Seguinos en

Entrevistas

“Motociclistas Federales”, para unir y ayudar a los motoviajeros

Conversamos con Gustavo Scacciaferro, líder del grupo de motociclistas que nació con el propósito de congregar amantes de las motos de cualquier lugar del país, y proveer ayuda a los motoviajeros que necesiten asistencia.

Publicado

el

Por medio de la primera charla virtual de Gente de Moto pudimos conocer a Gustavo Scacciaferro, administrador del grupo de Facebook Motociclistas Federales. Esta comunidad comenzó con la idea de juntar amantes de las motos y los viajes, “sin distinción de cilindrada, con representación de gente de todo el país”.

Por supuesto, Motociclistas Federales hace honor a su nombre, tiene miembros de todas partes, y no solamente de nuestro país. Gustavo nos aseguró “para darte una idea, de Uruguay y de casi todas las provincias”. Además la descripción misma del grupo de Facebook indica: “Espacio destinado a compartir experiencias en moto y vivencias a lo largo y ancho del país. ¡Sean bienvenidos al espacio!”.

“Costó mucho armarlo y hacerlo funcionar”, nos contó Gustavo, que también controla la armonía dentro de la comunidad motera, “debo de haber expulsado a 100 personas al menos”. Para que no haya discordia, el líder del grupo pide “nada de sexo, ni política”, y nos explicó que a veces algunos no entienden. Aunque agrega que “con el tiempo nos fuimos adaptando”.

Por supuesto, le lleva mucho trabajo organizar y ver que no haya discordia. Eso sí quiere siempre mantener el espíritu del grupo “trata de ser un lugar amplio con contención a viajantes”. Porque ese es uno de los objetivos, ayudar a los motoviajeros que tengan un problema. “De hecho varios del grupo han sido asistidos por amigos, no conocidos, en cuestiones mecánicas”, comenta Gustavo, y nos cuenta: “Recuerdo a un mendocino que hizo como 300 km para asistir a un viajante que estaba en problemas y era del grupo”.

No solamente están en Facebook, tienen una cuenta de Instagram y un grupo de Whastapp, el mismo tiene casi un año y está formado por unas 120 personas. Por supuesto el grupo de la aplicación es tan diverso como el de la red social. Gustavo asegura que reina la buena onda entre todos los miembros “nos divertimos con los acentos de la gente de distintas provincias. Hay un chaqueño que es un personaje, los Cordobeses y su tonada…”, siempre manteniendo el respeto entre todos.

Se han organizado numerosas salidas, que por supuesto quedan registradas en las redes sociales. La gente misma arma los encuentros, hay uno anual, donde pueden asistir todos los motociclistas. Además Gustavo comenta que continuamente se hacen convocatorias para reuniones, en cualquier lugar del país, “hay invitaciones permanentes de la gente del grupo de Jujuy, Salta, Mendoza, Córdoba y Ushuaia”.

Cuando se termine la cuarentena, seguramente los amigos de Motociclistas Federales estarán nuevamente compartiendo encuentro y viajes. Pero por el momento siguen unidos a través de las redes, ayudándose y apoyándose.

Entrevistas

Isabel Veliz: “La moto me enseñó a vivir y me hizo completamente feliz”

Entró al mundo de las motos a los 49 años y se enamoró de las dos ruedas. Hoy, con 56 años disfruta de las rutas con su Avenger 220, viajando sola o con amigos.

Publicado

el

Hace siete años, Isabel Veliz se mudó desde Monteros hasta San Miguel de Tucumán, para acompañar a sus hijos que comenzaron a estudiar en la universidad de la capital norteña. Con 49 años comenzó su nueva vida en la ciudad, no tenía amigos, ni conocía a nadie. Un día, en la plaza vio un grupo de motociclistas reunidos, “me arrimé y les pregunté, los conocí y ellos me invitaron a tomar mates”. Pronto comenzaron a invitarla a salir los fines de semana, pero como ella no tenía moto, viajaba con su nueva amiga, María Elena, “ella pasaba y me buscaba, así fue que los fui conociendo y me fue gustando”.

