Seguinos en

Equipamiento

¿Cómo se fabrica un casco?

El elemento fundamental de protección cuando se anda en moto es el casco, y si bien lo vemos en todos lados nunca pensamos cómo se hacen. Desde el diseño hasta la homologación, hay un complejo proceso.

Publicado

el

El elemento fundamental de protección cuando se anda en moto es el casco, y si bien lo vemos en todos lados nunca pensamos cómo se hacen. Desde el diseño hasta la homologación, hay un complejo proceso.

El casco se fabrica siguiendo estrictas normas de seguridad, parte de un boceto que luego se desarrolla, para después ser probado. Los diseños como vemos siempre pueden ser de lo más diferentes, pero siempre tienen tres partes fundamentales: el armazón externo (es lo de afuera y que está más decorado), el interno (siempre de polietileno expandido o EPS) y el acolchado que vemos por dentro. Una vez terminado se someterá a diferentes pruebas para ver si es seguro, esto siempre varía según en el país en que se fabrique.

El desarrollo y fabricación

Primero se realiza el diseño, mediante programas de computadoras, donde se hacen los bocetos en 3D, sin estilo alguno. Luego se hace un símil casco en arcilla o algún material parecido, con él se podrán ir cambiando algunos aspectos si se quiere. En paralelo se definen todos los elementos que lo formarán (el material, la almohadilla interna, la pantalla y demás).

Lo que se fabrica primeramente es el armazón externo. La manera más “fácil y rápida” es colocándolas en un molde de policarbonato. Allí estarán en condiciones de presión y temperatura controladas, para que se formen capas superpuestas de alta resistencia. Se dejará reposar hasta que estén sólidas y se pasará al lijado y cortado, donde se harán los agujeros para la visera, las correas y las tomas de aire. En este punto también se dará el tamaño del casco, ya que se amoldará según la talla que se quiera lograr.

Para esa parte del casco se puede usar policarbonato, fibra de vidrio, Kevlar (o fibra de aramida) y fibra de carbono. Por supuesto que esos elementos se mezclan, no se usa uno nada más. La resistencia del casco no sólo dependerá del material, sino también de cuantas capas de tejido tiene. Ese número debe ser suficiente para ser seguro, pero no demasiado como para hacerlo pesado.

Luego se formará la parte interna de EPS, que puede ser de diferente densidad. Eso se delimita según el uso que se le dará al casco, así el polietileno podrá absorber correctamente el impacto, sin que pase a nuestra cabeza.

Después entra el acolchado que puede ser desmontable, usualmente se fabrica con tejidos antialérgicos y antibacterianos. También se colocarán la pantalla exterior, la correa, las tomas de ventilación y demás elementos. Todo esto en un orden establecido con anterioridad.

Cómo llega a venderse

Primero que nada se realizan cascos de prueba, es decir, un reducido número para ser probados. Estos no tendrán estilo alguno, si no que serán simplemente prototipos. Una vez comprobado en un laboratorio que resisten se pasa a ponerles la decoración correspondiente y luego a fabricarlos en serie.

Para la homologación se someterán a diferentes pruebas en el IRAM (Instituto Argentino de Normalización y Certificación) y deberán tener el CHAS (Certificado de Homologación de Autopartes y/o elementos de seguridad).

Te dejamos tres ejemplos de cómo trabajan algunas marcas:

SHOEI

HJC

NOLAN

[post_view]

Equipamiento

Un escáner para saber el estado del casco

Muchas veces los cascos sufren daños que no se ven a simple vista, entonces ¿no sería ideal poder hacer un test para saber si están dañados?

Publicado

el

Cualquiera que haya comprado un casco sabe sobre la calidad de cada marca y modelo. Como también todo motociclista debería saber cuándo cambiar esa pieza si es que ya ha pasado su cuarto de hora. Pero no todos tienen muy en claro cuando un casco termina su vida útil.

Por supuesto, si el casco sufrió un golpe fuerte y tiene roturas visibles es mejor reemplazarlo, o si tiene muchos años de uso también será mejor dejarlo. Sin embargo, algunas veces los daños en el casco no se ven aunque sí existen, saberlo se hace imposible, o casi.

Para eso se ha fabricado The Helmet Inspection Company, una empresa británica que puede decirte si tu casco está en buen estado o no. Lamentablemente para nosotros, solamente presta sus servicios en el Reino Unido, donde cobran 40 libras por un escaneo completo. El precio puede parecer caro, pero no lo es si se lo compara con el costo de comprar un casco nuevo tope de gama.

“Todos nos dijeron que una vez que se cae un casco, sin importar desde qué altura, debe ser reemplazado, pero no podía creer que no hubiera una manera de examinar el caparazón para ver si había sufrido algún daño”, contó el creador del escáner Martin Slowey a MCN.

En base a esa idea fue que Martin empezó a investigar para saber cómo podría testear un casco; así llegó hasta la holografía, para comenzar a desarrollar el escáner. “Implica el uso de un láser para crear una imagen holográfica en 3D del casco desde múltiples puntos de inspección”, explicó y continúo: “Luego nos movemos alrededor del casco agregando una pequeña cantidad de calor, solo un par de grados, a la superficie. En áreas donde hay un defecto, el calor hará que el compuesto se expanda y se contraiga a un ritmo diferente al resto de la cáscara”.

Según lo que detallan, es una tecnología que se utiliza para conocer el estado de submarinos, botes salvavidas, aeronaves y demás; esta es la primera vez que se usa para cascos de motos. Puede servir para saber si el mismo está dañado, así como también extender la vida útil, ya que Martin ha comentado que testearon cascos de ocho años “y los aprobamos como aptos para usar porque el escaneo no mostró defectos en la carcasa”.

Ojalá que puedan expandir esta tecnología a más países, porque cualquier motociclista debería poder comprobar el estado de su casco. Además de ahorrarse comprar uno nuevo, sirve para saber que ese casco todavía cumple su función de brindar protección al usuario.

Fuente: Motorcyclenews.com

Continuar Leyendo

Equipamiento

La realidad aumentada de Aegis Rider AG

Una marca suiza busca crear el casco del futuro más eficiente y seguro de la industria. La clásica protección que suma un visor digital interior con información importante. Conocé más sobre el proyecto.

Publicado

el

En más de una ocasión hemos mostrado lo que podrían ser los cascos en un futuro no muy lejano. Además de brindar la seguridad de siempre, distintos proyectos apuntan a sumar en el casco información importante para el motociclista. Entre tantos, la firma suiza Aegis Rider AG ha mostrado su idea para añadir esta realidad aumentada de la manera más eficiente.

El futuro en el presente

Actualmente el sistema de realidad aumentada se utiliza en diferentes ámbitos, y el motociclismo se ha quedado un poco atrás. Si bien existen muchos prototipos de casco que implementan dispositivos con este sistema, ninguno se afirmó en el mercado ni llegó a ser masivo, como para dar el gran salto en la industria.

En el caso de Aegis Rider AG, se trata de un proyecto muy avanzado, que lleva varios años de desarrollo en conjunto con la Universidad ETH de Zurich, donde se graduó uno de los dueños de la marca, Simon Hecker (que también es motociclista). El casco que se plantea funciona con una pantalla especial “heads-up”, donde se proyecta la información importante para el usuario.

Los datos que se muestran en las gafas digitales no son los mismos que ahora están en los instrumentales más modernos, se trata de otra información relevante que estará visible para el usuario. La idea es que la  vista del conductor se quede fija en el camino, con el añadido de poder acceder a algunos avisos, como velocidad excesiva, posibles peligros o trazadas ideales.

“Yo mismo conduzco una motocicleta, así que soy consciente de la gran brecha entre los sistemas de seguridad de los automóviles y las motocicletas modernos”, comenta Simon Hecker, y añade: “Hemos estado trabajando en esto durante aproximadamente un año y medio y ahora tenemos una tercera generación del prototipo funcional, por lo que podemos viajar con él y mostrar contenido 3D u objetos relevantes en cualquier lugar en relación con el motocicleta y anclado en el mundo real. Es un objeto real y se le superpone información: por ejemplo, llegas a un cruce y hay una mancha de gasoil, eso obviamente no está en el plano GPS pero si alguien lo avisa podemos ‘pintarlo’ en el suelo para que estés alerta”.

La intención es crear un modelo definitivo, que se manejaría conectado de forma inalámbrica usando 5G, sin tener ningún tipo de cable. Según Hecker, el primer casco podría estar listo y ser lanzado al mercado internacional en el verano boreal; veremos si llegan…

Fuente: motorcyclenews.com

Continuar Leyendo

Equipamiento

Moda en Japón: rueditas para Harley-Davidson

En el país del sol naciente están colocando ruedas de apoyo para que los motociclistas tengan más seguridad al andar en motos de gran cilindrada. El precio es impensado…

Publicado

el

Puede hasta parecer ridículo andar con rueditas en una Harley-Davidson, pero no es tan simple. Una marca nipona creó las Trijya Custom Motorcycles, que se colocan en la moto y dan más seguridad a los motociclistas que por algún motivo no puedan conducir correctamente estas máquinas de gran porte. Esta solución apunta a los conductores que son muy bajos o que tienen alguna discapacidad que les dificulta la movilidad.

Este dispositivo incluye un sistema eléctrico y ruedas de apoyo. Estas últimas se colocan a los lados en el eje trasero de la moto y son capaces de soportar los más de 400 kilos de peso que pueden llegar a pesar el vehículo con conductor, pasajero y maletas llenas. Mientras que el sistema eléctrico para hacerlas funcionar es un cableado y un botón en el manillar.

Las Trijya Custom Motorcycles están fabricadas en aluminio mecanizado, por lo que no son pesadas ni suman kilos a la moto. Su funcionamiento es similar a las ruedas de los aviones, por eso se despliegan de forma rápida y se bloquean para tocar el piso, algo que aporta a la seguridad del dispositivo; permanecen dobladas junto a la motocicleta hasta que el piloto las activa mediante el botón y las ruedas se abren. Según el fabricante, son ideales al momento de estacionar, así como al tomar curvas o hacer alguna maniobra “arriesgada” para el conductor.

Para adquirir las Trijya Custom Motorcycles e instalarlas en una Harley-Davidson habrá que pagar unos 500.000 yenes. Como para darse una idea esto equivale a aproximadamente 442.700 pesos argentinos… nada barato.

Fuente: Young-Machine.com

Continuar Leyendo
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250

LAS MÁS LEIDAS