Seguinos en

Especiales

10 curiosidades que quizá no sabías de Easy Rider

Este 20 de septiembre se celebran 50 años del estreno de la icónica película norteamericana. Para no pasar por alto la fecha, les traemos un especial con 10 curiosidades sobre su rodaje.

Publicado

el

Un aire mítico envuelve a Easy Rider, y no es para menos. Medio siglo después de su estreno, este film continua siendo clave en el mundo de las dos ruedas (y de la contracultura americana). Para festejar sus 50 años, vamos a repasar 10 puntos que hacen de esta película un ícono.

1 – “Low-cost”

Si de diferencias increíbles hablamos, el costo y la recaudación de esta película se llevan esa distinción. Por aquellos años, Dennis Hopper no tenía muy buena reputación, alcohólico y adicto al LSD, no conseguía el dinero para financiar su proyecto cinematográfico. Gracias a su amigo Peter Fonda y sus influencias, se unieron como productores Bob Rafelson y Bert Schneider. Los mismos aportaron 360.000 dólares para el rodaje, cantidad que se recuperó con lo recaudado en una sola sala de cine en la primera semana después del estreno. En total, Easy Rider recaudó unos “pocos” 40 millones de dólares.

2 – Motos western

Según su creador, la película era un western en dos ruedas, porque siempre fue un apasionado por los films sobre el lejano oeste. La primera referencia al mundillo del western era el nombre de los protagonistas (Billy y Wyatt), que venían de William Henry McCarthy o “Billy The Kid” y Wyatt Earp (famoso sheriff).

3 – Aires europeos

El equipo detrás de Easy Rider, además de consumir drogas a mansalva, gustaba del cine europeo, algo poco común para los americanos en los años 60. En varias ocasiones tanto Hopper como Fonda declararon que se inspiraron en La Escapada. Que no es más que una película italiana, de 1962, donde los dos protagonistas cruzan Italia en un Lancia descapotable.

4 – ¡Qué viva el caos!

Como parte de esta leyenda, se cuenta que el guión jamás terminó de escribirse. Entonces a medida que se rodaba el film, las escenas se iban improvisando; y encima Hopper se olvidaba de los diálogos. Por si eso fuera poco, para ahorrar costos, se contrataron personas sin experiencia (ya sea lugareños o algún amigo hippie), que eran extras o se encargaban de sostener las cámaras durante las grabaciones.

5 – Las motos olvidadas

Para no tener mayores problemas durante el rodaje, se construyeron dos ejemplares de cada motocicleta, pero de esas cuatro unidades, ninguna sobrevivió. Las dos Billy Bike fueron robadas una vez que terminó de grabarse la película, e igual destino tuvo la Captain America que tenía Peter Fonda (fue hurtada del garaje del actor). Mientras que la otra Captain America fue la que se destruyó en la escena final del film; aunque restaurador compró sus pedazos. La misma fue reconstruida totalmente y se vendió en 2014 por una cifra de 1.350.000 dólares. Según cuentan, Harley-Davidson ofrece (todavía) una recompensa millonaria para quienes encuentren las máquinas originales.

6 – Harley no dio su permiso

Aunque la casa de Milwaukee ahora aprovecha el film para promocionarse, al momento del rodaje no quisieron saber nada con brindarles unidades. Según las declaraciones recogidas de aquella época, fue porque consideraron que “los protagonistas eran unos delincuentes y drogadictos, era dañino para su imagen”. Es así que se compraron por 500 dólares, en una subasta, unas H-D Hydra Glide que habían pertenecido de la policía. Cliff Vaughs y Ben Hardy fueron los encargados de customizar las motocicletas, así como también hicieron dos replicas que se muestran en museo como originales, aunque no lo sean.

7 – ¿Odio a las dos ruedas?

Aunque muchos no lo crean, Dennis Hopper odiaba las motos, y le daba mucho miedo conducirlas, porque no sentía la confianza suficiente. Por esto, era común que sufriera accidentes durante el rodaje (aunque también era por las drogas). Era una verdadera paradoja, ya que gracias a la película se consolidó el estilo custom en el mundo de las dos ruedas.

8 – La banda sonora única

De más está decir lo conocida que es la canción principal, Born to be Wild de los californianos Steppenwolf; que se convirtió casi en un himno y todavía hoy se sigue utilizando, evocando la libertad y la rebeldía. Pero también colaboraron en Easy Rider, genios de música como Phil Spector, Byrds, Jimmy Hendrix y Bob Dylan.

9 – La cúspide

Después del estreno, los protagonistas consiguieron el status de estrellas de cine, aunque no quisieran aceptarlo. Quizá el más beneficiado fue un actor que solamente era contratado en películas clase B, Jack Nicholson. Por el film la naciente estrella tuvo nominaciones a los Globos de Oro y Oscar. Mientras que Easy Rider fue premiada en Festival de Cannes, como mejor opera prima. Además en 2007, el American Film Institute la clasificó como la 84ª mejor película de todos los tiempos.

10 – Amistad rota

El rodaje de Easy Rider supuso la ruptura de una amistad que parecía inquebrantable. Por los problemas que ocasionó Dennis Hopper durante las grabaciones, Peter Fonda decidió romper relaciones. Pero las peleas continuaron después del estreno, con Dennis acusando a su “ex amigo” de querer robarse el éxito de la película. A lo que Fonda siempre respondía que él había arriesgado su dinero y reputación en un proyecto en quien nadie confiaba.

Continuar Leyendo
Advertisement Ad Banner 300 x 300
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Especiales

KTM 80 LW Chopper: el intento más fallido

A principios de la década del 80, los diseñadores de KTM tuvieron un arranque de locura y crearon la única moto chopper de la historia de la fábrica. Lejos del éxito, pareció vaticinar la crisis de la marca.

Publicado

el

Antes de tener el esplendor actual, la firma naranja pasó, en los años 90, una de las mayores crisis de su historia. Una bancarrota que la llevó a dividirse en cuatro partes (motos, bicicletas, radiadores y herramientas), para poder subsistir y llegar a ser el gigante del mercado que es hoy.

Pero una década antes de eso, en 1980, la empresa disfrutaba de cierta fama, con motocicleta de baja cilindrada. Estas unidades, exclusivas para las calles, tenían motores que iban de 49 cc o 80 cc, y tenían diferentes estilo, así como mecánica. En ese tiempo, a los diseñadores austriacos se les ocurrió una (no tan) brillante idea, crear la KTM 80 LW Chopper (sí, leyeron bien, chopper).

Lo que es mejor olvidar

Por supuesto, era una versión más de las mismas máquinas, por lo que compartía la base de las 80 RS, RL y RLW. Lleva un motor Sach monocilíndrico de 79.8 cc, que tenía una potencia declarada de 8.5 cv a 6000 rpm y lograba una velocidad máxima de 80 km/h. Funcionaba con embrague multidisco y estaba refrigerado por líquido, más precisamente agua (por eso la W, de water), aunque había una versión con refrigeración por aire forzado.

Por supuesto, también compartía el chasis y la suspensión trasera, donde montaba dobles amortiguadores, aunque no así la suspensión delantera. Obviamente, hablamos de una horquilla telescópica de mayor tamaño y con los muelles a la vista. Además destacaba su tanque de combustible, más redondeado en comparación con el de sus hermanas, y el doble asiento. Se completaba con llantas de radios con 19” adelante y 16” atrás, donde estaban los simples frenos de tambor.

La KTM 80 LW Chopper pesaba unos 100 kilos, su largo era de 2010 mm, el ancho 770 mm, la altura 1210 mm, y la distancia entre ejes era de 1260 mm. Quizá una de los puntos que más la hacía resaltar era su estilo más cercano a lo americano. Ya que la fábrica austriaca solía tener diseño con una marcada estética alemana, algo completamente ausente en esta unidad. Hasta los colores con los que fue pintada tenían su inspiración en Estados Unidos, marcando una lejanía con respecto al resto de los modelos. Sobrevivió en línea de producción durante siete años, de 1980 a 1987 (para sorpresa nuestra).

Continuar Leyendo

Especiales

Honda CB1100RS 5Four: deslumbrante homenaje

La casa de la marca en el Reino Unido y el preparador de 5Four Motorcycles se unieron para realizar una creación única, para celebrar los 50 años de la Honda CB750.

Publicado

el

Hace un tiempo atrás te contamos sobre las unidades especiales que se presentaron en el Festival Glemseck 101. Allí mismo se vieron varios modelos que rendían homenaje al 50 aniversario de la CB750, pero ninguno tan exquisito como este. De cuidado aspecto, línea de diseño deportiva, y aires retro, así luce la bella Honda CB1100RS 5Four.

 

54 exclusivos ejemplares

La CB750 es uno de los modelos más históricos de la marca del ala, y este año está festejando su 50 aniversario. Por esto mismo se han fabricado algunas preparaciones, ya sea hechas por particulares o por con el apoyo de la casa matriz. En este caso, el encargado de hacer el trabajo fue el taller 5Four Motorcycles, pero recibió el aval de Honda UK. El resultado de esta unión es la customización que ilustra estas líneas, que se venderá como edición limitada en el Reino Unido, por un total de 54 unidades, a 15.554 libras cada una.

La naturaleza de esta máquina es puramente deportiva, ya lo señalan sus piezas, aunque también cabe destacar que compitió en el Bol D’Or. Mantiene la parte ciclo de la CB1100RS, con suspensiones regulables de alto rendimiento, firmadas por Showa, y frenada con pinzas radiales de cuatro pistones de marca Nissin, colocadas en las llantas de aluminio de 17”. Así mismo, conserva su corazón de cuatro cilindros en línea, el tetracilíndrico refrigerado por aire, que genera unos 90 cv de potencia.

Suma con el sistema de escape, que permanece como en la original, pero con el añadido de los silenciadores Racefit Urban Growler de titanio, de corte más sport. Además se colocó un manillar Renthal Ultra Low, más bajo para dar una posición de manejo más deportiva. Se acompañó con puños Tomaselli y palancas cortas, con espejos retrovisores más chicos. También se sustituyó tanto el colín artesanal, como el asiento tipo diamante, elaborado a mano en alcántara y cuero.

Para finalizas, según Guy Willison, líder de 5Four Motorcycles, los colores son la parte más esencial de la máquina: “la pintura se remonta a la época de mi juventud, cuando Honda dominó el Campeonato Mundial de Resitencia con sus pilotos del Red, White y Blue Works; no hay adhesivos ni calcas, incluso el logotipo retro de Honda y el ala están pintados a mano con mucho amor”.

Continuar Leyendo

Especiales

La Husqvarna Vitpilen 701 Aero gana el “Best of Best” de diseño

El prototipo presentado en el EICMA de 2018, que se realizó en conjunto con la agencia de diseños KISKA, fue galardonado como “Best of the Best Automotive Brand Contest”, prestigioso premio que otorga el Consejo Alemán de Diseño.

Publicado

el

Cuando salió a la luz en noviembre de 2018, asombró al público completo y a los asistentes al Salón de Milán, que pudieron acceder a verla de cerca. La deslumbrante Concept Bike Vitpilen 701 Aero tiene una estética de lo más estilizada, equilibrando lo clásico con la innovación. Por este trabajo Husqvarna y la agencia de diseño KISKA se llevaron el premio mayor, uno de los más prestigiosos, el “Best of the Best Automotive Brand Contest”.

De estirpe…

Este modelo no es un ejemplar completamente asilado, viene de una línea que Husqvarna comenzó en 2012, con la Nuda 900R. En 2016 surgió la Vitpilen 701, y que rompió los esquemas ganando el premio iF Design Award. Por suerte, la exquisita motocicleta llegó a producción y se comercializa actualmente. Ahora es el turno de la Aero de ser la galardonada en diferentes concursos, aunque no se sabe si convertirá en una unidad de serie.

Si bien su estilo es único, su mecánica la comparte con la 701 original. Lleva un corazón de monocilíndrico de 693cc, con una potencia declarada de 75 cv. En su parte ciclo, mantiene también el chasis multitubular, y las suspensiones firmadas por WP. Mientras que en la frenada está equipada con piezas de óptima calidad de Brembo.

Lo que resalta es su costado estético, sin dudas, donde combina elementos tecnológicos con un estilo de café racer clásica. Dentro de su carrocería se destacan la cúpula, las aletas en los radiadores y una quilla que sube hasta los laterales del motor. Además suma con una pantalla TFT redonda, a todo color, que sustituye el habitual instrumental de LCD. Otro de los puntos más llamativos de la máquina es la ausencia del faro en el frente, como un aspecto vanguardista dentro del diseño, al igual que el colín recortado de la parte trasera.

Este concept de la marca sueca se muestra más agresivo que el modelo base, con una posición de conducción más deportiva, como dicta el estilo; sumado a su aire neoretro. Si bien es un misterio si la Vitpilen 701 Aero llegará o no al mercado, sería un gran aporte dentro de su segmento.

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS