Seguinos en

Especiales

YamaDuci: la perfecta unión entre dos marcas

El customizador de Augment Motorworks decidió crear una máquina partiendo de partes de una Yamaha y una Ducati, por supuesto juntó los nombres también para darle el nombre “YamaDuci”.

Publicado

el

Hace pocos años Nicholas Acosta abrió su propio taller de personalizaciones, en Toronto, Estados Unidos; pero en ese breve tiempo ya ha sabido llamar la atención de los medios especializados. Una de sus creaciones, una café racer, es el resultado de la unión entre una Yamaha Virago y una Ducati 1098. La “YamaDuci” luce exquisita, con una línea de diseño muy sencilla, colores sobrios y un motor de los 80’s que fue revisado por completo.

Los detalles de la YamaDuci

Esta historia comenzó con un cliente que llegó al taller de Augment Motorworks después de haber tenido una mala experiencia en otro sitio. Así es como Nick debió trabajar sobre dos motos desarmadas, una Yamaha Virago XV920 y una Ducati 1098, más alguna otra pieza como el tanque de combustible de una Benelli. Además de todo esto, tenía un presupuesto acotado para completar la máquina.

“Decidí hacerlo funcional con las piezas que tenía disponibles y crear una V-twin street que fuera cómoda de conducir, se viera genial, tuviera una suspensión y una mejora de los frenos increíbles, y se manejara bien”, comentó el customizador en una entrevista con BikeBound.

El motor de la YamaDuci es el de la XV920, fue revisado y puesto a punto para optimizar su rendimiento, así como aumentar la potencia y el torque, aunque no se han declarado las nuevas prestaciones. Para mejorar el bicilíndrico se incluyó un kit electrónico Dynojet, filtro nuevo K&N, y se cambiaron los piñones. Como para completar, se construyó un nuevo sistema de escape 2-1 y se le dio un sonido diferente al original.

En la parte ciclo se modificó la configuración del chasis y de las suspensiones para que todo encaje, además hubo que agregar lugar para el sistema eléctrico. Así es que la máquina lleva un nuevo basculante, horquillas Showa, y monoamortiguador trasero, estos dos últimos heredados de la Ducati. También de la moto italiana toma las llantas ligeras forjadas marca Marchesini. Estos cambios fueron claves para reducir el peso de la YamaDuci y facilitar su maniobrabilidad.

“Comparada con la XV920 original de 1982, es una máquina completamente diferente: la vieja es una cruiser más pesada, mientras que ésta es ágil, liviana, mezcla de clásico y moderno”, destacó Nicholas sobre su café racer, mix de Yamaha y Ducati.

Fuente: Bikebound 

Especiales

El sistema que podría sentar las bases para las motos autónomas

La empresa Intellias presentó un interesante sistema de auto equilibrio que podría sentar las bases para futuras motos que se conduzcan solas. Te contamos de qué se trata.

Publicado

el

Intellias es una marca ucraniana especializada en tecnología, durante el CES de Las Vegas presentó un sistema para motocicletas bastante interesante. Se trata de un asistente para lograr que el vehículo se mantenga en perfecto equilibrio, y podría ser el inicio de un gran cambio en el mundo de las dos ruedas.

¿Por qué es especial?

Si bien es cierto que no es el primer sistema para lograr que una moto quede parada, si tiene un punto importante. Por ejemplo, Yamaha y Honda le han mostrado al mundo sus respectivos dispositivos de “auto equilibrio”. La diferencia con el sistema de Intellias es que este fue creado por una firma que no será el fabricante principal. Esto quiere decir que esta empresa podrá trabajar en conjunto y desarrollar el sistema con varias marcas a la vez.

¿Cómo funciona el sistema?

Al igual que otros parecidos, este sistema se conforma por varios sensores distribuidos por toda la moto. Los mismos detectan los ángulos de inclinación, la velocidad y demás datos, que son recabados para adelantarse a cualquier posible accidente. Al prever los movimientos de la motocicleta, el sistema puede mover el manillar para estabilizar el vehículo, facilitando las maniobras a conductores inexpertos o incluso manejando de forma autónoma.

El sistema de Intellias se ha presentado y está abierto para desarrollarse de la mano de cualquier marca de la industria. Además la firma ya tiene un currículum conocido, dado que ha trabajado en conjunto con empresas como KIA, LG, o Siemens. Dicho esto, vale aclarar que si el sistema sigue su desarrollo podría adelantar grandes pasos en el camino de las motos autónomas o sin conductor.

Continuar Leyendo

Especiales

¿Cuánto vale la marca Vespa?

La firma de scooters italiana alcanzó cifras récord en 2021 y la valuación de sus activos subió tanto que marcó un hito para la fábrica. Conocé en cuánto está valuada Vespa.

Publicado

el

En 2021 Vespa cumplió 75 años de historia como una marca que ha traspasado la barrera del mundo de las dos ruedas para convertirse en un ícono de la moda y un estilo de vida para muchos. Tamaño estatus ha llevado a la firma a ser el activo más importante dentro de Grupo Piaggio, habiendo vendido más de 19 millones de unidades desde 1946.

Justamente el grupo empresario inició un estudio de valuación, para saber cuál era el valor estimado de la marca. Interbrand fue la consultora encargada de llevar a cabo la tarea, y después de investigar los datos en los 10 mercados principales de Vespa llegaron a una cifra. El ícono italiano tiene un valor económico de 906 millones de euros, un número que sorprende.

Como una explicación al valor de la marca, Michele Colaninno, Director General de Estrategia, Producto e Innovación del Grupo Piaggio, destacó: “Vespa es mucho más que una marca de movilidad; simboliza el arte, el diseño, la tecnología y la diversión. Vespa es un icono de estilo: su singularidad la convierte en una de las marcas más admiradas y deseadas, perteneciente tanto al espacio premium como a las marcas de moda y estilo de vida”.

Mientras que Manfredi Ricca, Director de Estrategia Global de Interbrand destacó que “El término ‘icónico’ se usa en exceso, pero en realidad no hay otra manera de definir esta marca. Vespa es una marca histórica y está en constante evolución; es profundamente italiano y amado en todo el mundo; es premium e inclusivo”.

Fuente: Visordown.com

Continuar Leyendo

Especiales

Honda Motocompo: el pequeño gran fracaso de la marca del ala

En los 80, la fábrica japonesa presentó una moto plegable que solucionaría los problemas de movilidad urbana, pero que terminó como uno de sus grandes fracasos. Conocé su historia.

Publicado

el

Algún desprevenido puede pensar que los problemas de tráfico nacieron hace una década o poco más, pero la realidad nos dice otra cosa. Japón ha sufrido de embotellamientos desde antes de la década del 80, por eso en aquellos años ya se buscaban soluciones a la movilidad urbana.

Honda fue una de las tantas fábricas que se preocupó por llevar al mercado vehículos que faciliten el tránsito en las grandes ciudades. Después de años de desarrollo presentaron al público una moto de tamaño pequeño y plegable, que algunos podrían catalogar como “la madre de los monopatines eléctricos”.

La solución: Honda Motocompo

Honda no solamente creó este vehículo, también desarrolló un plan para que pueda venderse, ya que venía como compañero del Honda City, un auto chico pero útil para los usuarios. El gancho era que la Motocompo podía entrar perfectamente en el baúl de este coche, por lo tanto podían comprar juntos. La idea era que el usuario iría en auto hasta un punto, donde el vehículo quedaría estacionado. Allí el conductor sacaría su Motocompo para seguir su camino en la ciudad, para poder hacer frente al tráfico de la mejor manera.

 

La minimoto tenía apenas 1.19 metros de largo, 0.53 de ancho y 0.91 de alto; pero después de plegar el manillar, el asiento y los pedales el tamaño de la Motocompo cambiaba, su largo quedaba igual, el ancho quedaba de 0.24m y el alto de 0.54. Lo que sí, su peso era de 45 kilos, así que quizá no fuese tan fácil de sacar del baúl de un coche.

La Motocompo utilizaba un motor monocilíndrico 2T de 49 cc, con refrigeración por aire, funcionaba con embrague automático y arranque a patada. El propulsor generaba una potencia de 2.5 cv a 4000 revoluciones; la velocidad máxima era de 30 km/h. Tenía un tanque de combustible de 2.2 litros y según los datos oficiales el consumo era de 1.5 l cada 100 km.

Honda había pronosticado vender 8.000 unidades de City y 10.000 de Motocompo al mes. Lamentablemente, entre 1981 y 1983 la pequeña moto vendió 53.369 ejemplares, es decir menos de 1.500 en promedio mensual en tres años. Quizá la idea no era tan buena, o tal vez no era el momento de lanzar un vehículo así, pero lo cierto es que esta minimoto sentó un precedente.

Sin dudas, la posta de este vehículo la tomaron los monopatines eléctricos, que básicamente tienen una línea muy parecida. Sin embargo, hace unos diez años atrás Honda presentó un concept actualizado del modelo, con motor eléctrico, y en 2020 renovó la patente del nombre “Motocompacto”. ¿La Motocompo volverá al mercado?

Continuar Leyendo
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250

LAS MÁS LEIDAS