Conéctate con nosotros

Especiales

XSR700: La Yamaha con espíritu ochentoso

La gente de Cafe Racer SSpirit se inspiró en tiempos pasados para definir las líneas de una de sus últimas creaciones, una Yamaha XSR700 que hace reminiscencia a los años ochenta.

Publicado

el

La gente de Cafe Racer SSpirit se inspiró en tiempos pasados para definir las líneas de una de sus últimas creaciones, una Yamaha XSR700 que hace reminiscencia a los años ochenta.

Realizada para las exposiciones de este año, especialmente para el Wheels & Waves y el Motorbeach, esta máquina tiene la venia de la casa de los tres diapasones. Es que la moto que hicieron los mecánicos españoles de SSpirit se encuentra dentro del reconocido programa Proyecto Yard Built, que lleva adelante la marca japonesa. También es por ello que el ejemplar se mostró en los eventos mencionados.

La metamorfosis de la moto

Partieron de la base de una Yamaha XSR700 y la transformaron pensando en las líneas estéticas de las TZ de competición, aquellas dos ruedas que corrían en la década del 80. Eso mismo fue lo que aclararon las tres mentes detrás de la obra, Juan Carlos, Hugo y Juan Pablo, que intentaron revivir ese espíritu en su taller de San Sebastián.

yamaha-xsr700-sspirit-02

El cambio que podían hacer sobre la moto solamente tenía una pauta, no cortar o soltar; puesto que esa es la premisa de Yard Built, el programa de personalización que tiene Yamaha en España. Partiendo de esa prohibición pusieron su imaginación a volar y sus manos a trabajar, pensando siempre en recrear un ejemplar con aires retro.

Primero despojaron a la máquina de todos sus elementos, para así comenzar a colocar lo que ellos querían. Se realizaron mediante la ayuda de Tumaker (expertos en impresiones 3D) el colín, las tapas laterales y el cubre depósito. Por otro lado, las llantas fueron encargadas a la gente de Grabolaser, que se lucieron con el estilo lenticular, así como también hicieron los protectores metálicos del radiador.

El sistema de escape estuvo a cargo de Exan; mientras que Rizoma aportó algunos detalles como las luces y las manetas; desde Hagon llegó el nuevo amortiguador trasero. Otros elementos fueron donados de otras motos, como el guardabarros delantero, que es de una Yamaha XV750 (de 1982); y las aletas de refrigeración del motor que son de una XVS650 Dragstar. Para terminar de completar el espíritu antiguo, dieron vuelta el manillar que viene de serie.

[post_view]

Seguir leyendo
Haz clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250