Seguinos en

Equipamiento

Yes Balance Support: los soportes para casco “Made in Argentina”

Diego Pignocchi se preguntaba cómo idear un elemento que sostenga su casco cuando salía de casa, y también cuando llegaba allí. Así fue que inventó el “Yes Balance Support” (que no es un spinner).

Publicado

el

Hace algunos días, a nuestra cuenta de Instagram nos llegó una catarata de mensajes privados, era Diego Pignocchi, que nos mostraba su invento el Yes Balance Support. Atentos a ello, le pedimos que nos enviara toda la información, nos contase algo más de su producto y cómo había surgido su idea.

Muchas veces hemos publicado equipamiento o indumentaria de creadores de otros países, que buscan apoyo y parecen interesantes. Al recibir material de nacional no dudamos en darle el espacio; así que Diego nos contó cómo surgió (“el primer boceto fue sobre tres cucharitas de plástico”), y cuántas veces le dijeron que era un spinner (“me dijeron 727 veces: ¿es un spinner? ¡Resucitaste los spinner genio!”).

 

“La idea surge a partir de lo útil e inútil que puede ser un casco”, comenzó narrando el inventor, “por un lado obviamente el usarlo te puede salvar la vida, luego fuera de tu cabeza bien podría ser una excelente cesta donde llevar llaves, guantes, celular, etc. Pero no es posible dejarlo en un punto de equilibrio óptimo y hace que estemos buscando apoyos o vivamos con el casco por el piso, rayado o en algunos casos sufriendo caídas; sin contar que nunca encontramos en lugar ideal de guardado a menos que lo dejemos en un baúl de la moto, sin mayores cuidados”. Ese fue el inicio de una larga aventura para los hermanos Pignocchi, ya que Diego trabajó junto a su hermano.

Nos explicó que tenía dos cuestiones por resolver “buscar equilibrarlo para poder poner mis cosas dentro del casco y sentarme a tomar un café, sabiendo que el casco quedaría fijo y seguro. La otra, más importante aún, era al llegar a casa buscarle un lugar de guarda, sin que éste interfiera en la decoración / ambientación de la dueña de casa… estaba ante el desafío de la temible mirada de mi esposa y su criterio estético”. Es así que “en principio tenía que buscar algo para convertir a una esfera en lago plano y ahí arrancó todo”.

“Cuando ya habíamos gastado unos buenos mangos en impresiones 3D incorporamos a un primo diseñador industrial; fue quien nos convierte esa primera pieza en algo estético y funcional. Luego la idea fluyó, apareció el soporte de pared y eso completó la búsqueda, teníamos un producto de doble funcionalidad. Te permitía dejar tu casco en equilibrio y a su vez desde ese mismo implemento te permite colgarlo”.

Por supuesto, después de esto comenzó otro largo camino, el de conseguir materiales y elegirlos, en función de costos y factibilidad. Primero probaron suerte con utilizando goma, después pasaron al aluminio, pero ambos fueron descartados. “Obviamente terminamos en el mundo plástico y sus miles de vericuetos. Tenía que ser flexible, pero ser sólido y resistente, debíamos respetar necesidades del molde”. Luego tuvieron que buscar un buen adhesivo, todo eso con un presupuesto acotado que los “obligaba a usar el ingenio e ir resolviendo cosas a medida que se presentaban. Por ejemplo, para que el troquelado del adhesivo sea económicamente viable hubo que hacer ajustes varios”.

Diego lo describió como “un camino intenso de mucho buscar y aprender, en pocos meses. Aprendimos de polímeros, máquinas de inyección, extractores, 3D, adhesivos, imprenta, grafica, burlonería, derechos de patentes y registros legales de la idea”. Por supuesto, se encontró con personas que le aconsejaron no hacerlo, “mandale la idea y una foto a los chinos y te mandan el producto hecho, no te metas en quilombos”.

Pero los hermanos Pignocchi no dieron el brazo a torcer, quisieron “apostar a poder hacerlo acá, tenemos la industria, la experiencia, las ganas y en el camino te encontrás con sobrevivientes de la industria e historia industrial argentina que aún siguen apostando”. Nos confesó que su idea no es ser millonario, ni nada de eso, sino demostrar que “aun en medio de todos los quilombos en los que vivimos se puede”.

Si quieren, pueden conocer más sobre el Yes Balance Support en su web oficial. Para adquirirlo pueden ver su cuenta de Instagram, y de pasó ver vídeos como este:

Equipamiento

Tu moto estacionada, pero en una burbuja

La empresa CarCapsule vende unas interesantes cápsulas inflables para colocar la moto adentro y dejarla protegida contra cualquier tipo de suciedad, así como de golpes.

Publicado

el

Hace un tiempo hablamos de un sistema muy seguro para estacionar la moto en un garaje compartido; en esta oportunidad les contamos sobre otro producto algo parecido. Aunque el fin de este elemento no es tanto evitar el robo del vehículo, sino más bien mantenerlo fuera del alcance de golpes o suciedad, ya sea polvo o cualquier líquido.

CarCapsule es una marca dedicada a fabricar cápsulas para proteger tanto autos como motos; los productos pueden ser inflables o sólidos. Los que son tipo burbuja están creados para el interior, desde el garaje privado hasta un estacionamiento compartido de un edificio. Los duros funcionan para dejar el vehículo protegido de cualquier situación que pueda ocurrirle si está parada en el exterior.

Es interesante ver cómo funciona, y que ideal para que la moto no se ensucie, ni pueda ser golpeada por cualquier objeto. El inflable está hecho con una capa de PVC, además tiene un piso especial que resiste a los líquidos que pueden caer desde la moto.

Si bien la protección contra suciedad se puede solucionar con una simple funda, lo que propone CarCapsule es ir todavía más allá y resguardarlo también de golpes, choques, rasguños y demás. Esto lo logra gracias a un sistema de ventilación que infla la burbuja; algo que debe permanecer encendido siempre, por lo que es importante que la cápsula esté conectada a la electricidad.

Para ver todos los productos dedicados solamente a las motos, se puede ver cada uno con sus precios en la sección especial de dos ruedas.

Fuente: motorpasionmoto.com

Continuar Leyendo

Equipamiento

¿Llantas flexibles para moto?

Las marcas expertas en ruedas siempre avanzan, para desarrollar mejoras que aumenten la vida de sus productos, así como la seguridad de los usuarios. En esta ocasión fue Michelin que logró una interesante evolución.

Publicado

el

Cada tanto las marcas de neumáticos presentan sus nuevas tecnologías, que si bien no llegan al mercado inmediatamente, son desarrollos que sí se verán en un futuro. Ya hemos hablado en alguna ocasión de llantas ecológicos, así como neumáticos sin cámara.

Ahora, Michelin mostró un avance que evita roturas haciendo llantas flexibles, el Acorus. Que se han desarrollado para automóviles, pero no sería extraño que pronto se presenten para motocicletas. ¿Funcionaría?

Contra pozos…

Las llantas flexibles han sido desarrolladas por Michelin y Maxion, con un objetivo principal: que resistan más. Por supuesto, también ayudaría a mejorar la seguridad sobre los vehículos, ya que romper una llanta supone una situación problemática y peligrosa.

¿Cómo lo lograría resistir más? La solución que encontraron es hacerlos más flexibles, tanto el arco como los radios o paletas internos. Esto permite que la llanta se deforme cuando impacta con un desnivel, ya sea que suba o que baje como en el caso de comerse un pozo. Asimismo, estas modificaciones no impiden que la rueda pierda la rigidez en otras situaciones de esfuerzos menores.

Otro de los detalles que suman los Acorus, es que su sistema de flexibilidad también otorga una especie de suspensión, que se añade a la amortiguación normal. Además, al deformarse evitan que las gomas pierdan aire, como sucede cuando se rompe la llanta.

Los avances de Michelin sobre este sistema todavía no llegan al mercado, pero resultaría más que positivo si se lograse. Pensemos que una llanta rota por un pozo es un accidente para un motociclista, y esto aportaría a la seguridad de los usuarios. Sin embargo, el desarrollo para las dos ruedas es más complejo, ya que de por sí la llanta es distinta y está especialmente diseñada. Pero podemos ser optimistas, teniendo en cuenta que las evoluciones de las marcas siempre mutan para los diferentes vehículos.

Les dejamos un vídeo, del canal oficial de Michelin, con una detallada explicación de las llantas Acorus:

Continuar Leyendo

Equipamiento

Bunker Park: un antirrobo para los estacionamientos compartidos

Cuando dejamos la moto estacionada es común que coloquemos algún dispositivo antirrobo, para evitar disgustos. En este caso les mostramos un invento bastante práctico si nuestra máquina duerme en un estacionamiento compartido.

Publicado

el

¿Cuántas veces nos enteramos que robaron una moto que estaba descansando en un garaje? Muchas, tantas que ni siquiera llevamos la cuenta. En esto pesó la marca líder en seguridad Artago Secure para crear el Bunker Park. Un dispositivo antirrobo que no se puede transportar (bueno, sí, pero sería muy complicado), pero que cumple de forma excelente su función de evitar que se lleven un rodado.

¿Qué es y cómo funciona?

Muchas motos quedan estacionadas en garaje que son compartidos (o comunitarios), así como en lugares donde están más expuestas. Justamente en estos casos pensó Artago Secure para fabricar el Bunker Park, que viene en dos versiones. Si bien no es un invento nuevo (es de 2015), puede colocarse como uno de los mejores para evitar los robos en este tipo de casos.

Existen dos tipos de Bunker Park, uno simplemente para la rueda delantera y otro donde se colocará la moto en una base de metal (¡que puede girarse!). Ambos son estructuras pesadas, que se fijan al suelo, y cuenta con un candado de seguridad Artago 68.

El más sencillo solamente se engancha en la rueda delantera, y lo pueden usar en cualquier modelo de moto. Mientras que el completo y giratorio tiene diferentes versiones para cada tipo de motocicleta. Este último tiene un sistema que permite mover la plataforma en una rotación de 360°, con el vehículo colocado encima. La idea de hacerlo girar es para que pueda aprovecharse más el espacio del estacionamiento.

El Bunker Park sencillo se vende por 600 euros, mientras que el que puede rotarse cuesta 900 euros. Por supuesto, incluye el kit para fijar en el piso el dispositivo, además de un instructivo para realizar la tarea (según los creadores, no se demora más de media hora en hacerlo).

Continuar Leyendo
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250

LAS MÁS LEIDAS