Seguinos en

Historias GDM

El fotógrafo que viaja por el mundo en moto

Walter Astrada comenzó en 2015 a recorrer distintos países en una Royal Enfield, aunque desde hace años su vida es viajar y tomar fotografías. Además fue distinguido tres veces con el prestigioso premio World Press Photo.

Publicado

el

Walter Astrada comenzó en 2015 a recorrer distintos países en una Royal Enfield, aunque desde hace años su vida es viajar y tomar fotografías. Además fue distinguido tres veces con el prestigioso premio World Press Photo.

Este argentino viajero lleva poco equipaje, sabe que es fundamental para moverse por el mundo. Sus objetos más valisos son sus dos cámaras y tres lentes, con los que capta las mejores imágenes. Por supuesto, las comparte en redes sociales, pero también hace postales con las impactantes fotos, para conseguir dinero y seguir su camino.

Ya recorrió América, Europa, Asia y Oceanía, haciendo en total más de 120.000 kilómetros. Conociendo así miles de lugares y personas, que retrata con su lente de artista. En Haití fue donde descubrió a la moto como su medio de transporte predilecto, con la idea de comenzar a moverse por el mundo como mochilero.

674 Fotógrafo Viaje 01

Su primer recorrido fue algo así como una práctica, yendo por los Pirineos de España, país donde Walter estaba radicado. “Y ahí empecé a concretar la idea, averiguar qué papeles y visas necesitaba, definir la ruta, leer blogs para ver qué había en cada país y cómo llegar a los lugares. Seguí practicando con la moto, juntando plata, y así estuve dos años.”

Además debió operarse de los ligamentos de la rodilla, y durante su recuperación comenzó a mentalizarse en el proyecto que lo llevaría a su extenso viaje. “Solo sabía que no quería hacer noticias duras. Cuando empecé a viajar dejaba la moto, salía a caminar y lo que encontraba lo iba fotografiando. En algunos lugares he hecho pequeños reportajes, paso un día trabajando un tema.”

Resultado de imagen para Walter Astrada

Cuenta que en Indonesia fue “la única vez del viaje que dejé de ser motoquero y fui fotógrafo completamente.” Ya que se quedó 20 días haciendo un reportaje sobre los funerales en ese país, “contacté familias que me dejaran fotografiar; son funerales abiertos, hay matanzas de búfalos.”

Cuando llegó a la Argentina, no quiso jugar de local “que hacía 20 años que no iba, tenía la idea de fotografiarla como si fuera un turista.” Porque su objetivo es tomar momentos donde no haya tragedias o violencias, lo que no sale en noticias. Mientras que explica que ahora empezó otro proyecto retratar “los bichos muertos en la carretera, que hay muchos porque pasan muchos camiones. Le estoy buscando la parte periodística. Pero eso es paralelo al viaje. Está bueno porque tengo varias cosas dando vueltas, y hago las fotos y las distribuyo entre esos proyectos.”

Resultado de imagen para Walter Astrada

También en el camino dicta talleres, mostrando sus fotografías de “actividades locales tradicionales, celebraciones, más que monumentos o lugares turísticos”. “A veces en lugares que has leído pero nunca has estado te da como una sensación de triunfo, de llegar a donde soñaste. En Mongolia imaginaba cómo era hace 500, 1000, 3000 años. Pero eso también me pasaba cuando trabajaba de fotógrafo. Sos privilegiado por estar en esos lugares. Hay veces que no necesito hacer fotos, ya con estar ahí y la experiencia me alcanza.”

Estos días se encuentra en Montevideo, pero pronto emprenderá viaje hacía Asunción, y luego irá rumbo a Tucumán. En la provincia norteña participará en una bienal de fotografía, donde mostrará sus últimos trabajos.

[post_view]

Continuar Leyendo
Advertisement Ad Banner 300 x 300
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Historias GDM

Vídeo: esta es la gran diferencia entre un amateur y un piloto

Este tipo de cosas pasan cuando un piloto rueda en pista con otros motociclistas, que por más moto que tengan, no tienen la preparación de un profesional.

Publicado

el

Este tipo de cosas pasan cuando un piloto rueda en pista con otros motociclistas, que por más moto que tengan, no tienen la preparación de un profesional.

Seguramente más de una vez mediste tu velocidad con otro motociclista, sea amigo o no. Si pudiste ser parte de alguna clínica de motos, o de un SBK Track Day, tuviste la oportunidad de correr en un circuito. Pero si nunca rodaste a la par de un piloto, este vídeo te va a dar una gran enseñanza.

Es común que en las clínicas de manejo se separe a los conductores por la cilindrada de motocicleta, y algunas veces por las capacidades o velocidades de cada uno. En este vídeo vemos un caso muy particular, porque uno de esos motociclistas le pasa el trapo a los demás.

La grabación es un on-board desde una Yamaha YZF-R6, y podemos disfrutar la manera en la que va pasando a todos los demás, como si fueran conos en el asfalto. El encargado de ir a tanta velocidad es un joven piloto francés de 20 años, Corentin Perolari.

Para los que no lo conocen, este chico fue campeón de la Yamaha YZF-125R Cup en 2012, luego corrió en la Red Bull Rookies Cup, más tarde en FIM CEV, y en el Mundial de Resistencia; hasta llegó a participar de algunas carreras de Moto2. Este año estuvo presente en el Campeonato del Mundo de Supersport (que se corre junto al WolrdSBK), y seguirá corriendo en 2019.

Con ese curriculum es de esperarse que haga este tipo de cosas cuando el resto de los pilotos en pista son amateurs.


[post_view]

Continuar Leyendo

Historias GDM

Tres amigos y un increíble viaje de Argentina a Alaska

Un grupo de amigos logró cumplir el viaje de sus sueños donde unieron Argentina con Alaska en moto. La travesía duró tres meses y medio y estuvo llena de aventuras.

Publicado

el

El grupo era más grande pero solo tres llegaron hasta el final del viaje. Uno se volvió en avión, porque tenía compromisos, y los otros hicieron el regreso también sobre dos ruedas. Entre los tres que llegaron se encuentra Duilio Garanzini quien detalló la odisea en Cadena 3: “Atravesamos 14 países. Lo bueno es que no tenés un plan diario; se va haciendo sobre la marcha. Uno tiene una ruta predeterminada, pero se varía de acuerdo al recorrido, a la gente que vas conociendo”.

Y agregó: “Uno estudia mucho antes de salir, pero cuando lo hacés hay muchas cosas por conocer. Había días que teníamos 400 o 500 kilómetros, y otros que hacíamos 15 o 20, y paseábamos y conocíamos una ciudad o montaña. No teníamos un plan elaborado”.

Así mismo, precisó que para abaratar costos durmieron en algunas ocasiones en carpa.

viaje-amigos2

“Se necesitan ganas, determinación. El dinero es importante, pero son más importante las ganas de hacerlo. Se requiere poca preparación. Uno se va acostumbrando a hacer grandes distancias sin problemas”, afirmó.

viaje-amigos

Por último, Duilio relató el día de la llegada: “Para llegar a Alaska tardamos tres meses y medio, 112 o 113 días. El 113 tocamos por primera vez Alaska, en un pueblo muy chico. Después entramos a Canadá y en el día 116 entramos a la parte más grande del estado de Alaska”.

[post_view]

Continuar Leyendo

Historias GDM

Vídeo: Increíble salto de Bradley O’Neal en el desierto

Los trucos en motos son complicados y en medio de la arena pueden ser más complicados aún. Pero si le agregamos una duna gigante y un paracaídas, pocos se animarían.

Publicado

el

Los trucos en motos son complicados y en medio de la arena pueden ser más complicados aún. Pero si le agregamos una duna gigante y un paracaídas, pocos se animarían.

Debemos decir que esta no es la primera vez que Bradley O’Neal hace un truco increíble sobre su moto. Reconocido stuntman, en sus cuentas en las redes sociales podemos ver vídeos de todo tipo, y fotos geniales. Hace unos días subió su novísima proeza, otra vez reinventando el salto base.

Para quienes no saben qué es eso último pasamos a explicarse: El salto base tiene su origen en el paracaidismo, pero se ejecuta distinto. Porque se salta al vacío desde objetos fijos, y sin una velocidad inicial, para aterrizar usando paracaídas. Se realiza desde edificios, puentes, riscos, o demás.

Después de educar un poco, seguimos hablando del vídeo que traemos en esta nota. Su protagonista, Bradley O’Neal, es todo un experto, tanto en freestyle sobre ruedas como en salto base. Una vez más vuelve a unir las dos disciplinas, algo que lo transforma en un pionero de esta nueva “categoría”.

Ahora se animó a usar saltar desde una duna gigante con su motocicleta, para luego caer (y la máquina también) con un paracaídas. Aunque no todo fue color de rosa, ya que Bradley tuvo algunos problemas en el primer salto, y debió realizarlo luego con una moto prestada, como comentó en su cuenta de Instagram.

Si más que decirles, disfruten de la increíble experiencia de Bradley (pero no lo imiten)


[post_view]

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS