Seguinos en

Especiales

Según un estudio, el motociclista es “el actor vial más temido”

Un informe, elaborada por una compañía de seguros y analizada por un grupo de antropólogos viales, señala que los motociclistas son los más temidos, y quienes más caos generan en el tránsito.

Publicado

el

Se llevó a cabo un estudio sobre la autopercepción de los argentinos como actores viales, se encuestaron 513 personas, divididas en 4 segmentos: conductores de autos, motos, ciclistas o peatones, sobre un rango etario de 18-50 años en hombres y mujeres. El estudio fue relevado y luego analizado por el grupo de especialistas. Según el mismo, el 90 % de los participantes consideró que los argentinos “manejan mal o muy mal”, sin embargo no admiten sus fallas al conducir. Por su parte, los motociclistas son los “más riesgos”, al mismo tiempo que son los que mejores se autoperciben.

Pablo Wright, antropólogo vial y miembro de Culturalia (los encargados del análisis), explicó el estudio: “La forma en que nos conducimos como usuarios de la vía pública es algo aprendido en un marco socio-histórico y estatal dado que, en nuestro caso, es el argentino”.

Autopercepción y percepción de los otros

El informe concluye, entre otros puntos, que:

  • El motociclista es “el actor vial más temido por todos, el que más casos y riesgos provoca en el tránsito”; se opinó que “pasan por donde quieren, incluso cuando estás doblando”. Al tiempo que aclara que “es el que mejor percepción tiene de sí mismo”; además acusan a automovilistas, colectiveros y demás que “no les importan los vehículos de tamaño menor» y “se creen superiores por estar arriba de un auto y andan siempre apurados», los cuestionan.
  • El ciclista “es el menos temido, pero el que porta mayor riesgo”, por no utilizar elementos de seguridad, así como por circular en espacios no autorizados, por ejemplo veredas y caminos por fuera de las bicisendas.
  • El automovilista, de todos los encuestados, “es el único que alcanza altos niveles de temor hacia sí mismo”, porque considera que existe un “fuerte cuestionamiento entre ellos”.
  • El peatón, por último, “se siente amenazado por todo lo que lleve ruedas”, aunque sus actitudes “representan una amenaza en especial para quienes circulan en dos ruedas”. Mientras que, cuando los otros actores perciben que el peatón se maneja incorrectamente, en lugar de aumentar la prudencia, los avasallan.

Otros datos arrojados

Según el informe el 90% de los encuestados cree que los argentinos manejan mal, al mismo tiempo que le echan la culpa al otro en caso de un incidente de tránsito. Porque no miden con la misma los errores propios y los ajenos, tal como se explica: “Observamos que aparecen espacios viales donde los actores seleccionados parecían no sentirse parte de un sistema de interacciones viales pautadas por las normas, o sea, parte de un juego colectivo, sino, por el contrario, como hechos individuales desgajados de todo contexto mayor. Y en este marco, la culpa la tienen siempre los ‘otros’, como una entidad asocial y anónima que amenaza nuestros desplazamientos viales”.

  • El uso del cinturón: el 15% piensa que no es necesario su uso todo el tiempo; es decir, depende por donde se transita (calle, avenida o ruta), y la distancia del trayecto. En autopistas y rutas el uso aumenta al 90%; solo un 50% exige colocarlo el asiento trasero.
  • El uso del casco: un 96% consideró que “salva vidas”, pero el 37% opina que es prescindible para los ciclistas, y más de un 15% lo considera innecesario.
    Consumo de alcohol: el 25% se mostró flexibilidad, “no pasa nada si tomás unos tragos antes de manejar”. Sin embargo, el 96% dijo que quien “maneja alcoholizado se pone en riesgo a sí mismo y a terceros”.
  • El uso del celular: “automovilistas un 67% asume que lo usa, y dentro de quienes lo utilizan, 11% para redes, 32% para hablar, 47% para ver apps de mensajería, 55% para escuchar música y 71% como GPS”. Mientras que un 50% de los motociclistas dijo desatender el entorno para mirar el dispositivo en los semáforos, el 33% se mantiene disponible a sus contactos mientras circula por las calles.

Para concluir, Wright considera: “A partir del conocimiento de estas prácticas viales y sus sentidos, que esta encuesta contribuye a visibilizar, podrán ser modificadas a partir de acciones pedagógicas tanto por parte del estado como del sector privado”. Y finaliza haciendo un paralelismo: “Así como se pudo transformar la conducta de los fumadores -compara-, es posible hacer que la gente tome conciencia y que se genera una responsabilidad colectiva en materia vial”.

Fotos: Luciano Thieberger

Especiales

Seis razones para viajar en moto

Sabemos que unas buenas vacaciones siempre son mejores en dos ruedas, y que las rutas se disfrutan mucho más. Por eso te damos las razones para vivir esas experiencias únicas propias de la moto.

Publicado

el

En Gente de Moto sostenemos que los recorridos en dos ruedas son inolvidables, y hasta podrías asegurar que son necesarios (dicen que andar en moto te hace feliz). Entonces decidimos nombrar algunas razones por las cuales consideramos que rutear con nuestra máquina especial es lo mejor para las vacaciones (o los fines de semana, o cualquier momento).

Libertad

Sí, caemos en el sitio común de asociar motocicleta con libertad, porque es una verdad innegable. Con la moto nos vamos a conectar más con nuestro alrededor, viendo mejor el paisaje, sintiendo el clima de cada lugar con total plenitud (frío, calor, lluvia, humedad). Contrario a viajar en un auto, una experiencia completamente diferente.

Paisajes soñados

Para muchos, salir de viaje es sinónimo de conocer nuevos lugares, y ver miles de sitios famosos por sus bellezas naturales. Si ruteamos, por ejemplo, en la Ruta 40, podremos disfrutar de increíbles imágenes que son Patrimonio de la Humanidad: El Parque Nacional Los Glaciares, la Cueva de las Manos, el Parque Provincial Ischigualasto (Valle de la Luna), el Parque Nacional Talampaya, la Quebrada de Humahuaca, son los puntos más populares.

Somos motociclistas, somos hermanos

Aunque un viaje en moto podría suponer soledad, lo más probable es que terminemos haciendo muchos amigos en el trayecto. Además un motociclista siempre ayuda a otro, sobre todo cuando nuestra máquina parece tener algún problema. La solidaridad de la comunidad de moteros es reconocida en cualquier parte.

Mayores posibilidades

Además de hacer muchos amigos, podremos visitar más lugares que si viajásemos con otro tipo de vehículo. Simplemente por con la moto tendremos la posibilidad de acceder a más caminos, lo que nos lleva a tener más opciones de destinos para conocer.

Aventura a flor de piel

Ya dijimos que la libertad que nos brinda la moto nos hace conectar más con el exterior. Esto también nos lleva a una mayor aventura, ya que nuestro día a día en dos ruedas en la ruta será más divertido que cualquier cosa. Ir en este tipo de vehículos exige de poco equipaje, por lo que contaremos con menos ropa, menos calzados, menos elementos, todo. Algo perfecto para vivir las mejores experiencias (¡menos es más!). Ni hablar de las condiciones climáticas extremas, o los caminos complicados. Eso nos brindará miles de anécdotas para contar sobre el viaje.

Amamos las motos

Este es el punto más subjetivo y no tiene explicación, simplemente es pasión por las dos ruedas.

¿Qué otra razón para tenés para viajar en moto?

Continuar Leyendo

Especiales

La moto que podría haber llegado a la Luna

Desde las redes sociales de la NASA se pudo apreciar un modelo de motocicleta eléctrico que tuvo posibilidades de recorrer la superficie lunar, pero quedó en nada.

Publicado

el

En la década del 60 la carrera para investigar el espacio era todo un duelo entre Estados Unidos y la por entonces Unión Soviética. Como sabemos la NASA tuvo el primer contacto efectivo con la superficie lunar el 20 de julio de 1969; pero los desarrollos no acabaron ahí. Por supuesto, se hicieron miles de proyectos más, y varias misiones (tanto fallidas como exitosas) hacia el espacio.

Entre tantos experimentos, las dos ruedas no quedaron afuera. Tal como se sabía, en la NASA se hicieron diferentes pruebas con distintos tipos de motocicletas, en realidad scooters, para ver si los astronautas podrían llevarlas a la Luna. Hace unos días, desde la cuenta de Twitter del organismo norteamericano se develaron nuevas fotos de estos proyectos.

A la luna en dos ruedas

Gracias a la publicación del Archivo Histórico de la NASA se pudo rescatar el interesante ejemplar eléctrico probado por los investigadores. Si bien en las fotografías se observa una unidad despojada de prácticamente todo, también se sabe que se hicieron pruebas con otros modelos.

Varios scooters se testearon en el Boeing KC-135, que se utilizaba para simular la falta de gravedad. Uno parecido a la Honda CT90, otro a la Honda Z50, que eran bastante populares en esa época. Mientras que en las fotos más recientes se ve un ejemplar que no tiene ninguno de los elementos necesarios para transitar por las calles, como espejos retrovisores o luces.

Algunas de las curiosidades que se probaron fueron los motores eléctricos, ya que los de combustión eran complejos de adaptar a la gravedad de la Luna. Las unidades eléctricas tenían tracción trasera y tecnología que se está presente actualmente. Lamentablemente el scooter no era fácil de maniobrar, ya que se complicaba demasiado hacerla girar por la ingravidez.

Es así que esta moto lunar no pudo reemplazar al Rover Lunar, que fue el vehículo utilizado para circular por el satélite en julio de 1971. Fue parte de la misión Apolo 15, la cuarta vez que la NASA envió personas a la Luna. Mientras que estos prototipos se encuentran perdidos en algún lugar, y no se han mostrado al público en ningún museo del organismo norteamericano.

Continuar Leyendo

Especiales

Rutas argentinas para viajes en moto inolvidables

Las vacaciones son el mejor momento para la moto y rodar, por eso les traemos un breve listado con las mejores rutas de nuestro país para recorrer en dos ruedas. Tomen nota…

Publicado

el

Ya hemos mencionado anteriormente 5 lugares de nuestro país a los que podemos ir en un viaje en moto. Pero también hay rutas argentinas que son especiales, y que se pueden transitar en dos ruedas.

Te recomendamos que si estás pensando en emprender un viaje en motocicleta, tengas en cuenta ciertos puntos. Para eso podés leer nuestros consejos para antes de irte de vacaciones haciendo click acá.

La mítica Ruta 40

Obviamente tenemos que comenzar con la icónica ruta que recorre de punta a punta Argentina bordeando la cordillera de los Andes. Es la más larga del país, la más alta de América y la segunda más alta del mundo. Para ella tenemos un artículo especial donde te contamos cómo disfrutar un recorrido por sus kilómetros, hacé click acá.

Ruta 40

La Ruta 3

De Buenos Aires al fin del mundo en 3.045 km, totalmente asfaltados. Este camino nos lleva directo hacia Río Gallegos, donde tendremos la opción de tomar un ferry para termina el recorrido en Ushuaia, Tierra del Fuego. Si bien es una ruta que pasa por la llanura, y no tiene desniveles, puede disfrutarse de un hermoso paisaje. Además pasa por más de 56 cursos de agua (entre ríos y canales), en 5 provincias diferentes.

Ruta 3

La Ruta 11

Une Santa Fe, Chaco y Formosa, nace en la Circunvalación de Rosario y termina en el Puente internacional San Ignacio de Loyola, en la frontera con Paraguay. Son 980 km de asfalto que se pueden recorrer en dos ruedas, además que desde allí se puede ir hacia Paraguay o Brasil, para seguir viajando.

Ruta 11

La Ruta 9

Sale de Buenos Aires y finaliza su recorrido en la frontera con Bolivia, pasa por Córdoba, Santiago del Estero, San Miguel de Tucumán y Salta. Es la ruta que deberemos seguir si queremos llegar hasta Termas Río Hondo para el Gran Premio de MotoGP de Argentina. Si transitamos sus kilómetros podremos ver todo tipo de paisajes impresionantes, sierras, arroyos, o valles.

Ruta 9

La Ruta Provincial 34

Llamada “El Camino de las Altas Cumbres”, va desde Mina Clavero a Villa Carlos Paz, en el Valle de Traslasierra, Córdoba. Está llena de curvas y contra curvas en una zona increíble de nuestro país. Son solamente 89 km, pero asombran los paisajes de sierras cordobesas que pueden disfrutarse yendo en motocicleta.

Ruta 34

La Ruta Provincial 52

“El camino del año” es un apodo, por las 365 curvas de esta ruta de la provincia de Mendoza. En sus 102 kilómetros llega a su altura máxima en la Cruz de Parramillos, a 3100 metros sobre el nivel del mar. Sale desde la capital (Mendoza) y termina en el Valle de Uspallata, su principal característica es que no está asfaltada, y es un camino para los verdaderos aventureros.

Ruta 52

Continuar Leyendo
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250

LAS MÁS LEIDAS