Pero la madre de María Elena enfermó y ya no podía llevarla a todos los encuentros. “Yo comencé a extrañar las salidas de los fin de semana, porque tampoco estaba muy acostumbrada a vivir en un departamento, yo venía de vivir en una casa y también en la montaña, en Tafí del Valle; o sea, más acostumbrada al aire libre que a un departamento”. En ese momento compró su primera moto, una Guerrero GMX 150 y volvió salir con distintos grupos de motos, entonces se dio cuenta que ya no estaba sola en San Miguel de Tucumán, “ya tenía, no un amigo, si no muchos amigos”.

Cuando Isabel comenzó a andar en moto recibió mucho apoyo de su grupo, que la inició en el mundo de las dos ruedas: “Yo no tenía ni idea. Soy profe de Educación Física; vivía para mi trabajo, para criar a mis hijos, para mi casa, pero los hijos van creciendo, están en la facultad…” Sus amigos: “me llevaron, me enseñaron y me cuidaron. Tal es así que ya sé cómo cambiar el aceite a la moto, por dónde lo que hay que ajustar, qué es lo que tenés que tener en cuenta para armar un equipaje, cuántos kilómetros vas a andar, cuando le tenés que hacer un cambio de aceite, cuánto lleva tu moto de aire en la rueda trasera y la delantera, si vas andar por ripio cómo tienen que estar las gomas… Creo que hasta aquí voy aprendiendo bien todo lo que mis amigos me enseñan”. Además, se juntó con “viejos” moteros en los encuentros: “Son una enciclopedia de rutas, un Atlas. Ellos te van a decir ‘esta ruta está bien’, ‘esta ruta te queda más corta’, ‘Mira hija si vas a hacer esta ruta de San Luis a San Rafael, llevate bidones de nafta’”.

Primero se animó a viajar hasta Termas, donde fue a un encuentro y conoció motociclistas de otras provincias; en ese encuentro trabó amistad con un grupo de La Rioja y tiempo después viajó a visitarlos: “Fue mi primer viaje largo, ahí me esperaban los chicos, me llevaron a conocer la Ruta de la Costa, que es muy bonita”.

En un grupo de WhatsApp se hizo amiga de una chica de Mendoza: “le dije ‘andru voy a ir a conocerte y a tomar unos vinos con vos’, ella me dijo ‘sí, bueno te espero’ y nunca pensó que yo iba a ir a Mendoza… conocí a mi amiga y a otras chicas de su grupo que también andaban en moto, se llamaban Legión”.

“En mi GMX me fui a Chile, con una moto 150 me fui y crucé la cordillera, crucé Los Caracoles… Yo pensaba que no iba a poder subirlos, pero lo subí. Volví a mi casa feliz, porque conocí una motoposada para los viajeros en La Calera, Chile, que me recomendaron los chicos de Mendoza, que ya eran mis amigos, así que me hospede ahí;  conocí un matrimonio hermoso que me dio el hospedaje me llevaron a pasear por toda la costa chilena, Viña, Reñaca, y toda esa parte”, nos cuenta Isabel.

Desde ahí “cada vez me fui más lejos, más lejos, y más lejos. Me compré otra moto, ahora tengo una Avenger 220, con la que también me fui a Chile, a visitar a una gente amiga en Chanco, Marcelo y su amigo”. Ese fue “el viaje más feliz de mi vida”, porque fue con uno de sus hijos, “él en su Rouser 200 y yo en mi Avenger 220. Llegamos al Punto 0 de la Panamericana, en la Isla de Chiloé, recorrimos todo el sur de Chile, hicimos el Volcán Osorno, Frutillar, y nos volvimos a Chanco, desde allá de nuevo hasta Tucumán. Hicimos con mi hijo 7000 km entre ida y vuelta”. Pero luego nos aclaró: “Le gusta también andar en moto, pero no como a mí. Me acompañó en ese viaje y es el único que hizo, se mueve acá en moto pero no viaja”.

Isable se animó a ir por todo tipo de rutas, gracias a los ánimos que recibió y también los conocimientos que aprendió, sin importar el modelo de moto que conduce: “Por más que sea una custom me animé a llevarla al Parque Nacional Calilegua que es todo tierra colorada algo de ripio. Hice la (ruta) 40 hasta Cachi y varias rutas que no son asfaltadas. Mi moto no es para eso, pero va despacio, y despacito se llega lejos”.

