Seguinos en

Especiales

Una carrera para las motos eléctricas

La tendencia de motos a base de energía eléctrica crece en el mundo entero y las competencias internacionales no miran para otro lado cuando se habla de meterlas a correr carreras.

Publicado

el

La tendencia de motos a base de energía eléctrica crece en el mundo entero y las competencias internacionales no miran para otro lado cuando se habla de meterlas a correr carreras.

Cuando nos referimos a motores eléctricos estamos a favor o en contra, no hay términos medios. Hay quienes aman que las dos ruedas sean cada vez más ecológicas y se cuide el ambiente gozando de buenas prestaciones con productos de calidad. Pero del otro lado están los que ponen el grito en el cielo, porque las motos eléctricas parecen carecer de alma. No tienen sonido, ni olor, por ende no tienen carácter.

El intento de Dorna

Dorna Sports, que es la empresa organizadora del Mundial de Motociclismo, falló a favor de las motos eléctricas, cuando este año se probaron unos ejemplares en circuito. Mientras transcurría la fecha del MotoGP en Austin, fueron Loris Capirossi y Carmelo Ezpeleta quienes evaluaron la Lightning LS-218. Sacaron dos conclusiones: por un lado, la velocidad (330km/h) y la potencia (200cv) eran satisfactorias; por el otro, la autonomía de la batería duró apenas dos vueltas.
En la actualidad, nadie en su sano juicio podría ver una carrera de dos vueltas, mucho menos una televisora negociar por los derechos para transmitirla. Aunque los organizadores parecen tener la solución a todos problemas. El primer campeonato se haría dentro del Mundial (es decir, en conjunto con el Moto3, Moto2 y MotoGP), asegurando visibilidad. La fecha estimada sería en 2019, lo que daría el tiempo suficiente para que se trabaje sobre la autonomía de las motos. Para hacerlo más interesante participarían 14 pilotos de MotoGP y 4 de Moto2, y el plan es que la categoría sea monomarca, para ahorrar gastos.

carreras-eléctricas-motogp-02

Intentos fallidos y acertados

Alrededor del globo existen (y existieron) diferentes competencias con motor propulsadas con motores eléctricos. No todas tuvieron buena suerte, el mejor ejemplo de esto es el eRoad Racing World Cup. Quien no lo recuerde, nació y murió en 2013, con más pena que gloria, ya que hasta el campeón pasó al olvido. En la otra vereda está la Moto Student, un campeonato que aún sobrevive. Aunque no tiene marketing en lo absoluto, porque compiten estudiantes universitarios con sus creaciones.
En la cúspide se ubica el TT Zero, que divide las aguas en el mítico TT de la Isla de Man. La competencia más antigua del motociclismo mundial tiene su sección especial desde 2010 con motos eléctricas. Las imágenes que dejan año tras año nos dejan sin aliento, por más que no tengan en sus venas el combustible sagrado.
Si las carreras de este tipo son el futuro rezamos para que sean como el TT Zero. Como muestra, Daley Mathieson y Dean Harrison nos regalaron una perfecta lucha por el tercer escalón del podio de la edición 2017, finalmente ganada por Harrison.

Les dejamos el vídeo para que disfruten:

[post_view]

Continuar Leyendo
Advertisement Ad Banner 300 x 300
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Equipamiento

Sotera Advanced, un casco con todas las luces

Otro casco inteligente y van… En esta oportunidad, el dispositivo fue ideado con una luz en la nuca. Funciona especialmente para evitar accidentes, dejando de ser solamente una protección.

Publicado

el

Para el diseñador Joe Doucet el casco debería cumplir otras tareas además de proteger la cabeza en caso de accidentes de tránsito. Por ello creó el Sotera Advanced Helmet, que tiene una luz de LED incorporada en la parte trasera abajo. Según declaró el inventor eso tiene una razón: “Las luces de la motocicleta son muy bajas sobre el suelo en comparación con otros vehículos. Sotera resuelve este problema poniendo la luz en la línea del ojo de otros conductores.”

Protege y evita

Esos dos podrían ser los pilares del Sotera Advanced Helmet, el nuevo casco inteligente que quiere un lugar en el mercado, como tantos otros que hemos visto pasar. El dispositivo funciona como cualquier otro en el caso de la protección, pero con su luz trasera ayuda a evitar posibles accidentes, al sumar para que el motociclista sea más visible en la calle.

Esta “tercera luz” como la llama Doucet no es para nada grotesca, de hecho es bastante estético, ya que sigue la línea natural del casco. Es porque no es un foco, sino que en realidad es un panel LED que ocupa toda la parte de la nuca, es decir, la trasera abajo.

Lo curioso es que no solo se prende, además cambia de color, y no por cualquier cosa. El tono en que brilla el panel trasero dependerá de la situación, por ejemplo, al frenar se iluminará en rojo. Por supuesto, el dispositivo mide la velocidad a la que vamos, con acelerómetros integrados en la parte superior.

Su funcionamiento resultar ser igual al de la tercera luz de freno que tienen incorporado todos los autos. Porque fue justamente eso lo que pensó Doucet, que el motociclista debería tener una luz más visible, para evitar más accidentes de tránsito.

El Sotera Advanced solamente viene en diseño tipo jet, aunque podría desarrollarse uno integral. Así como fue fabricado en kevlar y policarbonatos, con especial atención a que pueda absorber los impactos, como cualquier otro casco que no es inteligente. Además funciona con batería recargable, que puede cargarse a través de una entrada USB, y puede conectarse mientras la moto está en marcha (aunque vemos un poco inseguro hacer esto).

Sin dudas, el Sotera Advanced Helmet es uno de los cascos con mejor diseño que vimos en los últimos tiempos. La idea de agregar la luz es genial, pero sobre todo, la forma en que fue incorporada resulta perfecta a la vista. Es bastante futurista, pero no deja elementos que sobre salgan del casco y que podrían saltarse en caso de choque.

Continuar Leyendo

Consejos

Cambiar la cadena de la moto, ¿cuándo y cómo?

Elementos importantes si lo hay, la cadena de la motocicleta es clave, y llegará un momento en que tendremos que cambiarla. Cuándo se hace, cómo, y qué es mejor, trataremos de responder todas esas dudas.

Publicado

el

Navegando en internet nos encontramos con un accidente que le costó al motociclista varios huesos quebrados. Según informaban, la cadena de la moto estaba en malas condiciones, y terminó por causar un grave incidente, que podría haberle costado la vida al conductor.

Con esas palabras no hacemos más que mostrarles la relevancia de llevar bien colocada la cadena, además de tener una que todavía esté en buenas condiciones. Reemplazar la cadena siempre depende del uso que le damos a la motocicleta, si la cuidamos o la tenemos así no más. Para ver como limpiar y engrasar de la mejor manera la cadena podés leer nuestros consejos haciendo click acá.

¿Cuándo?

Usualmente se debe cambiar entre los 35.000 o 40.000 kilómetros, pero hay quienes pueden llegar a los 50.000 km sin necesidad de hacerlo, así como otros tuvieron que realizar el intercambio a los 20.000. Esto, como ya dijimos, depende de los cuidados y del uso. Si cuidamos bien la cadena, limpiando y engrasando cada 1.000km (o menos), posiblemente extenderemos su vida útil. También vale aclarar que si andamos mucho por calle de tierra tendremos que hacerle revisión antes de tiempo.

Pero además de ensuciarse, la cadena se desgasta (algunos lo llaman “se estira”, aunque no está del todo bien dicho). Con el paso de los km tenemos que revisar la tensión de la cadena, hasta que llegue un momento en que se desgaste por completo. Lo notaremos principalmente en el piñón y la corona, lo que es un aviso de cambio del kit entero de transmisión. Al igual que estarán deformados los dientes de algunos eslabones, algo que veremos si subimos la moto a un caballete y hacemos girar (despacio) la rueda trasera. Como serán desiguales no podremos encontrar el punto justo de tensión, y solo quedará decirle adiós a la cadena.

El kit completo

Piñón, corona y cadena, el tridente de la transmisión tiene que cambiarse al mismo tiempo. Algunos solamente suplantan la cadena, pero lo ideal es hacerlo de a tres. Por supuesto que la medida dependerá del modelo, y lo mejor es seguir la configuración de serie (a menos que sepamos muy bien lo que estamos haciendo).

Si conocemos perfectamente sobre el tema, podremos optar por realizar algunos toques, como sacar algunos dientes o agregarlos, para mejorar las prestaciones. Pero es (mucho muy) importante que no lo hagamos si no tenemos el conocimiento, porque podemos terminar empeorando el rendimiento de la moto.

Por dar un ejemplo: un piñón más grande, o una corona más chica, hacen que la máquina tenga más velocidad, pero al motor le va a costar más en primera marcha (es como si elevásemos la velocidad de arranque un nivel). Mientras que un piñón chico o una corona grande harán el efecto contrario.

Medidas ideales

Para esto deberemos leer atentamente lo que el fabricante dice, prestando especial atención a dos medidas: “Paso” y “Ancho Interior”. Posiblemente haya otras cifras nombradas, pero esas dos son las importantes. En una catalogación estándar, en la cadena habrá tres números, el primero es el paso, los otros dos el ancho interior. Ejemplo: una cadena 530 tiene un paso de 5/8 de pulgada (15,88 mm entre ejes) y 3/8 de pulgada de anchura interior (9,52 mm).

Además el fabricante nos dará otros datos como: el tipo de cadena, normal, reforzada o súper reforzada; el tipo de retenes interiores, redondos o X; y el número de perforaciones (una de 120 se cuenta como 60 perforaciones interiores y 60 exteriores). Con este último dato sabremos la longitud exacta de la pieza, así no tendremos que sacar o poner eslabones al momento de colocarla.

¿Cómo cambiarla?

Este es el paso más importante, y bien podemos obviarlo si es que no nos animamos a realizarlo. Pero si queremos podemos cambiar la cadena nosotros, siempre y cuando seamos hábiles. Si no estamos seguros, se puede probar unos metros, y en caso de que esté mal siempre tenemos la posibilidad de llevarlo a un taller mecánico.

Si vamos a hacerlo, lo principal es que contemos con las herramientas necesarias para el montaje: rompe (o corta) cadena y remachadora, además del cincel del tamaño correspondiente. Se pueden conseguir en cualquier lugar especializado, y también por internet.

Subimos la moto a un caballete de forma que quede arriba el eje trasero, para que la rueda esté floja. Sacamos la tapa del piñón, pero no retiramos las piezas. Para romper la cadena vieja, tendremos el mayor de los cuidados, porque podemos dañar otros elementos. Además lo mejor es que nosotros usemos la protección adecuada, porque pueden saltar algunas chispas.

Retiramos los pernos, y mientras sacamos la cadena vieja, enlazamos el eslabón de la nueva. Cuando esté colocada, medimos el largo, y usamos el tensor, tiene que quedar algo floja. Si la compramos del mismo tamaño no tendremos problemas, si no habrá que cortar ¡sin dañar los demás eslabones!

Antes de armarlo, hay que lubricar bien (seguramente vendrá con un sobre de lubricante), vamos a unirlo desde atrás, poniendo los retenes exteriores y la placa exterior. Con la remachadora acercamos la placa hasta la posición correcta (sin hacer presión), deformamos los extremos de la cadena y los remachamos igual que el resto de los eslabones. Con la cadena ya cerrada, reemplazaremos el piñón y la corona, con una llave dinamométrica, respetando las recomendaciones del fabricante.

Continuar Leyendo

Especiales

Ruby, la exquisita Triumph Bonneville por Tamarit Motorcycles

Las motocicletas preparadas nos encantan, y más cuando tienen un trabajo tan minucioso con un resultado así de deslumbrante, como es Ruby, una Triumph modificada por Tamarit Motorcycles.

Publicado

el

Esta Triumph Bonneville EFI del año 2008, llegó a Barcelona para desarmarse y volverse a construir, pero bajo el elegante nombre de Ruby. Los culpables de la criatura motorizada son los preparadores del taller español Tamarit Motorcycles, así como su dueño Javier. El motociclista catalán pidió expresamente una máquina que se adapte a su estilo de vida, y quedó enamorado al instante de su nueva compañera.

El brillo de la joya

Quizá el nombre elegido para la moto no haya sido por otra cosa que su exquisito diseño, que la vuelve tan preciada como una piedra preciosa. Pero lo cierto es que ni los creadores, ni el propietario explicaron su denominación. Aunque si salta a la vista la estética vintage, con terminaciones más que cuidadas por parte de sus preparadores.

Javier vive en las costas catalanas, y les dijo a los customizadores que necesitaba una compañera de dos ruedas. Ella debía encajar con sus constantes viajes, además de llevarlo por sus habituales paseos junto al mar. En principio iba a realizar una moto estilo Street Track, pero por suerte viraron hacia lo clásico/bobber para terminar construyendo la belleza que vemos en las fotos.

La base es una Triumph Bonneville EFI del año 2008, con motor de 800 cc repintado para la ocasión, un chasis reformado, y varias piezas añadidas cromadas. Lleva tapas laterales artesanales de hierro, con filtros de potencia K&N, amortiguadores con mayor inclinación, neumáticos Victory Vintage, y más. Sobresale como elemento exclusivo, el asiento separado, símil bicicleta, con la parte trasera flotante.

La Ruby de Tamarit Motorcycles se presentó en un showroom especial, pero antes la mostraron ante su dueño. No fue de una manera convencional, sino que lo hicieron sin previo aviso. Javier viajó hasta Elche (donde queda el taller de preparaciones), para estar en el evento. Los creadores de la máquina decidieron colocarla durante la noche en la recepción del hotel donde estaba el propietario, para que a la mañana siguiente se la encontrará de sorpresa.

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS