Conéctate con nosotros

Noticias

Novela por la venta de Zanella y la pelea con Motomel

Los apoderados de ambas empresas argentinas se enfrentan mediante acusaciones cruzadas, producto de la puja por la venta de Zanella. ¿Alguno tendrá la razón?

Publicado

el

La venta de las acciones de “La Marca País” parece que se extenderá bastante en el tiempo. Se podría suponer que sería una transición tranquila, pero los actores inmiscuidos en la puja terminaron en una pelea que tiene para rato. Las acusaciones de unos y otros están completando la mejor novela de dos ruedas del verano.

El inicio del conflicto

Después de la oficialización de la venta de acciones, los representantes de Zanella se dispusieron para elegir al siguiente dueño. Sin embargo, el 16 de diciembre, el Grupo La Emilia, apoderado de Motomel, denunció irregularidades en la futura transacción. Se presentaron ante el juzgado Civil Nº 4 de San Luis, declarando que habían ofrecido el doble del monto que pretendía pagar el posible comprador de las acciones.

Este hecho afectó la posible venta; según explicó a Cadena 3 Cecilia Fraire, vicepresidenta de Zanella: “Estamos en un proceso de venta de algunos de los activos de la compañía que, si bien los podemos vender solos, por estar la empresa pagando la última cuota del concurso, decidimos hacer la presentación y la solicitud de autorización al juez de nuestro concurso, lo cual nos fue aprobado, ya que teníamos una sola oferta para la adquisición de la marca”.

A lo que añadió: “Cuando estamos con el trámite iniciado y la autorización ya otorgada, aparece Motomel en el juzgado, sin tener parte y sin habernos presentado nunca una propuesta diciendo que compraban con más dinero. Formalmente nunca nos han hecho llegar una propuesta, cuando para comprar un bien de la empresa se tiene que dirigir a la compañía y no al juzgado”.

“Es una maniobra que sólo tiene como finalidad ensuciar, estorbar y entorpecer; especulamos que la finalidad es que la empresa quiebre, porque Zanella ha venido logrando mucha captación de mercado en estos últimos años, lamentablemente llegamos a esta situación porque hemos tenido que pagar este último año y medio, que tuvimos una caída muy fuerte de ventas, tasas de interés por crédito de alrededor del 100%”, continuó explicando Fraire, y remarcó: “Hoy tenemos alrededor de 110 empleados y estamos trabajando en San Luis y algo en Caseros”.

La solicitada de Zanella

En los primeros días de enero, la marca decidió dar un comunicado oficial, para aclarar la situación. En el mismo se acusa a Grupo La Emilia de “irrumpir sin legitimación alguna, en el expediente judicial del concurso preventivo de la empresa, intentando boicotear, obstaculizar, impedir y/o retrasar la disposición de ciertos activos que Zanella pretende gestionar en el legítimo uso de sus derechos y atribuciones, y en el marco de la libertad contractual y el derecho de propiedad, de raigambre y protección constitucional”.

A esto denuncia a Motomel de “inmiscuirse en una contratación privada entre partes, pretendiendo una suerte de proceso de mejoramiento de ofertas que no existe en el marco de un concurso preventivo, donde Zanella conserva la administración de sus bienes y es la única que puede decidir a quién vende”.

La respuesta no se hizo esperar

En diálogo con Telam Roberto Pagano, apoderado de la compañía, negó las acusaciones, pero además advirtió sobre “un posible vaciamiento empresario” de Zanella, al intentar vender tanto sus activos como sus marcas “a un valor muy inferior”. Y remarcó: “En lugar de estar enojados deberían valorar una propuesta superadora, a no ser que la venta de la marca sea un vaciamiento empresario, ya que se está aceptando un valor mucho menor de lo que Motomel está ofreciendo por la marca y uno de sus principales activos que es la planta de Caseros”.

Finalizó explicando que “no nos interesa la quiebra sino sus marcas y la continuidad en San Luis de la operatoria de la planta y sus trabajadores”, y destacó que “el concurso preventivo es de orden público, con intereses no sólo del deudor sino todos los acreedores y la comunidad en este caso la de San Luis”.

Por su parte, Fernando Arean, director de Finanzas de Motomel, declaró a Ámbito: “Ratificamos en todo nuestra posición de oferta en el marco del concurso. La oferta es transparente y claramente superior a la otra. Las conjeturas que haga Zanella son de ellos y no nos vamos a hacer cargo. Nuestras presentaciones son todas a derecho y no tenemos injerencia alguna en la situación en la que se encuentra Zanella”.

Además añadió: “Lo llamativo es que Zanella puede recibir el doble de dinero, no lo hace e irónicamente dicen que eso los lleva a la quiebra. Es bastante particular. Si nuestras propuestas son improcedentes lo tiene que determinar la Justicia. Estando Zanella concursada tenemos derecho a hacer una presentación”.

¿Cómo seguirá la pelea? ¿Quién se quedará con la marca? Lo sabremos en el próximo capítulo de esta novela.

Seguir leyendo
1 Comment

1 Comment

  1. Daniel

    15 enero, 2020 at 1:29 pm

    Zanella en diciembre puso en remate motos, cuatriciclos, equipos electrogenos etc, durante dos dias, yo compre una moto y tuve que poner el 10% del vehiculo mas iva mas la comision del rematador y asi todos los que fuimos a la subasta, resulta que despues el 90% de lo subastado por zanella fue rechazado por la empresa y nunca supe por que, en otras palabras, nos boludearon a todos, nos hicieron perder tiempo y guita porque yo cambie unos dolares para pagar la moto y la diferencia que perdi no me la va a dar nadie, los de zanella son flor de truchos me parece

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250