“Vos sos uno con tu moto y sabés que la tenés que cuidar porque no es lo mismo un viaje corto que un viaje largo”, reflexionó: “Hay gente que dice ‘me voy a 200 km’ y es como si fuese un súper viaje, pero no para mí es un viaje corto. Yo me voy a comer un Dorado en Loreto y hago 600 km, me voy 300 y al otro día 300 para volver, porque amo estar en la ruta con la moto, porque no me cansa andar en moto. Yo tengo un auto, puedo viajar en auto, pero no quiero, no me gusta, prefiero viajar en moto porque es mi pasión, porque amo. Me siento parte de mi entorno, no me importa que me de calor, me dirás que es una locura, pero cada loco con su tema”.

Uno va aprendiendo a medida que hace kilómetros, a medida que va haciendo el camino, porque uno va aprendiendo de lo que experimenta, de lo que vive, de los desafíos que se le presentan, de cómo lo va sorteando. Porque no todo es bonito, hay veces que te pasan cosas y son aprendizajes es como la vida, en la vida te pasan cosas lindas y no tan lindas, pero lo importante es superarlo, crecer y aprender de eso que uno llama error, pero yo lo llamo aprendizaje”, comenta.

Ahora estoy por hacer unos kilómetros a Santiago Del Estero a despedir a un amigo que se va a Goya y que después va a emprender un viaje a Ushuaia; lleva la bandera de los de los ex combatientes de Malvinas, va a ir firmando la bandera, también anda en moto y está por comenzar su viaje”, nos relata un rato antes de salir a la ruta, “me voy a ir con mis amigos del mundo de las motos a Santiago del Estero”.

“Siempre digo cada vez que me preguntan, el mundo de las dos ruedas cambió totalmente mi vida. Aprendí a ver la vida de otra manera, la moto me enseñó a vivir y me hizo completamente feliz, antes era feliz, porque cada etapa de mi vida la viví feliz, pero ahora soy más feliz todavía con la moto. El mundo de las motos me trajo todo: paisajes hermosos, nuevos desafíos, aprendizajes enormes y grandes amigos. Cada día disfruto más de los paisajes y de mis amigos, ellos siempre están conmigo”, finaliza Isabel.

Continuar Leyendo

Entrevistas

La Norton ES2 de 1949 que rueda por las calles de Banfield

Horacio Sánchez nos dio la bienvenida en su taller mecánico y de restauración. Nos contó sobre su preciada Norton y además de su época como piloto de motociclismo.

Publicado

el

El fin de semana largo aprovechamos para dar una vuelta por el taller de Horacio Alberto Sánchez, para preguntarle sobre la invaluable Norton ES2 con sidecar, modelo 1949, que restauró. La máquina fue puesta a punto y anda como si fuese nueva (incluso tuvimos el placer de dar una vuelta en ella).

“La compré hace unos 16 o 17 años atrás, a un tipo que la tenía abandonada en el fondo de la casa”, comienza a contar: “La empezamos a restaurar, pintamos, lustramos, se le hizo el motor, la caja, el embrague; se pintaron las llantas como vienen de fábrica, el tanque cromado, todas las insignias; fabricamos el inflador, que no estaba”. Según nos dijo, el inflador tuvo que fabricarlo en el negocio “nos juntamos entre tres, uno dijo ‘bueno yo quiero dos’, ‘yo quiero otros dos’, nos pusimos y lo hicimos, un rato cada uno, haciendo una vaquita para juntar la plata para comprar los materiales”.

Nos comenta que “se desarmó íntegra, hubo que hacer algunas reparaciones en el cuadro. Restaurar todo, porque todo estaba gastado, oxidado, algunas cosas hubo que tirarlas y comprarlas nuevas”. A lo que añade: “Algunas cosas traje de afuera, pero algunas las compramos de acá, con gente que las hace muy bien, faroles, manijas, el pulsador de la bocina”.

“Tardé un año y medio, pero haciéndole todos los días cosas, para que quede bien. El motor la parte de arriba se hizo completa, la de abajo la desarmamos, pero estaba bien. Le hicimos la caja completa, los bujes, el embrague, y toda la tornillería se puso de acero inoxidable”, relató Horacio, y resaltó: “tiene una caja que tiene el cambio medio largo, es por ahí más lenta que una BSA, que yo tuve y era más rápida”. Claro, está Norton no es la primera moto que tiene y restaura, ya que según nos comenta “hace poco vendí una Alpino 175”, y suma otras motocicletas: “un par de Siam 48, una Puma Primera Serie”. 

Confiesa que su moto soñada es la Triumph Bonneville, pero con esta Norton tiene su propia historia: “Ya había tenido una Norton cuando tenía 16 años, y la vendí porque no la podía mantener”, era una idéntica, aunque sin sidecar “es la segunda moto que tengo con sidecar, había tenido una BSA. Pero este es un sidecar especial, muy bien hecho. Quería recuperarlo, volver tener una Norton 500. Cuando me salió la oportunidad me la compré”, y añade “me gusta el modelo totalmente, es de las inglesas que más me gustan. También me gusta mucho la Triumph, pero más la Norton”.

Cuando viajamos con Horacio en el sidecar nos contó varias cosas, por ejemplo que pierde aceite “porque tenían unos fieltros, no tenía retén, siempre perdían aceite las motos inglesas, pensá que son motos de hace 60 o 70 años. Como no tiene retén no termina de parar el aceite, siempre un poquito se le escapa”. Sin embargo, reconoce que es una máquina “confiable; hemos ido para todos lados y nunca tuvimos problemas. Aunque la hicimos toda, se le hicieron muchas reparaciones, entonces la moto quedó bien. Me dio muchas satisfacciones”. Además nos confirma que la velocidad máxima “es de 110 km/h, con el sidecar y todo, va rápido”.

La ha llevado y puesto en exposición en “el Ferroclub de Escalada, la llevé una vez a San Juan, otra vez a Mar del Plata, a San Telmo. Siempre la llevé andando, salvo a San Juan, porque era muy lejos, ahí la llevé en el trailer”. Además nos cuenta que “donde vas te la quieren comprar, o te dicen ‘uh, mi abuelo tuvo una’, esas cosas que dice la gente”. Ante nuestra pregunta si la vendería, nos contesta: “A veces uno tiene necesidades y recurre a esas cosas, como vender la moto. Pero qué sé yo, capaz que no la vendo nunca”. Y agrega que no sabe qué precio le pondría si fuese así “sé que son muy caras, lo que pasa es que es muy caro hoy restaurar una moto, no la moto en sí”. Según asegura, el trabajo para restaurarla es muy costoso “lo que yo hice 16 años atrás no sé si lo podría hacer ahora, o tardaría el triple de tiempo”.

Su experiencia en el motociclismo

En su juventud, Horacio fue piloto de carreras, entre 1976 y 1991, durante 16 años, arrancó “a los 22 años, un poco tarde, porque nunca terminaba de juntar la plata para preparar la moto”. Le costó mucho empezar, pero también mantenerse en la competencia, “a veces conseguía publicidades, pero era duro. Había que viajar, y yo no tenía camioneta, me tenía que juntar con otros muchachos”. 

Resumió su carrera en el motociclismo brevemente: “Empecé corriendo en la categoría promocional con Zanella, después con Kawasaki en Superbike, con Yamaha 350 internacional, con Siroco rotax, y la Ducati, después me retiré”. Pero destaca: “Salí campeón en 125 argentino, fue un año en que yo tenía la pierna rota y no podía correr bien la moto, pero pude andar bien”.

Uno de sus mayores recuerdos es el que tuvo con “la Ducati” o mejor dicho la Ducati 900 Mike Hailwood, de las que se fabricaron “tres o cuatro”, según cuenta Horacio. “Fue de casualidad”, comentó, el dueño “me vio andar, conocía al que me preparaba la moto, y le dijo si yo la quería correr”. Primero la probó y después corrió con ella “una sola carrera. Salí segundo, no gané porque tenía algunas cosas para retocarle, pero no sé si hubiese podido ganar”. En esa época algunos pilotos no se metían en la puesta a punto de la motocicleta, pero Horacio sí, “porque me gustaba interiorizarme en eso, participar”. Para él esa moto italiana fue de lo mejor conoció y condujo “una pieza espectacular, una máquina bárbara”.

Continuar Leyendo

Entrevistas

Raúl y su especial viaje hasta Colombia para ver a River

En 2018 el motociclista cordobés emprendió un recorrido que lo llevaría hasta Bogotá, Colombia, para ver al club de sus amores. Pero también por la memoria de su hermana fallecida.

Publicado

el

La semana pasada compartimos la historia de Solana y Santiago, dos tucumanos que viajaron a Bolivia para ver a Atlético de Tucumán. A leerlo en las redes sociales de Gente de Moto, Raúl Sampaolesi no dudo en contarnos su propia experiencia. Este motociclista, oriundo de Laguna Larga, Córdoba, hizo su propio viaje para ver a River en la Copa Libertadores 2018.

View this post on Instagram

#river #copalibertadores

A post shared by Raúl A. Sampaolesi (@pelusampa) on

“La idea era ir en moto a ver River lo más lejos posible en Sudamérica por la Libertadores”, nos dijo Raúl, que añadió: “Justo se dio que planeaba ir hasta Ecuador y Colombia en moto en 2018 y River estaba en fase de grupos con Emelec de Guayaquil e Independiente Santa Fe de Bogotá.

El viaje de ida no lo hizo solo, “estaba programado con Juan Sala y Rafa Aguada que fueron hasta Alaska”; y además “allí nos recibió Ariel Gerardo Soto (El motonauta) a quien invité ir al campín donde jugaba River”. Pero Raúl nos aclaró que no era la primera vez que hacía un recorrido con su moto, ya que tiene más de 75.000 km andados, y nos enumeró: “Machu Picchu en 2012, Ushuaia en 2012, Ruta 40 en 2013, Cruce de los andes por Agua Negra, Pircas negras y San Francisco en 2014, Carretera austral en 2016 y travesías a las sierras cordobesas, entre otros viajecitos”.

Este recorrido hacia Bogotá para ver River lo hizo con su Honda NX4 Falcon 400, modelo 2011. En los 15.000 km de viaje, Raúl comentó que junto a sus compañeros “cruzamos por Jama, el desierto de Atacama, toda la costa de Perú y la cordillera Ecuatoriana. En Colombia recorrimos el eje cafetero y recalamos en Bogotá 2 días antes de partido”.

El motociclista, dueño de una fábrica de aberturas de aluminio, confesó que si bien tenía programado ver dos encuentros de River, solamente pudo estar presente en uno: “Al partido en Guayaquil no llegué porque el viaje se pospuso una semana por el fallecimiento por cáncer de mama de mi hermana Flavia de 44 años. Eso me dio más impulso para hacer la travesía, porque a la vida vinimos a ser felices y hay que vivirla intensamente”.

Fueron “40 días entre ida y vuelta, regresando por el Putumayo colombiano y la Amazonía ecuatoriana”. Desde Colombia debió regresar solo, y en esa experiencia fue una de las más fuertes de todo su viaje “lo más duro… cruzar el Chimborazo en Ecuador con Lluvia. Estuve con hipotermia y me salvo un caldo de gallina que me sirvieron en un comedor en la ruta”.

Pero también tuvo otras experiencias únicas, como entrar a nuestro país “por Paso los Libertadores ya nevado a finales de Mayo”, o “dormir en un conventillo en el barrio de la Tola en Quito”, así como “en una casita de madera aglomerada en Agua Verde, pleno desierto Atacama”.

Para terminar, Raúl nos asegura que las excursiones “súper recomendadas” son a las “Líneas de Nazca y Huacachina en Perú”. Y nos comparte sus canal de Youtube, donde subió 7 vídeos, en forma de capítulos de este viaje inolvidable para ver a River, y también en homenaje a su hermana: Click para ver la experiencia del viaje.

Continuar Leyendo
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250

LAS MÁS LEIDAS