y tenía nombre, la Honda Super Cub (justamente Cub significa “Cheap Urban Bike” o “motocicleta urbana económica”).

60 años y más de 100 millones de unidades

El 1 de agosto de 1958 se presentó para el mercado nipón este scooter, que pronto se convertiría en un boom. Rápidamente pisó suelo europeo y americano, buscando conquistar territorios, que por supuesto se rindieron a sus pies. Aquella primera Super Cub tenía un motor de 49 cc, OHV (árbol de levas a la cabeza), de cuatro tiempos, con 3 cambios con embrague centrífugo. Las tapas laterales, que guardaban las herramientas y batería, eran de metal, como todo el resto de la carrocería.

Dos años después, en abril de 1960, se renueva, de la C-100 pasa a la C-102, además de sumar, en octubre de ese año, la C-110 sports. Para ese momento el modelo ya superaba las 30.000 unidades mensuales, batiendo récords de venta en todo el mundo.

651 Honda Super Cub 01 (1)

Su mayor publicidad era ella misma, la sencillez de su mecánica, y su estilo simple pero atractivo. Se convirtió en un ícono asiático, pero la adoración traspasaba fronteras. En EEUU era conocida como Honda 50 (luego Passport C70 y C90), porque Super Cub era el nombre de una avioneta. Pronto sería famosa por ser la “Little Honda”, luego de ser protagonista de la canción homónima hecha por los Beach Boys.

En la industria se la compara con el Ford Model T, el Beetle de Volkswagen o Jeep, por el quiebre que significó, siendo uno de los íconos del siglo XX. Hasta fue la primera figura 3D en ser patentada en Japón, en 2014, algo inédito en todo el mundo.

El éxito de la Super Cub puede resumirse en las 100 millones de unidades vendidas que logró en octubre del año pasado. Aunque se podría decir que sus claves fueron, son y serán: Precio y Sencillez. Lo que da como resultado una producción en 15 plantas, más una comercialización en 160 países. Es el símbolo de Honda, que siempre tuvo como objetivo brindar movilidad a la mayor cantidad de público posible.

Según Takahiro Hachigo, Presidente y CEO de la empresa, la Honda Super Cub “personifica la pasión que siente Honda por proporcionar a todo el mundo un producto que pone al cliente en primer lugar”. Por ello en el 60 aniversario del modelo se presentaron nuevas actualizaciones que se enfocan en nuevos públicos, siendo el mejor ejemplo su motor eléctrico, sumándose así a la tendencia a nivel global de la industria.

[post_view]

Continuar Leyendo

Leyendas

Opel Raketen Motorrad: el cohete de dos ruedas

Desde el principio siempre se buscó la velocidad, y este ejemplar único en su tipo es la viva muestra de eso. La Opel Raketen Motorrad de 1928 era “la moto-cohete” literalmente.

Publicado

el

Desde el principio siempre se buscó la velocidad, y este ejemplar único en su tipo es la viva muestra de eso. La Opel Raketen Motorrad de 1928 era “la moto-cohete” literalmente.

En el inicio del siglo XX, una de las firmas más reconocidas de la industria motor era Opel, que fabricaba tanto autos como motos. Su serie en dos ruedas va desde 1901 a 1930, donde produjo en serie gran cantidad de máq uinas, pero una de ellas pasaría a la historia. La Opel Raketen Motorrad, basada en la Opel Motoclub 500, pero pensada especialmente para batir récords de velocidad. En aquellos tiempos, las más rápidas eran también las más prestigiosas, entonces este tipo de prácticas eran muy comunes.

614 Moto Cohete 04

El diseño particular

La Opel Motoclub 500 se presentó en el Salón del Automóvil de Berlín en 1928, y se la bautizó como “el pájaro rojo-plateado”. Es que a golpe de vista resaltaban sus colores, el acero en plata y los detalles rojizos de las piezas. Pero no solamente la combinación de tonos tan particular hacía de esta moto un modelo especial.

El motor tuvo dos versiones, ambas de 496cc, la Tour, de 16 cv y con una velocidad de 105 km/h, y la Supersport, de 22 cv y 120 km/h como máxima. Vale aclarar que para fines de la década del 20 estos números deslumbraban. Mientras que su bastidor representó una gran innovación, hecho en acero, pero no soldado como era lo normal en la época, si no conformado con lámina, plegado y remachado, para ahorrar tiempo de trabajo. Por esta técnica se reducía de 15 horas a 4, el tiempo de fabricación, bajando también los costos. Además el peso total gracias a esto llegaba a los 135 kilos.

614 Moto Cohete 06

La edición más especial

Fritz Von Opel vio en la Motoclub 500 potencial para batir el récord de velocidad de motos del momento. Así que mando a fabricar la Raketen Motorrad, que significa nada menos que “moto-cohete” en idioma alemán. Gracias a su diseño bastante aerodinámico se presentaba como un ejemplar ideal, pero su secreto estaba en los 6 cohetes Sander agregados.

614 Moto Cohete 05

Las modificaciones en el motor de 500 hicieron que llegase a los 30 caballos de fuerza. Además se le sumaron a un costado seis cohetes de combustible sólido, que se accionaban de dos en dos, es decir en tres etapas. Así la moto tendría cuatro ciclos de encendido para aumentar la velocidad, al prenderse iría a unos 120 km/h, luego con el primer par de cohetes a 145 km/h, con el segundo a 180 km/h, y con el tercero superaría los 220 km/h.

Por desgracia para todos, las autoridades del gobierno Alemán cancelaron el evento donde Opel mostraría los avances de la máquina. Igualmente se realizaron varios intentos, para demostrar que la “moto-cohete” funcionaba, pero ninguno tuvo certificación oficial. La marca de velocidad era de 200,6 km/h, y se dice que la Raketen Motorrad los superaba ampliamente, pero jamás lo sabremos a ciencia cierta.

[post_view]

Continuar Leyendo

Leyendas

Honda VF / VFR: las V4 del ala dorada

En principios de los 80, la fábrica nipona hizo uso del motor de cuatro cilindros en la familia en esta serie de motos sport touring. Por ello fueron bautizadas con las VF o VFR, abreviaciones del inglés Vee-Four y Vee-Four Road.

Publicado

el

En principios de los 80, la fábrica nipona hizo uso del motor de cuatro cilindros en la familia en esta serie de motos sport touring. Por ello fueron bautizadas con las VF o VFR, abreviaciones del inglés Vee-Four y Vee-Four Road.

La gama VF / VFR de Honda nació como homologación de las deportivas usadas en competencias de velocidad en la década del 80. Aunque luego la marca del ala debió llevar a la familia al segmento de las motos ruteras, después de la aparición de los motores en línea en las competiciones. La cilindrada varía desde los 400 cc hasta los 1200 cc; además de tener un gran número de modelos bajo sus siglas.

608 Honda VF 02

Durante los años estas motocicletas fueron siempre base para incorporar nuevas tecnologías. Siendo las VF las primeras en equiparse con el VTEC (Variable Valve Timing and Lift Electronic Control); que es un sistema de distribución variable de las válvulas extra del motor de cuatro tiempos. Además en ellas hizo su debut en el Honda el famoso ABS, así como también el sistema de frenado combinado. También en la VFR1200 se vio por primera vez la transmisión doble embrague.

El corazón de cuatro cilindros

El primer motor de la VF era de 740 cc, o 45 pulgadas (de donde derivaba su nombre “V45”); siendo el corazón del primer modelo la VF750F. Esta sería la reconocida por algunos como la primera Superbike de calle con motor V4 de Honda. Luego tendría sus versiones en diferentes cilindradas, de 500cc, 800cc, 1100cc y 1200cc.

La primera evolución de ese motor fue en 1983, para solucionar problemas de fiabilidad. Aunque en ese nuevo propulsor se encontraron errores en el funcionamiento de los árboles de levas accionados por cadena; que desaparecieron en la siguiente generación. Para que la VFR vuelva a tener una marcha correcta se le colocaron engranajes. Luego esto mismo sería sustituido por el VTEC; que a su vez le dejaría el lugar al sistema unicam.

608 Honda VF 06

Modelos y más

La cantidad de ejemplares en la lista de esta gama es amplia, y reconocida tanto en América como en Europa. De este lado conocimos a los modelos como Interceptor, y los primeros fueron traídos por Honda Argentina recién en la década del 90. Los VF de cilindrada media en nuestro país pronto se volvieron famosos, al igual que su derivación custom, la Magna.

La versión de competición de la VFR era la RC30, que obtuvo laureles en el mundial de motociclismo entre 1988 y 1993. Siendo considerada en la época una de las mejores opciones para competir en pista, por sus éxitos. La RC45 fue la heredera de la estirpe, pero nunca llegó a estar a la altura de su antecesora.

[post_view]

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS