Seguinos en

Especiales

Ruby, la exquisita Triumph Bonneville por Tamarit Motorcycles

Las motocicletas preparadas nos encantan, y más cuando tienen un trabajo tan minucioso con un resultado así de deslumbrante, como es Ruby, una Triumph modificada por Tamarit Motorcycles.

Publicado

el

Esta Triumph Bonneville EFI del año 2008, llegó a Barcelona para desarmarse y volverse a construir, pero bajo el elegante nombre de Ruby. Los culpables de la criatura motorizada son los preparadores del taller español Tamarit Motorcycles, así como su dueño Javier. El motociclista catalán pidió expresamente una máquina que se adapte a su estilo de vida, y quedó enamorado al instante de su nueva compañera.

El brillo de la joya

Quizá el nombre elegido para la moto no haya sido por otra cosa que su exquisito diseño, que la vuelve tan preciada como una piedra preciosa. Pero lo cierto es que ni los creadores, ni el propietario explicaron su denominación. Aunque si salta a la vista la estética vintage, con terminaciones más que cuidadas por parte de sus preparadores.

Javier vive en las costas catalanas, y les dijo a los customizadores que necesitaba una compañera de dos ruedas. Ella debía encajar con sus constantes viajes, además de llevarlo por sus habituales paseos junto al mar. En principio iba a realizar una moto estilo Street Track, pero por suerte viraron hacia lo clásico/bobber para terminar construyendo la belleza que vemos en las fotos.

La base es una Triumph Bonneville EFI del año 2008, con motor de 800 cc repintado para la ocasión, un chasis reformado, y varias piezas añadidas cromadas. Lleva tapas laterales artesanales de hierro, con filtros de potencia K&N, amortiguadores con mayor inclinación, neumáticos Victory Vintage, y más. Sobresale como elemento exclusivo, el asiento separado, símil bicicleta, con la parte trasera flotante.

La Ruby de Tamarit Motorcycles se presentó en un showroom especial, pero antes la mostraron ante su dueño. No fue de una manera convencional, sino que lo hicieron sin previo aviso. Javier viajó hasta Elche (donde queda el taller de preparaciones), para estar en el evento. Los creadores de la máquina decidieron colocarla durante la noche en la recepción del hotel donde estaba el propietario, para que a la mañana siguiente se la encontrará de sorpresa.

Especiales

Las ventajas de las motos de menor cilindrada

Para algunos motociclistas, las motos “chiquitas” siempre pierden contras las más poderosas. Sin embargo estamos seguros de que sin importar el tamaño, ni mucho menos la cilindrada, todas tienen sus puntos fuertes.

Publicado

el

Hay personas que creen que mientras más grande la moto mejor es; otros piensan que las motocicletas de baja cilindrada están llenas de desventajas. Pero lo cierto es que siempre se pueden decir las bondades de las más pequeñas del mundo de las dos ruedas. Ni hablar que la gran mayoría de los motociclistas comienzan manejando con las chiquitas. Por esto, en Gente de Moto decidimos enumerar sus ventajas, para defender a las motos de menor cilindrada.

1 – Económicas por donde las mires

Si vamos a contrastar el costo de tener un auto con una moto, las dos ruedas siempre salen ganado. Pero sí hablamos de “economía de guerra”, mientras menor es la cilindrada más barato será salir a andar por las calles, para ir al trabajo, hacer comprar, etc. Son la opción perfecta para gastar poco en cualquier entorno.

El consumo del motor pequeño se traduce en menos combustible, menos billetes para gastar en nafta (que aumenta cada día). Además es más barato contratar el seguro en una moto de baja cilindrada que en una de alta, y ni hablar si es “alta gama”. Encima los repuestos (esto también varía según la marca) casi siempre son más económicos, así que mantenerla no cuesta mucho dinero. También es más fácil de arreglar, por lo que la mano de obra puede costar menos.

2 – Comodidad al andar

Las motos de menor tamaño requieren de un esfuerzo menor, por supuesto. Son ideales para los entornos urbanos, por la facilidad de manejo. Como cuentan con menor potencia son más maniobrables, sobre todo para los principiantes. Para estacionar también nos veremos en la comodidad de poder dejarla en cualquier lugarcito por más chico que este parezca.

3 – El primer amor

Bueno, no es para todos (¿o sí?). Las pequeñas de dos ruedas suelen ser el debut en el mundo de las motos. Principalmente por lo que mencionamos en el punto anterior, son más dóciles que las de gran tamaño. Adaptarse a las chiquitas es más rápido, la postura en algunos casos es más natural (no hablamos de motos chicas customizadas estilo chopper). Así como también son más fáciles por la poca potencia que generan los motores, y sobre todo los de 50 cc

Pero otro de los beneficios es que los exámenes para la licencia de conducir (A.1.1 – Ciclomotores hasta 50 cc) son muchas veces más sencillos de pasar. Sobre todo el práctico (si los nervios no te ganan) suele ser más fácil, por la maniobrabilidad que ya nombramos antes.

4 – “Ecofriendly”

Al tener motores de menor tamaño y consumo, la contaminación que producen también es mucho más baja. Obviamente, si están en condiciones óptimas para andar. Los gases nocivos que se expulsen al aire serán mínimo comparado con el de un auto.

Continuar Leyendo

Especiales

Una Honda Grom con sidecar, obra de Industrial Moto

Esta motocicleta se pasó a llamar “Project Angel”; fue construida por Industrial Moto, especialmente por el pedido de un joven. Quien quiere viajar con su hermano menor discapacitado, para hacerle sentir la sensación de ir en moto.

Publicado

el

Hace algún tiempo dimos a conocer una construcción espantosa; muchos de nuestros lectores opinaban que el vehículo podía ser de alguien con capacidades diferentes, que quería seguir manejando su motocicleta. No era el caso, como bien sabíamos. En contraposición, ahora presentamos una personalización que sí fue fabricada especialmente para que un niño pueda sentir la libertad que da una moto.

Project Angel

Tyler Haynes, líder de Industrial Moto, tomó cierta notoriedad hace poco gracias a la Project GUS (Grom Utility Sidecar). Era una Honda Grom MSX125 modificada con sidecar. Un vlogger amante de las motos llamado Chris vio esa creación y quiso hacerle un pedido al preparador. El joven quería una unidad parecida, para poder viajar junto a su hermano Nick, un chico con síndrome de Angelman, que es un trastorno neurológico que asocia discapacidad mental.

Tyler Haynes contó la historia: “Tras la presentación del GUS, el motovlogger llamado iamsoulles contactó conmigo. Su nombre es Chris y monta una Honda Grom MSX125. Me preguntó si podríamos construir un sidecar para su hermano Nick, que sufre síndrome de Angelman, para que pueda vivir en primera persona las sensaciones de ir en moto”. Por supuesto que le fue imposible negarse a realizar el trabajo, y puso manos a la obra en su taller de Virginia, Estados Unidos.

El preparador de Industrial Moto decidió hacer todo el proyecto y cobrarlo a precio de coste. Además cubriendo los gastos del envío hasta la casa de Chris, que cuida tiempo completo a su hermano Nick. Pero cuando los seguidores del vlogger se enteraron de la acción solidaria del customizador decidieron hacer una campaña en GoFundMe. En tres días lograron juntar el dinero suficiente para costear la creación del vehículo especial.

Algunos de los detalles de esta Honda Grom Sidecar son el asiento deportivo, arneses de 5 puntos, y el color naranja, que usa Chris en su canal de YouTube. Otra particularidad de la creación es una suspensión independiente en la tercera rueda (en este caso de color naranja). También tiene una barra frontal ajustable protectora, del estilo de los asientos de las montañas rusas. Según dijo Tyler diseñaron “el sidecar de manera que garantice la máxima seguridad de Nick”.

Una vez que entregaron la unidad Chris salió a andar con su hermano, y la experiencia fue única. Obviamente grabaron un vídeo y lo subieron al canal del vlogger. Gracias ello la preparación de Industrial Moto cobró más fama, lo que se transformó en una gran lista de peticiones.

Mirá el vídeo:

Continuar Leyendo

Especiales

British Pride, la Triumph ganadora del Garage Icon 2019

El concurso de customización de la firma británica llegó a su fin, y la ganadora es una motocicleta construida en España, pero como dicta su nombre parece un pura sangre inglesa. Conocé los detalles de la British Pride.

Publicado

el

Buscando incentivar a sus usuarios a personalizar sus motocicletas, Triumph ha comenzado este año con el “Garage Icon”. El certamen fue exclusivo para los concesionarios españoles de la firma; teniendo que cumplir con el requisito de utilizar un modelo de la línea Modern Classic. Para determinar al ganador del concurso el público debía votar a través de la web, y fueron más de 3.000 personas los que dieron su veredicto. No se descarta que en el futuro se extienda la participación de otros países en la competencia.

La ganadora: British Pride

El concesionario Triumph de Valencia fue el vencedor de la edición 2019, quedando en segundo lugar otras bellezas como Spetfire Lemans de Barcelona y la Street Chrome 903 de Asturias. Las tres llegaron a la final, que terminó bastante reñida, con la ganadora llevándose poco más del 40%.

La British Pride cumplió con los requisitos del concurso: Se basó en la Triumph Street Scrambler. Fue personalizada a bajo costo, tal como dictaminaba el presupuesto impuesto por la firma. Puede homologarse para andar transitar por la calle, otro de los objetivos que debía tener la máquina.

Las modificaciones

Por supuesto, Garage Icon también dio algunos permitidos a sus concesionarios, como recurrir a especialistas. Los valencianos por ejemplo decidieron llamar a Unión Jack para que se encargase de la pintura. Ellos son los responsables de la combinación de colores, y del especial diseño del tanque de combustible (con la bandera de Gran Bretaña).

Los personalizadores además no quisieron realizar muchos cambios en la motocicleta, aunque por supuesto se ve distinta. Con el presupuesto disponible modificaron puntos claves para que la máquina potencie el carácter de la original, colocando detalles off-road

En la parte ciclo se colocaron amortiguadores traseros Fox, y una horquilla guarnecida por fuelle clásico. Se equipó a la British Pride con llantas anodizadas tipo cross; un asiento acortado; y caño de escape alto Vance & Hines con colectores encintados con anticalórica. Tiene elementos hechos a medida como el cubrecárter, el porta patente monobrazo, y el guardabarros, todos de aluminio. Se le sumó el faro delantero de la Bonneville T120, las estriberas dentadas de la Tiger.

Se quiso emular a las motos que corrían entre el 50 y 60 en el desierto californiano. Por ello se le añadió una porta-dorsal lateral en el costado izquierdo. Además se corrió de lugar el velocímetro, para que el manillar sea más ligero, así como se lo reforzó con un protector. También la British Pride lleva palanca de cambios metálica de colección, cubrecadena aligerado, e intermitentes delanteros ubicado más abajo.

La personalización conjuga el estilo de campo con cierta elegancia, gracias a los detalles combinados en perfecta armonía. Los cuatro mecánicos y el pintor trabajaron en ella durante más de 40 horas, siendo esto una clave fundamental para dar el espíritu deseado. Se crearon únicamente cinco unidades de la Triumph British Pride, que estarán disponibles a un costo de 13.500 euros.

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS