Seguinos en

Especiales

La eterna historia del scooter, de 1902 a la actualidad

Incluso antes de que existiera la denominación scooter para un vehículo de dos ruedas, el concepto ya había nacido. Siempre con un mismo fin, pero con incontables transformaciones a través del tiempo.

Publicado

el

La gran mayoría considera al Unibus el primer scooter de la industria, pero para encontrar el verdadero origen debemos remontarnos a 1902. Es en año que comienza la historia de este tipo de motovehículo que se hizo popular recién después de la década del 50.

Los inicios olvidados

En la Francia de principio del siglo XX, más precisamente en la ciudad de Blois, George Gautier ideó una motocicleta que tenía como objetivo emular la comodidad de un vehículo. Así nació la Auto-Fauteuil, o en su traducción “auto butaca”. Era lo que hoy se conoce como scooter, con un motor de dos velocidades y caño de escape con silenciador. Costaba unos 1200 francos, lo que hoy serían aproximadamente 7750 pesos argentinos.

La Auto-Fauteuil tuvo su apogeo en 1910, era principalmente adquirida por médicos, veterinarios, carteros, y más trabajadores rurales que debían transitar cortas distancias. Pero su producción se vio interrumpida en 1914, por la Primer Guerra Mundial. A pesar de ello, se colocó como el primer concepto de scooter de la historia.

En 1919, ABC Skootamota fabricó otro scooter “primitivo”, diseñado por Granville Bradshaw. Se trataba de un vehículo ágil con un motor monocilíndrico de 123 cc, que estaba ubicado sobre la rueda trasera, y funcionaba por cadena. Tuvo un breve éxito, hasta cesar su producción en 1922, no sin antes ser copiado por varios competidores.

Casi cien años después

Sin embargo, para muchos el primer scooter con todas las letras es el creado por la Gloucestershire Aircraft Company en Cheltenham, llamado Unibus. Fue en 1920, se equipaba con un motor de 270 cc, y una imagen muy parecida a los modelos más clásicos del segmento. Aunque sus creadores, traicionando las motos, lo vendían con la publicidad de the car on two wheels” o “el coche de dos ruedas”. Tuvo una vida de tan solo 5 años, con su elevado precio como principal motivo para terminar con su historia. Mientras que una década después nacería en Oakland, California, la Auto Glide, ideada por E. Foster Salsbury.

Pero como sabemos, su época dorada no sería hasta después de 1940. Más precisamente luego de 1945, cuando Enrico Piaggio encargaría a Corradino D’Ascanio la Vespa, y cuando Ferdinando Innocenti junto a Cesare Pallavicino realizasen la Lambretta. Ambos los scooters por excelencia, y los que lograron por fin la fama del concepto de dos ruedas y automóvil unidos.

En nuestro país, Siam sería la encargada de popularizar el modelo, con la Siambretta, construida bajo licencia de Lambretta, entre 1954 y 1967. Luego sería Zanella, en 1970, trabajando asociada a grupo Piaggio, fabricando diversas unidades de ciclomotores.

Continuar Leyendo
Advertisement Ad Banner 300 x 300
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Especiales

Ruta 66: puntos clave y consejos para recorrerla

El camino más mítico de todo Estados Unidos y el sueño de cualquier motociclista rutero. Si bien nosotros tenemos nuestra propia versión, la 66 es una ruta para vivir una experiencia única.

Publicado

el

Los viajes en motos son únicos, y si se hacen por rutas míticas, son más únicos todavía. Ese es el caso por ejemplo de la Ruta 40, que podemos disfrutar en nuestro país. Pero además de ella, existe un recorrido más antiguo e icónico, que va de Este a Oeste de los Estados Unidos: la Ruta 66.

Allí se unen, además de ciudades, sueños y aventuras, kilómetro tras kilómetro de los 3.939 que tiene en total esta ruta. Desde campos verdes hasta, pasando por el desierto, se podría resumir a estos estados: Illinois, Misuri, Kansas, Oklahoma, Texas, Nuevo México, Arizona y California. La Ruta 66 se construyó en noviembre de 1926, y ya no se puede recorrer ininterrumpidamente, pero siempre será The Main Street of America (La Calle Principal de América).

Papeles

Primero que nada deberemos cumplir con los requisitos para entrar a Estados Unidos, como son el pasaporte y la visa correspondiente (siempre se puede preguntar en la embajada para más información). Una vez que tengamos esto, podemos empezar a planear qué visitar y cuando tiempo estar. Lo ideal es tomarse como mínimo 15 días, pero mientras más sean mejor, porque este viaje puede ser interminable si se quiere.

Recorrido

Antes de llegar a USA podemos alquilar una moto, a través de internet o de la agencia de turismo (si es que compramos un paquete); también tener un seguro de viaje es lo ideal. Luego planearemos los kilómetros que haremos por día, la comida, y otras nociones básicas. Siempre es bueno conocer nuestro límite, es decir cuántos km estamos dispuestos a recorrer sin cansarnos, así como cuántas horas (no es lo mismo 6 que 12 horas).

Para la foto

No vamos a decir qué hacer, pero… hay sitios donde vas a querer sacarte una foto, o parar por lo menos a mirar. Hay que empezar por el lugar exacto donde comienza o termina, según desde donde salgas, la Ruta 66: Jackson Boulevard y Michigan Avenue, en Chicago (Illinois), o el muelle de Santa Mónica (California).

El impresionante Gran Cañón es uno de los sitios naturales más impactantes que podés conocer en esta ruta, y ni hablar del tramo que cruza el desierto de Arizona con su asfixiante calor. Pero volviendo al Gran Cañón, se puede visitar con el Grand Canyon Railway, que se adentra por el paisaje de perfecta manera.

Dónde dormir

Seguimos sin querer presionarte, pero si vas a recorrer la Ruta 66 es casi obligatorio parar en alguno de los clásicos “moteles” ruteros (sí, los que vemos en las películas). Si bien somos libres de elegir, si queremos caer en lo común hay dos que son míticos: The Blue Swallow Motel, Rancho Hotel (Nuevo México) y Wigwam (Holbrook, Arizona).

Cada uno tiene sus propias características: The Blue Swallow conserva la estética de los años 50; Rancho Hotel es conocido por la cantidad de estrellas de Hollywood que durmieron allí; Wigwam consta de habitaciones construidas en forma de “tipis”, o mejor dicho, la típica tienda que usaban los pueblos originarios de Norteamérica.

Los imperdibles, y ¡la comida!

En Texas se encuentra el “Cadillac Ranch”, está bien que nos gusten las motos, pero esta obra de arte al aire libre es increíble: la evolución de la parte trasera del Cadillac en el medio del desierto… Esto nos lleva también a recomendarles buscar “cementerios de autos”, que son más comunes de lo que parece. Es muy normal encontrar lugares donde se amontonan Dodge, Chevrolet o Plymouth, que están en malísimas condiciones.

Pasar por Seligman, en Arizona, es como viajar en el tiempo; porque este pueblo se quedó anclado en los año 50. Justamente en el mismo estado, y aludiendo a la misma década, el Mr D’z en Kingman es uno de los restaurantes más icónicos de la Ruta 66. Ni hablar que ahí se pueden comer los sándwiches tradicionales, las alas de pollo picante o los clásicos batidos de helado (es como estar en Volver al Futuro). Tally’s Café, en Tulsa (Oklahoma), también tiene la clásica estética de esa época, con los mejores desayunos americanos y las mejores hamburguesas de la 66 (según algunos).

Otro lugar para ir a comer es el Bagdad Café, todo un punto turístico de la Ruta 66, y lugar donde se grabó la película homónima. Pero no es el único lugar donde se debería parar a tomar algo, ya que Chicago es una ciudad famosa por sus tabernas en los “metros” (mejor conocidos por nosotros como subtes). Billy Goat Tavern es uno de los más antiguos, y donde van la mayoría de los periodistas.

 

Igualmente, como dijimos al inicio, la experiencia es única, y cada quien puede optar o no por todos estos emblemáticos lugares. Así como también visitar otros que no pudimos nombrar (por cuestiones de espacio…).

Continuar Leyendo

Especiales

Se subasta la última moto de Elvis Presley: ¡Mirá el precio!

El reconocido Rey del Rock and Roll era un amante de las dos ruedas, y sobre todo de las Harley-Davidson. La última de sus adquisiciones se venderá a fines de este mes, a un precio desorbitante.

Publicado

el

Hay gente que afirma que Elvis sigue vivo, nosotros no queremos meternos ni de cerca en ese debate, pero sí podemos hablar de una de sus pasiones. Presley era un gran amante de las motocicletas, pero había una marca en especial que quería por sobre las demás: Harley-Davidson.

 

Según consta en los papeles, la compró el 11 de agosto de ese mismo año, en un concesionario oficial, y al parecer fue uno más de sus caprichos. Sin embargo, no le dio mucho uso, apenas unos 200 kilómetros, o 126 millas como reza el odómetro. Algunos dicen que simplemente manejo la motocicleta desde California hasta su casa, Graceland, en Memphis.

En 1977, un año después de haberla comprado, y 90 días antes de morir, Elvis vendió su moto al local de H-D más cercano. Ese mismo concesionario cedió la unidad al Pioneer Auto Museum en Murdo, en Dakota del Sur, donde estuvo exhibida hasta ahora.

Pero el actual dueño quiere deshacerse de la Harley de Elvis, después de más de 40 años. Para eso se hará una subasta en GSW Auctions que podría romper algún que otro récord. Porque la casa de ventas ha puesto como precio, solamente para entrar, una base de 100.000 dólares. Sí, cien mil dólares, nada más para acceder a la puja, que resultará mucho más cara. (Dada la actualidad del precio del dólar en Argentina, no vamos a calcular cuántos pesos serían).

Igualmente está lejos del récord que logró una Vincent Black Lightning, que se vendió por 929.000 dólares. Así como tampoco sabemos si llegará al precio máximo en que se subastó la Harley-Davidson de Jerry Lee Lewis que se vendió por 385.000 dólares, y es la “motocicleta que perteneció a una estrella de rock” más cara hasta el momento.

Continuar Leyendo

Consejos

Qué tener en cuenta para comprar la primera moto

Siempre hay una primera vez para todo, y cuando se trata de motocicletas también. Elegir el modelo con el que ingresaremos al mundo de las dos ruedas no es fácil, por eso vamos a mencionar algunos puntos a tener en cuenta.

Publicado

el

Las primeras veces pueden ser gloriosas o un desastre total, y con las motos puede pasar exactamente eso. Elegir el ejemplar para hacer el debut no es fácil, porque podemos terminar con un modelo que no se adapta para nada a nuestras capacidades y/o necesidades.

Por supuesto, si la moto es regalo no hay que quejarse, porque lo que vale es la intención. Esto también nos lleva a invitar a leer estos consejos a quienes quieran regalar una moto a un principiante. Ya que además de elegir un color o una marca, habrá que fijarse en algunos puntos importantes, que trataremos de nombrar en su totalidad…

Scooter, o puede ser moto

La primera cuestión que surge es: ¿scooter o moto? La respuesta es amplia, pero podríamos resumirlo en: si nunca se subió a una dos ruedas lo mejor es optar por un scooter. Pero esto nos lleva a otra pregunta: ¿por qué? Sí hay un por qué. Los scooter suelen ser más fáciles de conducir, porque solamente hay que pensar en acelerar y frenar, dado que no tiene marchas (en su gran mayoría).

Para un principiante lo más importante es mantener el equilibrio, para moverse con seguridad, y solo pensar en eso. Ya que si también debe prestar atención en cambiar de marchas, podría terminar yéndose al piso fácilmente. Más adelante podrá adaptarse a una unidad con caja, con alguna moto prestada, para así dar el salto.

Altura del asiento

En alguna ocasión dijimos que es importante poder poner los pies en el piso (aunque sea uno). Para un principiante es todavía más fundamental, porque no tiene la experiencia suficiente. Llegar a tocar el asfalto (o tierra) da la confianza necesaria para manejar una moto. Por esto, lo ideal es que siempre pueda apoyar ambos pies, y para eso hay que fijarse en la altura del asiento, así como también en el ancho del mismo.

Puede ser que veamos en la ficha técnica de la moto que la altura del asiento es ideal, pero al sentarnos en ella notemos que no llegamos bien al piso. Esto es porque el ancho del asiento hace que tengamos las piernas más abiertas, por lo tanto no será la misma posición que con un más angosto.

El peso total de la moto

Esto vale para la primera, segunda, tercera y sucesivamente. Pero como dijimos en el punto anterior, en el debut algunas cosas son más importantes, porque todavía no se adquirió experiencia. Uno de estos aspectos es el peso de la motocicleta (en orden de marcha, con todo lleno).

La razón es fácil de adivinar: Una moto de gran peso también requerirá de mayor fuerza para moverla cuando este parada, así como para mantenerla en vertical. Por lo tanto tenemos que conocer nuestro límite, para saber hasta qué peso nos resulta cómodo, y cuando tenemos que hacer un esfuerzo mayor.

Al estar iniciándose en el mundo de las dos ruedas, es importante tener maniobrabilidad. Será mejor cuanto más fácil resulte moverla para girar, porque nos cansaremos menos.

Solo o acompañados

Si bien no es muy recomendable llevar pasajeros en la moto cuando somos principiantes, quizá no tenemos otra opción. Así que antes de comprarla pensaremos en nuestro pasajero también, porque no es lo mismo una moto homologada para uno que para dos.

La diferencia es casi “abismal”, bueno, tal vez no tanto. Pero es importante saber principalmente si el asiento es biplaza o no, o si tiene un asiento independiente. También hay que fijarse si el modelo cuenta con estriberas para nuestro pasajero, y si son plegables será mejor.

Capacidad de carga

Antes de comprar la moto es necesario saber para qué la vamos a usar. Sobre todo porque la capacidad de carga siempre es limitada. En los scooter suele haber más espacio para poner cosas, por el clásico hueco abajo del asiento. Además hay que tener en cuenta si vamos a ir con mochila, porque no es conveniente poner dentro de ella objetos que puedan romperse, o duros. En caso de caída van a terminar en pedazos, pero también podrían causarnos lesiones si nos caemos sobre la espalda.

0 km o usada

Además del precio que cuesta una o la otra, hay otras diferencias. Una moto 0 km suele tener una garantía oficial, que dan los fabricantes, cosa que no tiene casi ninguna usada. Pero si queremos un modelo en particular y no llegamos con la plata para acceder a uno nuevo, entonces deberemos buscar entre los usados para tener la motocicleta soñada.

Invitamos a todos nuestros experimentados lectores a comentar qué consejo le daría a una persona que quiere comprarse su primera moto. ¿Están de acuerdo con lo que dijimos? ¿Agregarían algo más?

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS