Seguinos en

Especiales

La historia de la Frambretta, una marca cordobesa

En la década del 70, una empresa familiar comenzó a fabricar una motoneta de carga. Bajo la licencia de Lambretta y con partes que habían comprado a la ya desaparecida empresa Siam Di Tella.

Publicado

el

En la década del 70, una empresa familiar comenzó a fabricar una motoneta de carga. Bajo la licencia de Lambretta y con partes que habían comprado a la ya desaparecida empresa Siam Di Tella.

Un grupo familiar que huyó del hambre de la postguerra europea, así empieza la historia de la familia Franco, como la de muchas otras de Argentina. Padres y cinco hijos, migran de Sicilia, Italia, hasta la provincia de Córdoba, dejan el campo mediterráneo para comenzar de nuevo en nuestro país.

Justamente acá fue donde nació la pasión por las dos ruedas, según contó José Franco al diario La Nación, “Veníamos de un pueblo, Castel di Lucio, de calles de tierra y empedradas donde sólo andaban los animales. Acá nos hicimos enamorados y fanáticos”. Él, junto a dos de sus hermanos, Felipe y Plácido, trabajaron en el galpón de la casa con todo tipo de piezas para motocicletas.

frambretta

 

Cuando José comenzó a trabajar fabricando bastidores de motos, fue cuando se dio inicio a la actividad familiar. Era 1959: “Todo era para Puma, la marca que llenaba las calles cordobesas. Aprendí a hacer manubrios y ‘mata perros’, como le decían a los cubre piernas. Un día armamos una máquina para doblar caños con una bala interna que impedían que se arrugaran y ahí empezamos a producir en casa”.

Hasta 1963 la familia Franco producía piezas y las vendían a las 15 fábricas que estaban en Córdoba, pero en ese año todo cambió. “Era una estructura industrial importante que quebró en 1963. Las empresas empezaron a devolvernos lo que le habíamos entregado y a darnos lo que tenían (llantas, carburadores, distribuidores) para cancelar deudas. Nos vimos obligados a salir a vender esas motopartes y las que fabricábamos. Empezamos a recorrer el país”.

Imagen relacionada

Así fue como contactaron con la empresa Siam Di Tella, de Torcuato Di Tella, que debía vender parte de producción por problemas económicos. Los Franco se enfrentaron en la pugna a nada menos que el grupo Zanella, “tenía otra envergadura; mandaban en el mercado. Pero nosotros éramos insistentes; la empresa mandó a Córdoba durante tres días a su abogado Jorge Fernández Ocampo para conocernos. Su dictamen fue ´son jóvenes, pero decentes, les van a pagar’. Y nos vendieron”.

Siam Di Tella le debía a la firma Lambretta por la licencia de la marca, para construir la Siambretta. Según explica Franco al diario La Nación: “Eso los apuraba; durante dos años les pagamos las cuotas de la operación en liras. El monto más importante, el de la entrega, lo hicimos inutilizando 5000 motores de aluminio; los convertimos en chatarra, la vendimos y pagamos”.

El cargamento se transportó en 54 camiones con acoplado, entre todas las piezas había 2200 motores de Siambretta, que fueron los que utilizó la empresa familiar para fabricar los motocarga. No podían usar la marca Lambretta, porque había sido vendida a la India y los trámites se volvieron imposibles, decidieron cambiar el nombre por “Frambretta”.

Resultado de imagen para frambretta cordoba

Las unidades se vendieron en Argentina y en países limítrofes, hasta que en 1973 tuvieron su primer revés. El cierre de las importaciones imposibilitaba la llegada de elementos clave para el armado de las motocarga. Pero los Franco lograron que Perdriel (parte de Renault), les fabricada las piezas. “Cuando estuvo lista la matricería se abrió la importación; todo cambió de la noche a la mañana y no tenía sentido seguir; los costos eran imposibles de afrontar. Dejamos la Frambretta y seguimos con las partes y los repuestos”. Dejaron atrás el modelo y se volvieron representantes de otras firmas de motos, como Suzuki, Kawasaki y Yamaha.

En 1989, se disolvió finalmente la sociedad que habían formado los tres hermanos Franco, y José siguió dedicándose a la comercialización. Peleo por la instalación de Honda en Cruz del Eje, luego se convirtió en uno de los dos representantes de la firma. Dejó a la marca del ala, cuando estos quisieron eliminar a los distribuidores en Argentina, y se pasó a Kymco. Ahora, se lamenta “No hay motos nacionales. No nos engañemos; lo que se hace es armar con partes importadas. No podemos competir; en el mundo se venden 50 millones de unidades al año y China produce la mitad. Hacer ficción no nos ayuda; no somos competitivos”.

[post_view]

Continuar Leyendo
Advertisement Ad Banner 300 x 300
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consejos

¿Por qué la moto se apaga mientras está en movimiento?

Cuando el motor de nuestra motocicleta se para solo, no es buena señal, y puede ser causado por varios motivos. Algunos son más frecuentes que otros, te comentamos cuáles.

Publicado

el

Por las dudas, si no se acuerdan lo que decimos siempre, lo repetimos: a la moto hay que cuidarla. Si estamos andando y nuestro vehículo se apaga, el abanico de motivos es grande. Aunque hay causantes que son más comunes que otros, por eso vamos a mencionarte los más frecuentes, para que los tengas en cuenta.

Problemas con la bobina

Son muchos los que sufrieron con las bobinas o los cables que la conectan, y quedaron varados en una ruta. La razón es que este elemento suele recalentarse, lo que lo daña con facilidad, además sus cables deben ser revisados con cierta frecuencia.

Tranquilos que la solución no es tan compleja, simplemente hay que ver los cables. A veces están mal conectados, o hay que reemplazarlo porque ya no sirve. Algunos con apretar un poco las conexiones arreglan este problema y vuelven a andar. Sin embargo, puede que se haya dañado a un nivel mayor y necesites llevar al taller.

Será el carburador

Después de la bobina, este dispositivo también suele causar fallas obvias en el motor del vehículo. Puede ser que esté sucio o mal ajustado, lo que hace que la motocicleta se paré. Porque al tener una mala carburación el combustible no se mezcla adecuadamente, el propulsor se ahoga y se apaga.

Simplemente hay que revisarlo, limpiarlo, y si es posible usar los líquidos especiales para esta tarea. Se pueden cambiar las piezas de ser necesario, o bien consultar con un mecánico amigo.

Sin batería

Si nunca te pasó es porque no tuviste moto… cuando la batería falla el motor dejará de funcionar. Puede ser que se haya descargado (lo más raro), o que su vida útil haya terminado (lo más probable). Lo ideal es llevarla a revisar, para saber si hay que cambiarla o no.

Otras piezas importantes

La pata de la motocicleta puede estar en mal estado, eso lo descubriremos al revisarlo. Si el caballete no está en condiciones fallará el embrague, y el motor dejará de responder. Así como la bujía, o bien su cable, pueden causar que se apague la moto. También el filtro de la combustible, que puede estar tapado o sucio, e impide que el compuesto llegue al propulsor.

Las fugas de combustible y el falso contacto de los cables, son otros motivos para que nuestra compañera se clave en el camino. Pero todos estos problemas pueden solucionarse, llevando una revisión nosotros mismos o bien llevándolo a un mecánico.

Continuar Leyendo

Especiales

Conocé las 5 motos más grandes del mundo

Este es un ranking enorme, y no porque sea extenso, sino por el tamaño descomunal de las 5 motocicletas que te mostramos. Estas son las máquinas de dos ruedas más grandes del mundo.

Publicado

el

Gunbus 410

Comenzamos el listado de gigantes con “la más chiquita” de la familia, la Gunbus, que pesa 610 kilos, y fue ideada por el ingeniero alemán Clemens F. Leonhardt. El germano se jubiló de su trabajo y quiso cumplir uno de sus sueños, realizar una de las motocicletas más grandes. Mide 3,45 metros de largo, y llega como motor un propulsor de aviones de 9 cilindros en estrella, de 6.700 cc. Además de estar dentro de este ranking, ostenta ser la moto con carrera más larga del mundo.

Monster Motorbike Fron Hell

Podría parecer por su nombre una moto estilo ACDC, pero en realidad es la “moto Monster Jam”, por su parecido con los autos de ese diseño. Aunque también es comparable con un camión, porque tiene el motor de uno, un propulsor de 6 cilindros. Fue creada por el australiano Ray Baumann, quien trabajó durante 3 años para hacer este gigante de 9 metros de longitud y 3 metros de altura, que pesa más de 13 toneladas.

Panzer bike

Otra alemana, fabricada en 2003 por Tilo Niebel, que pidió ayuda a su grupo de amigos para terminar la descomunal obra. Lleva nada menos que el motor de un tanque ruso (sí, un tanque) T-55 de 38.000 cc, que genera unos 620 caballos de fuerza. El peso es de 4 toneladas aproximadamente, y para manejarla hay que utilizar tanto el manillar como el volante colocado en el sidecar.

Dream Big Bike

Este ejemplar sorprendió al mundo en 2005, y entró al Libro Guiness de Los Récords, título que ostentó hasta 2013. Este gigante fue construido por Gregory Dunham, que tomó un motor de 8.000 cc, que genera 500 cv de potencia. Tiene 3.42 metros de alto y 620 de largo, y logra alcanzar unos 90 km/h como velocidad máxima.

Mоnster Cyclе

A la motocicleta anterior la sobrepaso el ejemplar del italiano Fabio Reggiani, que desde 2013 hasta hoy es todavía la moto más grande del mundo, según el Libro Guiness de Los Récords. Su motor es un V8 de 5.000 cc, derivado de un Chevrolet. Mide nada más que 5.10 metros de alto, mientras que de largo tiene 9 mts, por su estilo (híper) chooper. En la balanza pesa alrededor de 3 toneladas, sus neumáticos tienen un diámetro de 2 metros, y como el manillar es inalcanzable, en el cuadro de mandos están los controles para manejarla.

Continuar Leyendo

Especiales

Honda CB 1000 con R de radical

Son no lo decimos nosotros, lo dicen sus creadores los muchachos de Fuhrer Moto & Gannet Design. Ya que bautizaron a su criatura como “Honda CB 1000R-adical”, y con ella se llevaron el aplauso del público.

Publicado

el

Ya sabemos que es cuestión de gustos, algunos la encontrarán increíble y otros todo lo contrario. Pero para sus realizadores es “radical”, y jugaron con esa palabra más el nombre del modelo original que utilizaron para la customización.

Además la Honda CB 1000R-adical de Fuhrer Moto & Gannet Design fue elegida por un exigente grupo de jurados como la ‘Honda Switzerland’s custom CB1000R’. También fue presentada en el evento Swiss Moto Show en Zurich 2019 en febrero. El boceto estuvo a cargo de Gannet Design, mientras que el armado corrió por cuenta del taller Fuhrer Moto.

Los detalles de la camuflada

Es cierto que tiene un estilo bastante particular, pero no exagerado o extravagante, cuenta con sellos futuristas, y un diseño que parece un camuflado. Lo cierto es que esta pintura es uno de los toques más destacados de la máquina, ya que se realizó en base a siete capas diferentes de color. Al mismo tiempo que combina perfecto con el tapizado doble del asiento monoplaza que se incluyó en el ejemplar.

Cuenta con piezas en fibra de carbono, como las llantas de alto rendimiento de Rotobox, que pesan la mitad de las originales, y llevan calzados unos neumáticos para asfalto mojado Dunlop de Moto2. Al igual que la horquilla invertida, firmada por CeraCarbon Racing, que tiene la rigidez y resistencia de una de acero, pero es un 75% más liviana.

Está equipada con varios elementos fabricados por Fuhrer Moto, como los semimanillares. Mientras que otros han adquiridos para mejorar a la motocicleta base, como los protectores de la maneta, derivados del MotoGP, o las pinzas de freno de anclaje radial Tokico. Sumando los filtros de aire K + N, así como un exclusivo silenciador de fibra de titanio y carbono Akrapovic.

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS