Seguinos en

Historias GDM

Vídeo: esta es la gran diferencia entre un amateur y un piloto

Este tipo de cosas pasan cuando un piloto rueda en pista con otros motociclistas, que por más moto que tengan, no tienen la preparación de un profesional.

Publicado

el

Este tipo de cosas pasan cuando un piloto rueda en pista con otros motociclistas, que por más moto que tengan, no tienen la preparación de un profesional.

Seguramente más de una vez mediste tu velocidad con otro motociclista, sea amigo o no. Si pudiste ser parte de alguna clínica de motos, o de un SBK Track Day, tuviste la oportunidad de correr en un circuito. Pero si nunca rodaste a la par de un piloto, este vídeo te va a dar una gran enseñanza.

Es común que en las clínicas de manejo se separe a los conductores por la cilindrada de motocicleta, y algunas veces por las capacidades o velocidades de cada uno. En este vídeo vemos un caso muy particular, porque uno de esos motociclistas le pasa el trapo a los demás.

La grabación es un on-board desde una Yamaha YZF-R6, y podemos disfrutar la manera en la que va pasando a todos los demás, como si fueran conos en el asfalto. El encargado de ir a tanta velocidad es un joven piloto francés de 20 años, Corentin Perolari.

Para los que no lo conocen, este chico fue campeón de la Yamaha YZF-125R Cup en 2012, luego corrió en la Red Bull Rookies Cup, más tarde en FIM CEV, y en el Mundial de Resistencia; hasta llegó a participar de algunas carreras de Moto2. Este año estuvo presente en el Campeonato del Mundo de Supersport (que se corre junto al WolrdSBK), y seguirá corriendo en 2019.

Con ese curriculum es de esperarse que haga este tipo de cosas cuando el resto de los pilotos en pista son amateurs.


[post_view]

Historias GDM

374 kilómetros en una Zanella para ver debutar a su hijo en la B Nacional

Alcides no quería perderse uno de los momentos más importantes en la carrera deportiva de su hijo. Por eso decidió tomar su Zanella y recorrer la Ruta Nacional 158, desde Morteros hasta Río Cuarto.

Publicado

el

Cuando se terminó la temporada 2018/2019 del fútbol argentino, Estudiantes de Río Cuarto salió campeón del Federal A; por esto lograron el soñado ascenso a la Primera Nacional, o B Nacional. Por supuesto, como todo equipo modesto, detrás hay muchas historias, como la del padre de Gastón Benavidez.

El anhelado debut

El fin de semana por fin llegaría la fecha señalada en el calendario, el comienzo del camino en una nueva divisional. Sería el debut de Estudiantes de Río Cuarto en la B Nacional, y por supuesto, el debut parte de su plantel. Entre los que se estrenarían en la categoría superior, está Gastón Benavidez, el número 4, y lateral derecho, uno de los jugadores más prometedores del equipo.

Toda la familia Benavidez vive en Morteros (San Justo, noreste de la provincia de Córdoba), pero Gastón hace 3 años que está jugando para el club de Río Cuarto. Lo contrataron cuando jugó contra ellos, y vestía la camiseta de Tiro Federal de Morteros, donde hizo las inferiores. Pero en Estudiantes fue donde más logros obtuvo, ascendiendo de Federal B al A, y ahora a B Nacional.

Hará su soñado debut con Temperley, y era imposible no ver a su padre, Alcides alentándolo en la tribuna. Su padre está orgulloso, porque él mismo le contagió el amor por el fútbol: “Yo no pude ser jugador profesional, así que está cumpliendo mi sueño… Uno revive muchas cosas. Estoy muy feliz”.

El hombre de 50 años tenía que viajar de alguna forma para asistir al partido, así que decidió tomar su Zanella RX 125. No le importó el recorrido de 374 kilómetros que separan Morteros de Río Cuarto, ni las horas que le llevaría hacer el camino en la Ruta 158. En total estuvo 5 horas y media viajando con su moto, con el objetivo de llegar para ver a Gastón jugar.

Alcides contó parte la historia de su hijo el futbolista: “Nosotros somos acá de Morteros. Mis cuatro hijos nacieron en esta localidad. Gastón llegaba del colegio y era todo el día la pelota contra la pared. Dale que va. Yo también soy lateral derecho, pero Gastón me pasó el plumero. Es bueno. Fue creciendo mucho, fue madurando. Uno es fanático de él. Un lateral derecho como él no hay dando vuelta. Hace diferencia en el mano a mano, tiene buena marca, buen salto, es tiempista. Vos pagás la entrada para ir a ver un lateral que juega al fútbol”.

Sobre el presente de este número 4, el orgulloso padre dice: “Lo veo bien a Estudiantes. Los chicos hace tres años que vienen jugando juntos, se conocen muy bien. A la mayoría siempre les dio para jugar en una categoría más arriba. Ojalá puedan andar bien y seguir creciendo”.

También dejó fotografiar su motocicleta, donde lleva la imagen de su hijo, ploteada en el tanque de combustible de la Zanella. Gracias a ella, este lateral derecho de la divisional súper senior de Morteros pudo cumplir con Gastón, y estará presente el día en que haga su debut en la B Nacional. Por este recorrido, en el club a Alcides ya lo conocen como “el loco de la moto”.

Continuar Leyendo

Historias GDM

Nueva caravana solidaria de motociclistas por el día del niño

Como cada año, los clubes de motociclistas argentinos, con el Kawaclub a la cabeza, realizarán tres caravanas para repartir juguetes a los niños. Serán el 17, 24 y 31 de agosto, conocé los detalles.

Publicado

el

Se calcula que unas 4.000 motos participarán de las tres jornadas de caravana solidaria, que se desarrollarán últimos fines de semana de agosto. Con motivo por el Día del Niño se juntarán juguetes y se llevarán a tres sitios distintos, uno por cada día. La primera movilización terminará en el Hospital Garraham, la segunda en el Hospital de Niños de San Justo, y la tercera en el Sor María Ludovica de La Plata.

Desde el Kawaclub se expresan con orgullo de sus numerosas caravanas solidarias para niños, que se cuenta por arriba de la docena. Para explicar por qué lo hacen exponen: “Vamos a llevar montones de juguetes a cientos de chicos que están en los hospitales de niños de CABA, San Justo y La Plata. Este día dejamos de mirarnos al ombligo al menos por un rato y TODA esa gente que nos cruzamos está allí con ese mismo fin. Como si esto fuera poco, mostramos a la sociedad que nos mira incrédulos del espectáculo que está viendo que nosotros, los denostados motociclistas, estamos haciendo algo que la mayoría de la gente jamás hizo ni hará… un acto de amor a un prójimo desconocido”.

No hay requisitos para asistir a la caravana, no hace falta ser miembro de ningún club de motociclistas, solamente hay que llevar juguetes para los chicos. Según explican, desde los hospitales piden que no sean bélicos, además deben ser nuevos y se excluye a los peluches, porque tienen ácaros que podrían afectar a los niños internados en hospitales. Si querés donar y no podés participar del trayecto completo, podés acercarte el sábado 17 de agosto, de 8:30 a 10 horas, y dejar tu donación en el Campo Argentino de Polo, sobre Avenida Libertador, entre Av. Dorrego y Ortega y Gasset.

Ese mismo día será la Caravana Solidaria del Kawaclub, con salida programada para las 10:00hs. El camino será el siguiente: Av. Del Libertador / Calle Cerrito / Acceso a Av. 9 de Julio/ Av. 9 de Julio / media vuelta al Obelisco / Av. 9 de Julio (hacia el norte) / Av. Santa Fe / Av. L. N. Alem / Av. De Mayo / Av. Jujuy / Av. Brasil / Av. Entre Rios / Av. J. De Garay / Pichincha / Parada en Casa Garrahan.

El domingo 25 de agosto, el Club de Motos Clásicas, junto al Kawaclub, harán una caravana al Hospital de Niños de San Justo. Mientras que el 31 de agosto, la visita será al al Sor María Ludovica de La Plata.

Desde el KawaClub resaltan: “si bien somos el Kawaclub, la convocatoria está abierta a todo tipo de motos, no importando marca, tipo o cilindrada”. Además agregan como dato importante: “Lo único que te pedimos es que vengas con casco y que tengas el seguro al día”.

Si querés estar al día con las noticias también podés sumarte al evento de Facebook: 14° Caravana Solidaria por el Día del Niño (2019)

Continuar Leyendo

Historias GDM

Unidos por el dolor y una causa solidaria

Dos motociclistas unidos por la tragedia de perder a una persona por culpa del cáncer, comenzaron una aventura en dos ruedas. Ambos recaudarán fondos para una organización que lucha contra la enfermedad.

Publicado

el

Josep Coll y Carles Capellades son dos españoles que empezaron sus travesías en moto con el objetivo de recaudar fondos para la investigación contra el cáncer. Ambos quieren juntar unos 24.000 euros para la Fundación Anita, una organización que busca encontrar la cura para el “Tumor de Células Germinales”. El dinero será destinado a la institución, para colaborar con el Hospital San Juan De Dios de Barcelona, donde intentan llevar a cabo un proyecto de musicoterapia para niños.

El inicio de todo

Desde siempre la madre de Josep Coll tenía la idea de viajar a Nueva Zelanda y la Polinesia Francesa, porque para ella esos lugares eran lo más cercano a un paraíso. Lamentablemente la mujer nunca consiguió conocer esos lugares, porque falleció de cáncer. Este deseo trunco motivó a su hijo para trazar la “Ruta al Paraíso”, cumpliendo el sueño de su mamá, y por supuesto, recaudando fondos para una buena causa.

La aventura de Josep comenzó en el cementerio de Sant Feliu de Guixols, como homenaje a su madre. De partió para visitar varios lugares del mundo, según señaló el propio motociclista estará en: Mongolia Japón, Vietnam, Camboya, Tailandia, Malasia, Singapur, Indonesia, Australia, Nueva Zelanda, y finalmente Bora Bora (Polinesia) para el año 2020.

Josep se encargó de publicitar su viaje a través de todas sus redes sociales, compartiendo el link directo al sitio donde se pueden realizar las donaciones (se puede ingresar a MiGranoDeArena.org). Entre quienes vieron estas publicaciones estuvo Carles Capellades, otro motociclista.

Este año, Carles perdió a su esposa Dolores, también a causa del cáncer. Lejos de caer en una depresión, el hombre se propuso completar el compromiso que le hizo a Dolores: subir en moto todos los puertos de los Alpes. Por lo tanto, este motociclista decidió unirse al proyecto de Josep, para recaudar fondos. Le pidió a sus contactos o a cualquier persona que viera las publicaciones que done 2€ por cada punto de los Alpes que él lograra subir (son 42 en total).

La Asociación Anita lleva el nombre de la hija de Carolina Amado y Fernando Sanchiz, que padeció de “Tumor de Células Germinales”, enfermedad que le costó la vida a muy temprana edad en 2014. Sus padres ahora quieren cumplir con el proyecto de musicoterapia a domicilio dentro del equipo de Paliativos pediátrico del Hospital San Juan De Dios de Barcelona.

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS