Seguinos en

Historias GDM

Yamaha, la música de los motores

Yamaha es sin dudas una de las fábricas de motos más importantes del mundo, pero su camino en la industria comenzó en otro sector y con otros objetivos muy diferentes a los de ahora. Vamos a repasar toda su historia, marcando los puntos claves que hicieron crecer la marca.

Publicado

el

Yamaha es una de las fábricas de motos más importantes del mundo, pero su camino en la industria comenzó en otro sector y con otros objetivos muy diferentes a los de ahora. Repasamos su historia marcando los puntos claves que hicieron crecer la marca.

El afinado principio

Todo empezó cuando el japonés Torakusu Yamaha fundó en Hamamatsu la “Nippon Gakki Company Limited”, fue exactamente el 12 de octubre de 1887. La empresa nació para la fabricación de instrumentos musicales, y comenzó a tener relevancia después de 1900. Primero revolucionaron la manera en que se realizaban los pianos, aplicando métodos modernos que aún hoy son utilizados y rompiendo los esquemas antiguos. Para 1930 crearon la primera sala de investigación acústica del mundo, y al año siguiente el gobierno de Japón los llamó para intervenir en la construcción del nuevo edificio de la Dieta Nacional (el órgano de mayor poder en el Estado nipón).
La Segunda Guerra Mundial haría que la fábrica comenzase a producir hélices de avión en madera, ya que conocían la materia prima a la perfección. Luego de esto, comienzan a incursionar en las hélices de metal, que más tarde derivaría en la posibilidad de empezar a hacer motocicletas.
Yamaha jamás dejó de hacer instrumentos musicales, de manera que hoy es la marca más importante del mundo, y la que más productos fabrica. El origen de la firma nunca se olvidó, de hecho por algo todavía mantiene su logo con los tres diapasones (vale aclarar que el diapasón se usaba desde la antigüedad para afinar los instrumentos).

En honor al padre

En 1954 la firma muestra al mundo su primera moto, YA-1, alias Akatombo o “Libélula Roja”. Las siglas hacen reminiscencia al fundador de Yamaha, porque para estos años la compañía ya estaba en manos de Genichi Kawakami. Pero Torakusu Yamaha era respetado aún dentro de la fábrica, a pesar de haber dado un paso al costado.
La YA-1 fue un éxito total, en el primero año se fabricaron 125 unidades de esta moto urbana, y al siguiente año ya fueron 200, pero por mes. La Libelula Roja llevaba un motor monocilíndrico 2T de 125cc, y estaba basada en la DKW RT 125 (esa misma en la que tantos se inspiraron). Para 1955, la producción creció tanto que se creó la Yamaha Motor Company, la división especial para realizar vehículos.

yamaha-argentina-01
No solamente el nombre del primero modelo de motos es en honor a Torakusu, también la sección que se encarga de crearlas lleva su apellido. Años más tarde, en 1987, se volvió a rendir homenaje al padre de la compañía, cuando en el centenario de la fundación la empresa pasó a denominarse Yamaha Corporation. Aunque el hombre más importante en la historia de la firma no fue su creador.

Detrás del gran éxito

Genichi Kawakami fue quien llevó a la casa de los tres diapasones a ser reconocida internacionalmente. Primero fue su padre el que tomó las riendas de Yamaha en 1927, y años más tarde fue el hijo quien comenzó a mover los hilos para romper los moldes tradicionales que llevaba la empresa.
Genichi tomó la posta en 1950, justamente cuando la firma nipona empezó a pensar cada vez más en grande. Él fue el hombre que llevó la idea de realizar motocicletas, y luego el encargado de hacer crecer las diversas divisiones de Yamaha. Además de solventar diferentes proyectos que tenían que ver con el ámbito musical, Kawakami quiso pisar fuerte en el mundo motero.
Pero este líder nunca quiso perder los origines melódicos y armoniosos de la firma, por ello siguió guiándose por el camino del arte. Así la casa de los tres diapasones seguiría basándose en el arte, no solamente desde el punto de vista artístico, si no que todos sus productos (inclusive las motos) tendrían que llevar este sentido en su diseño y construcción.

Las primeras motos

Luego de que la YA-1 fuera bien recibida por el público nipón, Yamaha presentó su segundo modelo YD-1, para 1957. Esta motocicleta sería la primera de la compañía en ser exportada y convertirse en un éxito en Estados Unidos. Después llegaron la YC-1 y la YA-3.

yamaha-ya1
En 1957 la casa japonesa hizo el primer kit para que la YD-1 pueda pasar de transitar el asfalto a competir en el motocross, lo que la popularizó aún más en California. Para 1960 Yamaha ya producía 135.000 motos al año y seguía sumando modelos, tales como el primer scooter, el SC-1, la YDS- 2 y 3. En el 68 fabricó la YAS-1 con motor de 125cc, con una potencia de 15cv y caja de 5 velocidades.
En 1970 comenzó a trabajar en los motores de cuatro tiempos, que estaban naciendo y que sus competidores ya habían empezado a probar. Yamaha terminó ofreciendo las motos más rápidas y económicas de aquellos años con propulsores 4T. En contra posición con lo que hacía otras fábricas, la firma siguió haciendo motores 2T, que todavía podía comercializar. Pasados tres años de esto, la casa de los diapasones producía 1 millón de motos por año. Pero fue en 1974 cuando dio el batacazo sacando la YZ250, el modelo de motocross más vendido de aquel momento.
No fue de casualidad, ya que al costado de la planta que fabricaba las motocicletas se construyó una pista de carreras. Allí Yamaha probaba la calidad y capacidad de todos productos. Gracias a esto implementaron el sistema horizontal de suspensión trasera, que llevaba la YZ250. Pero además también empezaron los éxitos deportivos de la firma, que en 1975 consiguió el primer título mundial de 500cc, de la mano de un grande como Giacomo Agostini.

yamaha-yz250
En ese mismo año (75) se presentó la Yamaha Daytona 400, que particularmente en Argentina tuvo un gran éxito entre los moteros (para leer toda su historia hacé click). Por aquella época también llegaron otros modelos como la XT500, la RD500, la FZ750, o la DT125MX. En los 80 la firma ya tenía muchos modelos de variado estilo, desde scooter hasta deportivo, todas de gran calidad y muy veloces (como por ejemplo la V-Max). En la siguiente década seguiría cosechando éxitos de ventas en todo el mundo.

En nuestras latitudes

yamaha-argentina-02

Como fiel contra cara de Honda, la firma de los tres diapasones puso su fábrica en Argentina. Fue en diciembre de 1995, cuando Yamaha Motor se estableció en el país, contando con la ayuda de la casa central japonesa e importando todos sus modelos de motos, cuatriciclos, motos de agua y demás. Recién en 2007 abre la planta, en la ciudad de Ituzaingó, donde comenzaron a producirse diferentes ejemplares (siendo la YBR125 el primero de ellos).

[post_view]

Continuar Leyendo
Advertisement Ad Banner 300 x 300
2 Comentarios

2 Comments

  1. Diego

    19 octubre, 2017 at 5:38 pm

    Hola. Mi experiencia. Una yamaha 125 mod 81 como la disfruté en la ciudad. Y en la ruta viajes a la costa….. Un Caño….

  2. marcelo

    22 octubre, 2017 at 8:17 pm

    excelente nota… muchos pibes no tienen la menor idea de que se trata yamaha y menos de su historia…felicitaciones

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Historias GDM

Ewan McGregor se enamoró de Argentina

En una entrevista con el diario La Nación, el actor escocés reconoció haber quedado encantado con nuestro país, después de haber pasado unos meses durante el rodaje de “The Long Way Up”.

Publicado

el

A fines de 2019, más precisamente entre septiembre y diciembre, el actor Ewan McGregor llegó a Argentina para comenzar con el rodaje de la serie documental The Long Way Up. Que es la tercera temporada de la saga “Long Way”, que tuvo antes Long Way Round (2004) y Long Way Down (2007); en las tres el escocés estuvo acompañado por su amigo Charley Boorman.

En la primera entrega recorrieron 30.577 km, de Londres hasta Nueva York, cruzando Europa del Este, Asia, Alaska y Estados Unidos; en la segunda viajaron desde Escocia hasta Ciudad del Cabo, Sudáfrica. En ambas oportunidades usaron unidades de BMW, pero en 2019 decidieron cambiar y revolucionar un poco con una moto eléctrica. Bueno, no cualquier moto eléctrica, si no la Harley-Davison LiveWire.

Para Long Way Up, ambos motociclistas usaron los ejemplares eléctricos para demostrar que se puede viajar, no importa que no sea a combustible; y de paso para promocionar la (hasta ahora nada exitosa) máquina de Milwaukee. El trayecto constó de más de 20 mil kilómetros, partiendo desde Ushuaia, Argentina, hasta llegar a Los Ángeles, Estados Unidos, en el medio visitaron 13 países del continente Americano. Para quienes estén interesados en ver la serie, está disponible solamente en Apple TV+.

“Me encantó la Argentina. La amé y estuve mucho tiempo ahí. Es un país inmenso, nos llevó bastante tiempo recorrerlo. Fue tan divertido, por dios, qué tierra más hermosa”, declaró McGregor en una entrevista exclusiva con el diario La Nación. El actor disfrutó del viaje en moto, como lo hizo en las anteriores ediciones de la serie: “Tuvimos suerte de poder hacerlo el año pasado. Hay muchas razones por las que adoro este tipo de aventura. En parte tiene que ver con el hecho de visitar lugares y vivir situaciones en las que normalmente no estaría. Se trata de salir de tu zona de confort y no saber qué te espera a la vuelta de la esquina”.

“Es un desafío de resistencia porque los recorridos son muy largos, pero sobre todo se trata de conocer gente de todo el mundo que vive de maneras muy diferentes a la tuya y que tienen distintas prioridades y necesidades. Me parece que en los Estados Unidos, Europa y Gran Bretaña tenemos modos de vida que no se repiten en otros lados del mundo y me parece interesante recordar que nuestra forma de vida no es la única ni la mejor que existe”, destacó el escocés radicado en Estados Unidos.

“Hubo un par de lugares a los que no pudimos ir porque decidimos hacer el viaje en motos eléctricas”, mencionó el actor-motociclistas, y añadió: “Fue una experiencia de aprendizaje y un intento por contaminar el medioambiente lo menos posible. Sin embargo porque teníamos que parar en lugares donde hubiera electricidad para cargarlas resignamos la libertad de acampar en cualquier lado que habíamos tenido en los otros viajes y eso en un aventura como esta da un poco de pena”. Dejando en claro los pro y contras de hacer un recorrido en una unidad eléctrica en un mundo que todavía no está preparado para eso.

Por supuesto, no se olvida de su compañero de viaje: “Me siento afortunado de poder hacer estos viajes con Charley. Nos conocemos muy bien, tenemos un vínculo que creció con todos estos desafíos que atravesamos juntos. Cuando tenemos frío, estamos perdidos, asustados o entusiasmados, todo lo pasamos juntos”.

McGregor también habló la experiencia en la ruta, que no dista mucho de la opinión de cualquier otro motoviajero: “Creo que para mí estos viajes tienen algo que incentiva un estado meditativo. Pasamos gran cantidad de tiempo en la ruta e inmersos en nuestros pensamientos. Es decir, podemos hablar entre nosotros con los micrófonos de los cascos pero muchas veces yo los apagaba y manejaba en silencio y es asombroso las cosas que te vienen a la mente en esos momentos. Mi cerebro está ocupado en conducir la moto y en observar el mundo que me rodea, pero una parte de mi psiquis se relaja y los recuerdos salen a la superficie. De repente aparece un pensamiento y luego pasa y llega otro sobre mis relaciones, cosas que no me gustan de mí mismo o algo que dije que pudo haber lastimado a alguien. Son reflexiones importantes, una claridad para crecer como ser humano”.

Fuente: LaNacion.com.ar

Continuar Leyendo

Historias GDM

“Entre el cielo y la ruta”

Javier Eduardo Urbaneja nos envió su relato sobre la pasión que siente por las motos: “Solo me pueden entender los que se mojan, tienen frío, se caen e igual se levantan y vuelven a montar sus motos una y otra vez”.

Publicado

el

“¿Por qué la Bati-chica tenía moto y Batman no? Fue lo que me pregunté en mi niñez mirando la serie. Será por eso que mis héroes eran de carne y hueso; hoy puedo confesar, ya casi rozando los 50, que a los 16 años, con novia y todo, me escondía en la terraza de mi casa a jugar con una motito de plástico que se parecía, más o menos, a la moto que usaban en Chip’ s. Era simple, yo quería ser Poncharello y vivir en California piloteando una Kawa 1000. Todavía sueño con eso, de hecho tengo toda la serie en DVD, esa es la quinta esencia de la felicidad y la libertad en mi imaginación.

Poco me sorprende en este mundo, excepto las motos, los aviones y alguna que otra cosa, aunque no tanto. El amor a las motos es igual al de los aviones, en ese sentido soy bígamo, en mi casa aburro (bueno, aburría, ahora me aburro solo) aunque en realidad poco me importa, ya que es sabido, tanto los pilotos como los motociclistas sabemos de qué se trata, es imposible de explicar.

¿Cómo les trasmito a los demás lo que sentí a mis 9 años cuando mi tío me llevó a pasear por primera vez en su moto, una Gilera? Solo me pueden entender los que se mojan, tienen frío, se caen e igual se levantan y vuelven a montar sus motos una y otra vez, aquellos que si se les rompe el auto dicen “qué garrón” pero si la moto no le arranca entran en pánico. Es pasión, pasión por la libertad, acaso las motos sean unas de las pocas cosas que nos regalan esa libertad en el mundo. Lo sabía El Carpo y lo sabía Charles Lindbergh cuando recorrió EEUU con su Excelsior antes de ser el padre de la aeronáutica.

Podría hacer una nota de todas las motos que anduve, chiquitas y grandes, mías y prestadas, pero debería escribir una especie de biblioteca galáctica para describir lo que viví con cada una de ellas. Hice muchas cosas en mi vida, me tuve que desprender de muchas más por las circunstancias que sean y mi vida continuó casi igual, es decir, me adapté, a lo que me fue y es imposible adaptarme es a no montar una y otra vez mi moto. Algunos piensan que estoy medio loco, otros que soy un inadaptado; no me importa, soy feliz así, sobre las dos ruedas, tan libre y tan feliz como un piloto en el cielo, y de eso puedo hablar”.

Por Javier Eduardo Urbaneja

Continuar Leyendo

Historias GDM

Gustavo Menéndez y el emotivo recuerdo de su papá Eduardo

Gustavo Menéndez es un motociclista de ley, y un gran amigo de Gente de Moto. Nos envió una historia que refleja su amor las motos y su pasión por los fierros, la que más marcó su vida.

Publicado

el

Aceptamos que nos atrasamos un poco con esta noticia que podría haber sido un “Especial por el Día del Padre”. Pero gracias a esta historia podemos demostrar como nuestros padres son muchas veces quienes nos contagian esa pasión por las dos ruedas. Los dejamos con este relato de motos y amor paternal, escrito por su protagonista, Gustavo Menéndez:

“Quisiera contarles una de mis historias con la moto, no con una especial, si no con la moto en sí y la pasión por los fierros. La historia que les voy a relatar no sé si será de las mejores que me pasó pero si definitivamente la que más marcó en mi vida.

Desde muy chico mi viejo me llevaba a andar en la Vespa que era de mi abuelo, y por alguna razón esa moto no estuvo más entre nosotros. Creo que ahí fue cuando en algún lugar se despertó mi pasión, él me contaba siempre de sus andanzas de joven con las Zanella o Gilera de los años 70. En resumen a los 7 años llega a mi casa una Zanella V1 de arranque a pedales, (para mí era como un R1 actual) fue ahí que empecé a andar en moto. Pasó el tiempo y siempre tuve la chispa de correr en moto, siendo que mi viejo me contaba que alguna vez el corrió y me decía lo lindo que era.

Eduardo Menéndez, el padre de Gustavo.

Tuve varias motos de calle hasta que un día, por inseguridad y ante la preocupación de mi vieja, decidí venderlas para darle tranquilidad. Pero llegado el 2002 y con un grupo que corría en 200 Nacional de Pista, decidí armar mi primera moto de carrera. Costó pero a la vieja la convencí de que las pistas eran más seguras. Mi viejo obviamente comenzó a acompañarme, podía ver que en su rostro ese niño que alguna vez corrió estaba vivo y sonriente. Entonces decidí proponerle si quería que armáramos una moto juntos para que el corriera, aceptó sin dudar. Fue ahí donde compartimos tarde y fines de semana modificando y preparando la moto.

Llego el día de ponerla en pista y fue uno de los mejores momentos que me quedaron guardados. Su sonrisa en el dentro del casco, su intensa emoción y, a pesar de que en ese entonces ya era veterano, vi que volvió a ser joven. La moto ese día tuvo una falla que no podíamos encontrar y no andaba, pero no importó; fue la primera carrera de muchas que compartimos juntos. También estaban los entrenamientos que íbamos girar y a divertirnos, donde posteriormente comíamos un asado entre amigos.

Recuerdo que en uno de los entrenamientos, con un amigo de la familia al viejo lo volvimos un poco loco. Él iba a disfrutar del andar, nosotros ya teníamos tiempos de vuelta más rápidos, entonces cada vez que lo cruzábamos en la pista alguna maldad le hacíamos, sanguchito en la recta, tocarle la cola, etc. Fue una jornada muy divertida y que hoy con mi amigo la seguimos recordando”.

Gustavo con su amigo, listos para salir a pista.

Continuar Leyendo
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250

LAS MÁS LEIDAS