Seguinos en

competición

Ariel “Chino” Garcé de futbolista profesional a ‘técnico’ de MotoGP

Los que saben de fútbol seguro se acuerdan del Chino Garcé, que formó parte del plantel de la selección argentina durante el Mundial de Sudáfrica en 2010. Alejado del mundo de la pelota ahora dedica tiempo a su otra pasión, las motos.

Publicado

el

Nunca ocultó su gusto por las dos ruedas, incluso llevó el 46 durante su etapa en Colón de Santa Fe, en honor a Valentino Rossi. Pero nadie iba a imaginar que Ariel “Chino” Garcé podría estar en el paddock del Gran Premio de Argentina como un inspector técnico. Resulta que sí, la vida da muchas vueltas y el futbolista pasó de ser compañero de Lionel Messi en la selección argentina a fiscalizar neumáticos en la máxima categoría del Mundial de Motociclismo.

El tandilense debutó como futbolista profesional en 1999, en River, y tuvo su momento más importante en 2010, cuando Diego Maradona lo llamó para formar parte de la nómina de seleccionados al Mundial de Fútbol en Sudáfrica. Jugó a la pelota durante 15 años, y se retiró para formar parte del cuerpo técnico de Eduardo ‘Chacho’ Coudet en Rosario Central.

Esa vida dedicada al fútbol pasó a la historia, después de que Garcé se haya alejado de las canchas para acercarse a las pistas de carreras. Dentro de un nuevo mundo, que no se mueve alrededor de una pelota, sino de dos ruedas, el Chino exploró otra faceta.

“Ahora soy técnico, pero del MotoGP”, le dijo el ex futbolista bromeando sobre su rol dentro del Gran Premio de nuestro país. La explicación de cómo llegó no es tan compleja, y se debe a que siempre fue muy apasionado por el motociclismo, incluso cosechó varias amistades. Una de ellas lo llevó a desempeñar esta tarea, fue Hernán Villacreces.

El piloto rosarino fue campeón de Supermotard y ahora corre en el Certamen Argentino de Motociclismo (CAM). Pero Hernán también fue técnico durante la carrera de MotoGP de 2018, así que para este año convenció a su amigo para que se sume a la experiencia.

Entre sus tareas a realizar se encuentran verificar cubiertas, chasis, motor, transponder, o medir la temperatura del combustible, entre otras cosas. Antes de que comience el GP, Garcé le contó a Infobae sobre el trabajo a realizar: “Siempre venía a ver, me gustan las motos, con mis amigos vamos a andar. En el 2015 estuve un par de veces, pero el lugar que ocupo ahora no existe. No hay entrada posible ni plata que lo pague. Al margen de eso, de estar en un lugar privilegiado, tengo un trabajo que hacer: verificar algunas cosas que ya están chequeadas anteriormente, es simplemente supervisar. Pero después está la experiencia de vivir esto, yo nunca había visto a los pilotos de cerca y ahora estamos al lado, verificamos sus motos, vemos cómo se preparan para la carrera, escuchamos comentarios y estamos en este ambiente. Tenemos restricciones, obvio, no podemos ir a la pista a mirar, pero podemos colaborar con ellos y vivir una nueva experiencia. Estoy muy contento”.

En una comparación muy interesante, Garcé comenta: “Hay una parte similar entre el fútbol y las motos, eso de liberar los miedos antes de salir a competir. Todos los deportistas pasamos por eso, hasta Messi. Vos podés decir ‘¿qué miedo pueden tener Márquez y Valentino?’, pero ellos también buscan confianza y tratan de apoyarse en algo antes de largar, aunque este es un deporte individual, al margen de que tengan un equipo atrás, el piloto sale solo a la pista. A un piloto le podés decir ‘acá es cuarta, acá el frenaje es este’ pero después lo hace él. Por más que el equipo te hable por radio, si tenés un error nadie te salva. En el fútbol tenés el apoyo de otros 10 jugadores, en la cancha te da un cachetazo un compañero y te acomoda, y si vos perdés lo tenés al otro que te puede salvar”.

Continuar Leyendo
Advertisement Ad Banner 300 x 300
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Análisis GDM

La octava maravilla de Marc Márquez

El piloto de Honda se consagró campeón 2019 de MotoGP, sumando su octavo título en el Mundial de Motociclismo, cuarto consecutivo. Sus números asustan e invitan a pensar que romperá todos los récords de la máxima categoría.

Publicado

el

Antes de que comenzara el fin de semana del Gran Premio de Tailandia, nadie se atrevió a decir que Marc Márquez podría perder el título. Es que la lógica no se puede contradecir, y esta misma decía que el piloto de Cervera se convertiría en campeón. Por supuesto eso mismo ocurrió el domingo, el español de solo 26 años alzó su octavo trofeo en el Mundial de Motociclismo, sexto de MotoGP, y cuarto consecutivo.

En toda su carrera

Las cifras impuestas por Márquez hasta el momento asustan, no a los fanáticos, si no a los demás pilotos. Todavía no se cumplió una década de su primera corona, en 2010, cuando ganó en 125 cc. Luego dio el salto a Moto2 en 2011, y debió esperar un año para llevarse el título (en 2012). Honda apostó por el 93 en 2013 y lo subió a MotoGP, en el equipo oficial de la marca del ala. No perdió la apuesta.

El catalán fue campeón en su temporada debut en la categoría reina, además rompió el récord como el más joven en conseguirlo, con 20 años y 266 días. También ostentó ser el más joven en conseguir una vuelta rápida, una pole, un podio y una victoria. En su primer año en MotoGP logró romper más récords que nadie, dando una muestra de que lo sería en el futuro.

Por ahora lleva la misma cantidad de títulos en la máxima que Valentino Rossi, y se ubica como el sexto piloto con más campeonatos mundiales. Márquez necesita una corona más para igualar a Il Dottore, Carlo Ubbiali y Mike Hailwood, quienes cuentan con 9 títulos. Pero si quiere ser el más ganador de la historia necesitará superar las 13 copas del recordado Ángel Nieto, y las 15 que ostenta Giacomo Agostini. Como para tener una idea, el italiano tenía 33 años cuando logró su último campeón (en 1975 en 500cc). Marc apenas tiene 26 años, y ya cuenta con 79 victorias en el Mundial (53 en MotoGP), 130 podios (91 en MotoGP), 89 polesitions (61 en MotoGP), que se ven reflejados en sus 8 campeonatos.

Temporada 2019

Este año el piloto de Honda está arrasando, con una de sus temporadas más regulares. Solamente se bajó del podio en el Gran Premio de las Américas, porque tuvo una caída cuando iba liderando, justamente en uno de los circuitos favoritos de Márquez.

Lleva acumulados 325 puntos esta temporada, gracias a sus 9 victorias y sus 5 podios (todos en segundo lugar). Perdió en la primera fecha de 2019, en Qatar, contra Andrea Dovizioso, quien también logró arrebatarle el premio mayor en Austria. Álex Rins pudo ganarle en Estados Unidos y Gran Bretaña; mientras que Maverick Viñales se quedó con el TT de Assen, y Danilo Petrucci con el GP de Italia. Solamente cuatro pilotos tienen el honor de quitarle victorias al 93, y en su mayoría fueron en peleas que duraron hasta la última vuelta de competencia. (Ver estadísticas 2019).

En Misano y en Tailandia vimos como Fabio Quartararo intentó hacer lo mismo, pero pecó de inexperto. En ambas carreras Márquez le sacó la victoria de las manos en el último giro, después de dejarlo liderar todos los anteriores. Con clase, el catalán le mostró cómo se gana en MotoGP, a un piloto que muchos señalan como su próximo gran rival. Por supuesto, siempre y cuando Quartararo consiga la madurez necesaria; hasta entonces parece que MM93 seguirá siendo amo y señor en la máxima competición del motociclismo.

Fotos: MotoGP.com

Continuar Leyendo

Análisis GDM

Conocé los precios para el MotoGP 2020 en Argentina

El próximo Gran Premio de Argentina del Mundial de Motociclismo se pactó para el fin de semana del 17 al 19 de abril de 2020; será como siempre en Termas de Río Hondo. Te decimos cuáles son los precios promocionales de las entradas.

Publicado

el

Hace poco se conoció el calendario 2020 del Mundial de Motociclismo, y como ya se sabía Argentina forma parte del mismo. La fecha confirmada, para la carrera del campeonato de más alto nivel de las dos ruedas, será el fin de semana del 17 al 19 abril. El lugar será el mismo que los últimos años, el Autódromo Internacional de Termas de Río Hondo. Mientras que el único cambio es que no se celebrará la segunda cita de la temporada de MotoGP, si no que será la cuarta (después de Qatar, Tailandia, y Estados Unidos).

Se calcula que como todos los años, Río Hondo se convertirá en una meca para los amantes de las motos. Como en cada ocasión esta ciudad de la provincia de Santiago del Estero se llenará de fanáticos, sumando colores de equipos o pilotos, y por supuesto, sonará el rugir de los motores.

Precios e información

Como promoción, se venderán por internet las entradas anticipadas al evento, que van desde $3.570, Zona Panorámica (Campo), hasta $43.150, el GP Hospitality Club (GPHC) en la Zona VIP. Las mismas serán válidas para los tres días de competencia, es decir, viernes, sábado y domingo. Los menores de 12 años tienen entrada gratis a la zona de campo, si van acompañados por adultos (se permitirá hasta 3 menores por cada 1 adulto).

Como siempre, las mejores vistas al circuito están en la Zona VIP, tanto el Hospitality como el palco. Quienes accedan al GPHC tendrán acceso al paddock del MotoGP, con Pit Lane Walk incluida, es decir, camina por la calle de boxes. Además incluye acceso al “Sky Bar”, una terraza exclusiva, con ambientación lounge, con servicio de catering gourmet, y bebida libre el sábado y domingo.

Luego en la Zona Premium, se ubicarán las tribunas especiales de Valentino Rossi y Marc Márquez; donde estará todo el color y la fiesta de los fanáticos de los pilotos. Además del cotillón y el ambiente que aportan los fans, se tiene vista de las dos últimas curvas del trazado argentino.

Las entradas se podrán adquirir en Ticketek (http://www.ticketek.com.ar/motogp), hasta agotar el stock de anticipadas. Desde septiembre a marzo solamente se venderán de tipo abono (para los tres días). Se podrán pagar con tarjetas Visa, Mastercard y Cabal, en 3 y 6 cuotas sin interés. Para más información sobre otros métodos de pago se puede escribir a: info@grupo-osd.com

Continuar Leyendo

competición

Facundo Mora, el futuro del motociclismo argentino está asegurado

En su segundo año compitiendo, este chico de solamente 13 años, se colocó como una promesa del Superbike Argentino después de llevarse su primer triunfo en la categoría menor del campeonato.

Publicado

el

Este año Facundo Mora comenzó su carrera en la categoría formativa MotoAR3 (o Junior Cup) del Superbike Argentino, previo paso por el campeonato de San Juan en 2018. En la primera fecha, este chico sanjuanino logró un meritorio quinto puesto; en la segunda cita finalizó cuarto, luego de un error cuando venía liderando la carrera. Por fin, en la tercera ronda de la temporada, nada menos que en el Autódromo Oscar y Juan Gálvez, Facu se llevó la victoria.

Ni bien terminó la carrera, el chico de solo 13 años, todavía no se había dado cuenta lo que había ocurrido. A los días le diría a la prensa: “caí que soy ganador del argentino, estoy contento, no cualquiera tiene la posibilidad de correr ahí. Estoy muy muy feliz. Haber ganador en el argentino es un logro, entrenamos, le ponemos pila y se dio el resultado”.

La familia Mora no está muy relacionada con el mundo del motociclismo, su padre Mauricio había corrido en categorías zonales pero de autos, nada de dos ruedas. Pero Facundo quería competir, cumplir su sueño: “Desde chico que le insistía a mi papá para correr en moto. Hasta que el año pasado me llevó al Pinar y me hizo acelerar en una 200 cc que tenemos. Y creo que se asombró”.

Después de eso, papá logró contactar con el Moscatello Team, para que su hijo aunque sea probará con una montura de nivel superior. El padre, primero le explicó al equipo que Facundo nunca había corrido en moto, así viajaron a Río Cuarto, para una prueba. Orgullo, Mauricio, cuenta: “Ese mismo día Moscatello me dijo que lo quería en el equipo y así empezó esta aventura, que es muy costosa y a la vez no deja de sorprendernos”.

Facundo además cuenta con el apoyo del Programa de Alto Rendimiento de la Secretaría de Deportes de la provincia de San Juan. Con sus cortos 13 años piensa en grande: “Si tengo que soñar, me veo en MotoGP. Pero ahora me veo campeón argentino en la 250, para pasar a la 300”. Mide apenas 1,34 metros y pesa 34 kilos, pero con eso le alcanza para ser una promesa del motociclismo argentino. También tiene la madurez necesaria como para pensar paso tras paso, antes de categorías internacionales tiene otro plan: “Con este triunfo quedé cuarto en el campeonato y ya pienso en luchar por el título”.

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS