Conéctate con nosotros

Especiales

Según un estudio, el motociclista es “el actor vial más temido”

Un informe, elaborada por una compañía de seguros y analizada por un grupo de antropólogos viales, señala que los motociclistas son los más temidos, y quienes más caos generan en el tránsito.

Publicado

el

Se llevó a cabo un estudio sobre la autopercepción de los argentinos como actores viales, se encuestaron 513 personas, divididas en 4 segmentos: conductores de autos, motos, ciclistas o peatones, sobre un rango etario de 18-50 años en hombres y mujeres. El estudio fue relevado y luego analizado por el grupo de especialistas. Según el mismo, el 90 % de los participantes consideró que los argentinos “manejan mal o muy mal”, sin embargo no admiten sus fallas al conducir. Por su parte, los motociclistas son los “más riesgos”, al mismo tiempo que son los que mejores se autoperciben.

Pablo Wright, antropólogo vial y miembro de Culturalia (los encargados del análisis), explicó el estudio: “La forma en que nos conducimos como usuarios de la vía pública es algo aprendido en un marco socio-histórico y estatal dado que, en nuestro caso, es el argentino”.

Autopercepción y percepción de los otros

El informe concluye, entre otros puntos, que:

  • El motociclista es “el actor vial más temido por todos, el que más casos y riesgos provoca en el tránsito”; se opinó que “pasan por donde quieren, incluso cuando estás doblando”. Al tiempo que aclara que “es el que mejor percepción tiene de sí mismo”; además acusan a automovilistas, colectiveros y demás que “no les importan los vehículos de tamaño menor» y “se creen superiores por estar arriba de un auto y andan siempre apurados», los cuestionan.
  • El ciclista “es el menos temido, pero el que porta mayor riesgo”, por no utilizar elementos de seguridad, así como por circular en espacios no autorizados, por ejemplo veredas y caminos por fuera de las bicisendas.
  • El automovilista, de todos los encuestados, “es el único que alcanza altos niveles de temor hacia sí mismo”, porque considera que existe un “fuerte cuestionamiento entre ellos”.
  • El peatón, por último, “se siente amenazado por todo lo que lleve ruedas”, aunque sus actitudes “representan una amenaza en especial para quienes circulan en dos ruedas”. Mientras que, cuando los otros actores perciben que el peatón se maneja incorrectamente, en lugar de aumentar la prudencia, los avasallan.

Otros datos arrojados

Según el informe el 90% de los encuestados cree que los argentinos manejan mal, al mismo tiempo que le echan la culpa al otro en caso de un incidente de tránsito. Porque no miden con la misma los errores propios y los ajenos, tal como se explica: “Observamos que aparecen espacios viales donde los actores seleccionados parecían no sentirse parte de un sistema de interacciones viales pautadas por las normas, o sea, parte de un juego colectivo, sino, por el contrario, como hechos individuales desgajados de todo contexto mayor. Y en este marco, la culpa la tienen siempre los ‘otros’, como una entidad asocial y anónima que amenaza nuestros desplazamientos viales”.

  • El uso del cinturón: el 15% piensa que no es necesario su uso todo el tiempo; es decir, depende por donde se transita (calle, avenida o ruta), y la distancia del trayecto. En autopistas y rutas el uso aumenta al 90%; solo un 50% exige colocarlo el asiento trasero.
  • El uso del casco: un 96% consideró que “salva vidas”, pero el 37% opina que es prescindible para los ciclistas, y más de un 15% lo considera innecesario.
    Consumo de alcohol: el 25% se mostró flexibilidad, “no pasa nada si tomás unos tragos antes de manejar”. Sin embargo, el 96% dijo que quien “maneja alcoholizado se pone en riesgo a sí mismo y a terceros”.
  • El uso del celular: “automovilistas un 67% asume que lo usa, y dentro de quienes lo utilizan, 11% para redes, 32% para hablar, 47% para ver apps de mensajería, 55% para escuchar música y 71% como GPS”. Mientras que un 50% de los motociclistas dijo desatender el entorno para mirar el dispositivo en los semáforos, el 33% se mantiene disponible a sus contactos mientras circula por las calles.

Para concluir, Wright considera: “A partir del conocimiento de estas prácticas viales y sus sentidos, que esta encuesta contribuye a visibilizar, podrán ser modificadas a partir de acciones pedagógicas tanto por parte del estado como del sector privado”. Y finaliza haciendo un paralelismo: “Así como se pudo transformar la conducta de los fumadores -compara-, es posible hacer que la gente tome conciencia y que se genera una responsabilidad colectiva en materia vial”.

Fotos: Luciano Thieberger
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250